Tú sabes como son las cosas

De veras no los tienes? Te voy a ser sincero, yo no te creo, para mi que nos estas queriendo ver la cara de pendejos, y yo, tengo mucha experiencia con los cabroncitos como tú; todos son igualitos, muy valientes al principio, así es, nadie tienen nada, nadie sabe nada, nadie conoce a nadie, !Y luego de repente a las horas se acuerdan de todo! De los números de cuenta, de los N.I.P. de las tarjetas, de la cantidad de los ahorros, de los amigos y hasta del nombre del perro del vecino. ?Pues quién te crees? O mejor dicho, ?Con quién crees que estas hablando? Si te tengo aquí es porque yo sí te conozco y te conozco muy bien. Así que una de dos: ?O yo soy un pendejo o tú eres un pinche mentiroso? Y amí la verdad, los pinches mentirosos me desesperan y me caen mal, muy mal. ?O tú que crees pareja?

No pues, si no dice nada entonces usté es pendejo, pero a mí se me hace que éste necesita refrescarse tantito la memoria, ya verá, después nos va a querer decir todo el cabrón.

Pues ya sabes pareja, lo que procede... !No cabrón!... de una vez haz lo que se hace, sin tanto rodeo, que sea rápido y efectivo, no quiero pasar toda la pinche noche aquí escuchándolo llorar, me quiero ir rápido, tengo que llegar temprano a mi casa porque tengo enfermo al niño y mi vieja se preocupa mucho. Así que dale y dale rápido, ni pedo cabrón, te tocó la mala suerte de que mi niño esté enfermo y pues, tendremos que hacer todo el trabajo de una noche en... ?Qué horas son, pareja?... !En la madre!... ni pedo, tenemos dos horas para trabajar, así que tú sabes cómo te la quiere llevar. Digo, déjame ayudarte, a ver, dime, ?Qué me cuesta a mí ponerte en tu madre y salir ahorita por otro cabrón? !Pues nada! Pero como ya tengo trabajo invertido en tí y cómo de seguro tu vieja ya tiene horas llorando, hay que darle finish a este visne. Pareja, ?Ya conoce a la vieja de este wey? !Está bien buena!

?Es aquella morenaza del restaurante?... !Por supuesto que sí! Cómo olvidar semejantes curvas, aunque no sé usté, pero a mí me gusta más los martes y jueves, cuando va sus dos horitas al gimnacio y se pone esos pants ajustados.

Ya vez cabrón, si sí te conocemos, así que déjate de mamadas y no me quieras seguir viendo la cara de pendejo. A ver pareja, cuétele a este cabrón de su hijo.

?El morro del equipo de futbol? No pues, el muchachito tiene talento. ?Pero él que tiene que ver en esto? ?No anda en casa de sus amigos hoy? ?Le hablamos al Bamban para que se vaya por él?

No, como crees, yo pienso que si "levantas" al muchacho sería muy abusivo de nuestra parte, además, se me hace que éste wey ya va a cantar, mira, ven, eso es a lo que yo le llamo "punto cero": cuando se ponen a chillar y a apretar los puños, como queriéndote partir tu madre, y te empiezan a echar esas miradas de odio, vélo; ahora ya sólo necesitan una ayudadita para hacerlos hablar. Por eso, como te decía con aquel otro cabrón de la Lobo, algunas veces es mejor taparles la cara para no verlos, no te creas, a veces me dan miedo.

Y bueno, ?De aquí que procede, porque ya nos echamos media hora? ?Hablamos a su casa o de damos cuello?

!No!, como crees, no digas eso enfrente de nuestro amigo, se nos puede asustar, y ya te haz de acordar de cómo se ponen cuando pasa eso, ni del número de teléfono de su casa se acuerdan, y la verdad, así no se puede trabajar agusto. así que no vuelvas a decr eso. ?Ok? Vas a ver como este wey sí se pone las pilas.

Oiga, ?Me puedo quedar con su reloj? Se ve bien chigón.

