martes, 22 de noviembre de 2016

Oración de un latino en Vancouver


Ay Dios
Tú me conoces mejor que yo
Y ellas y ellos

Entiendes porque no puedo
Dejar de verte en la tierra
Por más que por esta tierra mis hermanos y hermanas
Se empeñan en observarte en los cielos
Glorioso y admirable
Lleno de gracia y verdadera verdad
No sé si lo saben
Pero inconveniente te oran y alaban
Incluso usando metáforas de poder
Más para mí  y los míos
El poder nos oprime
Explota
Los poderosos no son nuestros amigos
Ni en nuestros países de origen 
Ni aquí donde somos inmigrantes
Pues imponen sus deseos a la fuerza
Sus interpretaciones bíblicas
Derrocan nuestros gobiernos
Invaden nuestra tierra
Roban nuestros recursos naturales
Nos aplican sus tratados y su teología
Jesús crucificado de Mar Chagall
Con esa experiencia como herencia
Tú sabrás disculparme
Si yo no te adoro u oro como ellas y ellos
O si no te busco en los cielos
En un trono con todas las coronas
Sobre tus sienes heridas

Ay Dios mío
Yo no sólo te veo en la idea o en la verdad
Sino encarnado aquí en la tierra
Caminando con nosotros
Sufriendo como nosotros
El embate del conquistador 
Como en nuestros países colonizados y neocolonizados
Rodeándote de quienes hacen la vida
Con todas las limitaciones y carencias
Aquí te adoramos y oramos
En nuestras canciones y con danza
Con tu imagen hablando con  historias cotidianas
Cuestionando a los maestros de la Ley
Expulsando mercaderes de tu templo 
Contradiciendo al Imperio
Tú sabrás perdonarme
Si yo te adoro y oro como lo hacemos desde "la periferia" 
Buscándote en la tierra
En tu máxima expresión de amor
Asumiendo completa humanidad
Muriendo como una  víctima más
De todas las dictaduras y
Resucitando
Resurrección de He Qi




jueves, 10 de noviembre de 2016

Salir del closet. "Yo no voté por Trump sino por los principios...."



Todos los rosarios de argumentos, los ramilletes de explicaciones y las apologías piadosas cristianizadas del porque algunos hermanos/as evangélicos eligieron a Trump como su nuevo presidente, me resultan inconvincentes, toda vez que ofensivos e hipócritas. Está bien. Puedo vivir con ellas, me pregunto si las familias de latinos, afroamericanos, musulmanes y otras minorías podrán.

La elección por Trump haya sido como haya sido, al final de cuentas también es una posición política y muy debatible. Pero lo incomprensible e inaceptable  es la negación ante la realidad de un Trump que hizo desplantes de odio, misoginia, racismo, violencia y soberbia. Olvidar estos pequeños detalles, o ni siquiera mencionarlos en el carrusel de explicaciones políticamente correctas invisibilidad posiciones políticas bajo un manto de objetividad pueril y funesta piedad cristiana. Al final del día sigo pensando con pesar y dolor que una gran mayoría de evangélicos/as estadounidenses doblaron su entendimiento del evangelio, de Jesús y de Dios para ajustarlo al asqueroso marco que Trump les ofreció desde el Partido Republicano. Esto si hacemos caso a la encuesta que publicó  New York Magazine que dibuja el “efecto Trump” en los evangélicos blancos:

“En 2011 sólo el 30% de los protestantes evangélicos blancos consideraba poco importante que un cargo político tuviese “pecados” o comportamientos inmorales en su vida privada. Cinco años después, el 72% opina que esos “pecados” han dejado de importar a la hora de desempeñar la función pública”[1]

¿Será que acaso los hermanos/as no pueden entender la política desde otra óptica que no sea el bipartidismo Republicano-Demócrata? O es que acaso no pueden escapar a la construcción histórica que identifica “cristianismo-Partido Republicano”. Si para muchos evangélicos Trump no era la “mejor opción” (y no pensaban votar por Hillary[2]), entones, ¿Qué hicieron? La respuesta ya la conocemos: Votaron por Trump. Pero ¿cómo? Calmando su consciencia diciéndose hasta creer que “No votamos por un hombre sino por principios”. Max Lucado vio el riesgo que representaba asumir sin crítica el hecho de que “Trump se identificara como cristiano” y que por esa razón recibiera el apoyo de todo el sector evangélico ante la evidente incongruencia de la fe que afirma tener y su vida. Lucado comento: “…yo les pediría a las personas no interpretar la fe cristiana a través de las palabras de Trump”. [3]

Entonces, si Trump no fue la mejor opción, ¿Por qué no votaron por alguien más? ¿O por qué mejor  no anular el voto si nadie les convencía? ¿Cómo decir “toda autoridad es puesta por Dios” si ahora Trump llegó a la Casa Blanca porque ellos/as lo pusieron? ¿Cómo serán agentes de paz y reconciliación en su vecindario, escuela y trabajo cuando a todas esas personas que forman las minorías ustedes mismos les clavaron un puñal por la espalda al votar por quien desde un principio se mostró hostil hacia ellas? Entre las “imperfectas opciones” se quedaron con la peor. Ahora son responsables de proteger a las personas indefensas de la persona a quien ustedes le dieron el poder para oprimirlas y de las acciones racistas de sus vecinos. Ojalá Dios les ayude ahora a diferenciar entre la lealtad a su Reino y el nacionalismo con ropajes religiosos.

Hoy Estados Unidos y el mundo son diferentes gracias al avante evangélico, pero el mundo que vemos hoy nos muestra el racismo oculto que ayudaron a destapar. No, pero Trump no lo está haciendo personalmente, son “los otros”. Pero entonces porqué todas las personas que están ofendiendo, lastimando y dañando propiedad ajena lo hacen bajo el amparo de un hombre, un ideal y un odio que tiene origen en la persona que ahora será presidente de EUA.
No pretendo ser políticamente correcto ni ocultar mi molestia y dolor. Tal vez me equivoque, tal vez se equivoquen los hermanos/as con Trump. El daño ya está hecho.

En el link encontrarás algunas de las reacciones de racismo y violencia contra algunas  minorías en EUA. 



miércoles, 2 de noviembre de 2016

Calaveritas 2016


Mis huesos también bailan 
Ríen
Aman 
Comen 
Sueñan 
Se ríen de mi muerte 
Que fue y que vendrá
Saben que tampoco eso los detendrá 
Porque bailarán eternamente

* *
Viene la Calaca galopando
Sin necesidad de permiso
Y los mortales se van asustando
Pa eso nadie es remiso

Dijo que no viene por mi persona
Pero nadie se puede fiar
Así que me escondo en mi casona
Yo me voy  a desconfiar
* * *
Yo le pregunto a la Muerte
¿Qué ganaría con llevarse a un ciudadano común y corriente?
Si puede llevarse un jugoso diputado
O un exgobernador sin fuero como Duarte
Así andaría uno menos preocupado

Que la Huesuda nomás nos de el “sí”
Ahí está un presidente en funciones
Aunque nunca tiene soluciones
Ni aunque diga que es del nuevo PRI

* * * *
Cuidado Señoras y Señores
Que a México otro año llegó
La Calaca linda y flaca
Y como en su casa la muy canija se sintió

Ya me dijeron por ahí
Que la Huesuda se nos impresionó
Porque no había visto tantos muertos como aquí
Y de tanto susto el corazón se lesionó

Ay Catrina de nuestro corazón
Cuídate por favor mucho y fíjate en todos los detalles
Cuando salgas a las calles
No vaya ser te suceda a ti también un levantón

* * * * *
La Muerte se llevó a Peña Nieto
Lo dejó en el meritito infierno
Para darle por fin un estate quieto 
Por tantos malos infringidos al pueblo mexicano

Uno fue el azote propinado
Dejándole el copete mal peinado
Dos latigazos en la espalda
Por andar diciendo “yo no hice nada”

* * * * * *
Ay Peña Nieto ponte a correr
Pues por ti viene la Muerte
Por tanto a México joder
Y por ser un completo incompetente

En una Casa Blanca
Peña Nieto se escondió
Pero la Catrina no es tonta
Y al hallarlo  con su guadaña le dio

Lloren todos los demonios del infierno
Porque a Peña los va a acompañar
Acá quedó felizmente el pueblo mexicano
Cuídense que el muy ladino no los vaya a privatizar.

* * * * * *

La Calaca en la Ciudad de México andaba 
Con un poco de prisa por tanto gentío
Buscaba a un greñudo que le  faltaba
Y que ya la tenía hasta el hastío 

Por ahí de Coyoacán
Entre libros lo halló
Le dijo “vámonos vente pa acá”
Pero el fulano replicó y dijo “no soy yo”

Ay Pedro no te hagas pasar por chilango
aunque mil veces lo dijeras
por más que quieras
No te puedes quitar la cara de tijuano