?Cómo quieres que te dé el reloj del caballero, hay pareja tan alebrestado? Si Dios mediante, el señor se va ir caminando y con el aparatito en el puño de su mano, además, no somos rateros, ya te dije, que por andar a las carreras y querer hacer todo al a ventón te puedes meter en malos pedos. Mejor tranquilo, ya verás como solito cae, todos caen.

?Y si no quiere decir nada?

Qué no se le ocurra al cabrón, ?Estas oyendo?... !Que ni se te ocurra! Porque entonces sí se le va a aparecer el diablo. A ver pues, ya me desesperaste pareja, y tú cabrón, ya me hiciste perder una hora de mi tiempo, vas a tener que decir algo que me ponga de buenas ota vez o si no, te voy a poner en tu madre, soy todo oídos, te escucho... ?No?... sigues en lo mismo verdad. A ver pareja, proceda con uno del pie ezquierdo... no, no hay tiempo de mandarlo, aquí se los quitamos hasta que cante, ándele, !Dele si es muy hombrecito, que no se siente nada!

Híjole, se va a manchar la alfombra, mi vieja se va a enojar un chingo cuando regrese.

!Cállate cabrón!... cállate... calladito... calladito.... así, serenece, serenece, ya, no fue nada, lo ocupo lúcido para que hable fuerte y claro. Fíjese bien lo que le voy a pedir, y póngame mucha atención, porque si no me entiende y no responde de buen modo, le van a mochar otro dedo, y así sucesivamente hasta que hable, y si se me desmaya, no hay pedo, le podemos seguir mañana, o pasado, no más no se tarde mucho, porque sólo tiene veinte dedos... !Hay pareja! Cuántas veces te he dicho que cuando estás en el trabajo pongas siempre en pinche vibrador al celular. ?Cómo que qué vas a hacer, contesta cabrón, a ver quién es?... ?El Bambam? !A cabrón!... Pues contéstale, qué esperas.

!No chingues! !No me chingues! !Hay cabrón, quién fue el pendejo que metió la pata!... ?Quién es ese wey?... ?Nuevo?... ?Cuándo chingados me dijiste que había un nuevo?... ?Cóo que dónde?... en la casa con otro wey, hay como eres pendejo Bambam, no sabes el pedo en el que nos metiste. !Pues no sé!... Déjame le pregunto a ver que procede, no te muevas de ahí, yo te hablo en cuanto sepa. Si serás pendejo, a ver si así vas dejando esa madre ya.

?Qué quería el cabrón?

No pues con la mala noticia de que este wey sí dice la verdad, el pinche Bambam se quivocó en el color del carro, que no era negro, sino azul fuerte, este no es el wey que queriamos, el otro ya está en su casa desde hace rato.

No cingues! !No me chinguen! Pero de veras que sí son pendejos, cuántas veces no les he dico que se fijen bien, babosos, ya nos hicieron perder dos horas aquí con este wey que ni las debe ni las teme, ni pedo carnal, tú también escuchaste, nos equivocamos y gacho, te confundimos. Ahora tú nos haz de disculpar anosotros dos por no haberte tapado la cara.

Y ahora que hacemos pareja?

Háblale al Bambam y dile que se junte a su primo y a la bola de cabrones de sus compas, que vamos a hacer un jale de esos grandes y que vamos a ocupar una manita, hoy por nosotros mañana por ellos.

Y este wey qué?

Pues ni pedo, procede como de costumbre, por eso te digo que debes taparles la cara siempre. Pásame tú celular... ?Bueno?... Míjo, ?Cómo sigue esa toz? Ándele, qué bueno, si hasta ya lo escucho mejor... páseme a su mamí... ?Cariño? Fíjate que salió un operativo de última hora, y pues, no voy a poder llegar temprano como te había dicho...sí, yo sé lo que dije, pero bebe, tú entiéndeme a mí, este trabajo es así, tú lo sabes, el crimen nunca descansa...

Comentarios

  1. vaya este si que dice muchas cosas fuertees...como decía de ninia, groserías de las grandotas... creo que quieres ilustrar crudamente la realidad del crimen, de la corrupción e hipocresía de los que se dicen cuidar la ciudad...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio