jueves, 27 de junio de 2013

Respuesta a: Dios, amistades y misión



 Te escribo esta carta con palabras llenas de alegría, esperanza, melancolía y cansancio. Estas últimas dos semanas fueron muy agotadoras por las múltiples actividades. Por lo que leí en tu último mensaje tú tampoco tuviste días tranquilos. Gracias a Dios por permitirnos cansarnos para su Reino y para que otros descansen.

                Estos días sin recibir noticias de tu parte me sorprendieron, es una sensación nueva que no había experimentado. Orar ayudó a permanecer en la confianza de saberte acompañada y cuidada por Dios.

                Al leerte me emociona imaginar las aventuras por las que atravesaron y no dudo hayan sido buenos tiempos para compartir en comunidad y con el Dios de la vida. Seguramente ya traerás nuevas preguntas  parar sembrar en esta cabeza mía. Estoy pensando que debemos planear las conversaciones de reencuentro. Aunque probablemente no tengamos el tiempo deseado por las actividades de verano agendadas acá en casa. Ya Dios, que permitió la distancia, proveerá tiempo y espacio para dialogar el regreso. Después de todo, las distancias existen, es impensable negarlas, sin embargo las llevamos y llenamos con nuestros pensamientos y palabras. Algo así leí en una carta escrita por Bonhoeffer desde la prisión y que Edith me envió para animarme. En fin.

                El lunes Cecy se fue de regreso a Honduras. Tuvimos un tiempo agradable esa tarde antes de partir. Hoy visité a Henry en el hospital, se recupera favorablemente, oremos para que el proceso así continúe. Mañana espero tener noticias de Chuy. La visita a Ensenada se canceló, a mí no me fue posible ir, ya te contaré la causa, es una aventura urbana en San Diego con Tere. Los chicos de la Ibero se graduaron, por fin. Mi hermana la próxima semana también. El martes tuve reunión del EFL con l@s asesores, ya se abre una agenda de trabajo para verano. ¡Qué bárbaro! Y lo interesante es imaginar que el futuro no depara nada menos sencillo.

No cabe duda que es Jesús quien nos sostiene para continuar la jornada día  a día. Dios se asoma en cada cosa que hacemos y verle es don suyo. Mi oración es poder seguirle.

Saluda a todos l@s herman@s latinoamericanos. El Señor les siga guiando en todo momento.

Con amor y esperanza por tu regreso.

                                                                                         Abdiel

P.D. Nos vemos pronto.

               

               

sábado, 22 de junio de 2013

Concédenos en tu sexenio



El próximo 7 de julio se llevará acabo la jornada electoral en Baja California donde se elegirán presidentes municipales, diputados y gobernador. Los políticos tienen esa magia de sorprenderme a cada instante, siempre superan mis prejuicios. En campañas se esfuerzan por gastar más y hacerme imaginar la vida en un Estado fascista donde el rostro del “líder” aparece por todas partes. En una ocasión sufrí un minúsculo ataque de ansiedad a bordo del carro porque a dónde volteaba a ver estaba el rostro sin gracia y sonrisa mal fingida de Castro Trente, la cara bonachona del Dr. Astiazarán, vestido de camisa blanca sobre un fondo blanco donde se vende una imagen de bondad, santidad y esperanza a una ciudad con miedo, o el rostro de Kiko Vega retomado con photoshop para hacerle ver los ojos azules más intensos. 

 Las alianzas. Después de las elecciones de 2006 y 2012 con los conflictos yo pensaría que el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD)  quedarían como antagónicos, pero no en Baja California, por lo visto. Las dos grandes alianzas, por un lado PAN,PRD, PBC y Nueva Alianza y por el otro PRI, PT, PVEM y hasta hace unos días el PES. Sobre este último movimiento centro mi atención. 
 
 El Partido Encuentro Social (PES) surgió en 2001 en Tijuana, sus fundadores líderes cristianos, desde el principio se propuso unir a diversos líderes de la comunidad evangélica para solicitar su apoyo para convertirse en una alternativa en la política. De esta forma el PES intenta abanderar, de una manera sui generis, a la población evangélica y hacerse de un voto duro en las elecciones. ¿Así sucede? No lo sé. Pero las reuniones de pastores con el PES no son desconocidas y las puertas de algunas iglesias se han abierto.

¿Cómo ha sido el papel del PES en la política regional? En la lista de representación política de su página web hay un recuento de sus logros. Sin embargo yo no recuerdo cuándo fue la última vez que compitieron fuera de una alianza política. Ejemplos y más ejemplos. Para la campaña de 2007, cuando se eligió Presidente Municipal en Tijuana y Gobernador el PES se alió con el PAN, todavía recuerdo la sorpresa provocada al ver entrar a Guadalupe Osuna Millán, Jorge Ramos al auditorio de Grupo Unidad, una megaiglesia de la ciudad. Las personas a mi lado sonreían y elevaban sus manos a Dios en una especie de agradecimiento por no sé qué. No fue la única ocasión. El resultado fue la  victoria del candidato del PAN y la derrota del Hank Rhon por el PRI. Sin embargo, algo sucedió en la administración y la luna de miel PAN-PES llegó a su fin.

 Para las elecciones de julio de 2013 el PES abandonó su alianza natural con el PAN y se unió al PRI. ¿En dónde encontró diferencias con el PAN? ¿O es acaso que éste no le cumplió a los pesistas lo prometido? Fue el cambio de alianzas un berrinche político o una genuina coincidencias entre el PRI y PES. Hasta el momento para mí son hipótesis y habrá que analizar.
                

En una ocasión Jesús caminaba con sus discípulos a Jerusalén, donde habría de ser tomado prisionero, acusado falsamente y asesinado por las autoridades religiosas tal como estaba escrito por la Ley y los Profetas. El evangelio según Marcos nos relata un pequeño incidente de esta jornada, dos de sus discípulos, Juan y Santiago le solicitaron a Jesús “Concédenos que en tu reino glorioso nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda.” Esto es una forma de solicitarle a Jesús los puestos de mayor autoridad en el reino donde él fuera a reinar, “Déjanos ser los segundos y terceros al mando, después de ti”. 

Las negociaciones y alianzas partidistas del PES en lo particular me resultan una nueva solicitud de poder, “Concédenos en tu sexenio que fulano y zutano ocupen tal o cual puesto de gobierno”. Considerando que los fundadores y militantes del partido sean hombres y mujeres discípulos de Jesús de Nazaret (de quienes el evangelio según Mateo, Marcos, Lucas y Juan hablan) interesados por la transformación social con los valores del Reino, creo deberían considerar los medios. El camino de Jesús implica hacer como Jesús, elegir las metas de Cristo pero sobre todo utilizando los medios y prácticas usadas por Jesús para alcanzarlos, no los del mundo.

En mi opinión creo que el PES desperdicia una gran oportunidad por el deseo de poder. Hay una tentación constante para todos, la distracción del poder. Caer en la mentira de pensar llegar primero al poder para desde ahí hacer las transformaciones deseadas. El problema radica en la migración de los objetivos, la búsqueda del poder se convierte en el fin. 

Hay otro camino menos popular donde posiblemente no hay cargos públicos ni acceso a los recursos del Estado, pero sí transformación y luz para el mundo, como esa ciudad sobre el monte que con su luz alumbra a todos. Pienso que salir a competir sin alianzas permitiría hacer campaña y política de una forma distinta, tal vez no ganarían las elecciones, seguramente no, pero habría otras posibilidades para la ciudadanía, verían una distinta manera de hacer política y  escucharían otras propuestas… pero no es así. Para los electores son sólo un logotipo en las lonas de publicidad. 

Marc Chagall. Crucifixión Blanca, 1938. Art Institute of Chicago (EEUU)
 
La política necesita transformación, ¡Los políticos! Sí, urgen en el gobierno personas integras capaces de poner los intereses de la mayoría por encima de los personales o partidistas, dispuestos a hacer justicia y ver por los desvalidos, entregados al cuidado y bienestar de la nación. Sólo así el Estado tiene sentido, de lo contrario no merece ser obedecido.
               
Que no nos alcancen las palabras de Jesús.

“Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja de estar salada, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se la tira a la calle y la gente la pisotea.”

miércoles, 19 de junio de 2013

Despartenalización de Dios



Dios ¿Padre?

Desde hace un par de semanas estoy pensando acerca de la “paternidad” de Dios, en seguida me explico. Mis preguntas intentan responder cómo en medio de una sociedad donde las voces por la equidad de género se escuchan más en el espacio público y el movimiento feminista parece mejor posicionado que nunca, la imagen paternal de Dios se convierte, aparentemente para algunos y algunas personas, en una barrera y no precisamente en “un punto” a favor de Dios y el evangelismo. ¿De qué forma podemos comunicar efectivamente el evangelio a personas con problemas con la imagen paterna? No me cabe duda que cuando decimos frases como: “Dios es nuestro Padre” o “Tienes un Padre en el cielo que te ama”, a personas cuya experiencia con su figura paterna fue opacada por la violencia, el abuso o machismo, en un primer instante el evangelio no resulta del todo en buenas noticias. 

Considero que no tengo las herramientas necesarias ni el tiempo adecuado para elaborar una investigación profunda del tema, una despartenalización de Dios, que lejos de sonar a herejía intenta contextualizar el evangelio a mi generación. Estas primeras reflexiones las dejo sobre el escritorio para  organizar mis pensamientos de esta última semana y regresar a ellos. Las dejo también para compartirlas con quienes se sienten identificad@s con el tema.  

El Padre a imagen del padre  

A finales del año pasado me encontraba en un evento dirigido a asesores del movimiento estudiantil de Compañerismo Estudiantil, en esa ocasión nos acompañaron Douglas y Marylin Stewart, después de un tiempo en la Palabra nos invitaban a que tomáramos un tiempo a solas e identificáramos las imagen de la persona de quien nosotros sentíamos que recibíamos amor, podía ser nuestra mamá, papá, una tía, hermano, etc. En otro momento cuando compartíamos en grupos pequeños me sorprendí lo difícil que fue para muchos de nosotros, líderes cristianos, identificar a nuestro padre como una persona que nos hacía sentir amados. Todos señalamos que no dudábamos que ellos nos amaban, incluso, mencionábamos acontecimientos específicos en nuestras historias familiares como evidencia de ese amor. Pero entonces ¿Qué estaba mal? ¿Qué distorsionaba eso? Los Stewart retomaron las experiencias personales y nos regresaban a la Palabra, al Dios Padre, al amoroso Padre de Jesucristo que leemos en los evangelios. También comentaron que la imagen que hacemos del Padre (Dios) está mediada por la experiencia con nuestro padre (papá), de tal forma que si ésta última no fue o es sana, nuestra imagen del Padre corre el riesgo de ser distorsionada a la imagen de nuestro padre terrenal. Un evidente caos para muchas y muchos.
Probablemente algun@s lleguen a pensar que el conflicto con la imagen paterna es un problema psicológico que debe recibir atención profesional para sanar emocionalmente y no proyectar esa tensión hacia afuera. No lo dudo par nada. Pero esta desvirtualización del Padre es real y al final consecuencia de la caída y pecado. Se convierte en una necesidad la existencia de modelos hombres y mujeres seguidores de Jesús,  dispuest@s a asumir la paternidad y la maternidad a partir de los valores del Reino de Dios y no de los valores dominantes del mundo.



Buscando al Padre en las Escrituras.

Abordemos desde otra perspectiva el tema. Otra crítica a la paternidad de Dios podría ser que legitima el poder de nosotros los hombres para pensar el mundo y excluir a las mujeres. No dudo que así haya sido o siga siéndolo, pero hay un erro de fondo, si bien el varón es el padre y la hembra la madre, Dios no tiene género, es decir, Dios no es varón o hembra. Es difícil pensar la paternidad en la ausencia de género, pero entiendo que el Antiguo o Nuevo Testamento no deduce esto en los pasajes que describen a Dios como padre.
            Esto me lleva a formular las siguientes preguntas:
1.      ¿Cuál es el contexto de los pasajes donde aparecen las primeras referencias a Dios como Padre en las Escrituras? ¿Qué es lo que Dios desea que los seres humanos entiendan?
2.      ¿Cuál era el contexto cultural de las personas a quienes así se les reveló Dios?
3.      ¿Cuáles transformaciones experimentaron los hombres y mujeres a consecuencia de su encuentro con el Dios que se revela como Padre?
4.      ¿Cómo influye en nuestra perspectiva de Dios la “mirada” masculina que escribió la Biblia?

Me dejé tarea.




sábado, 15 de junio de 2013

Respuesta a "En Su Palabra..."



Amada amiga:

Gracias por tu segunda carta, fue un regalo lindo y  esperado. No me cabe duda, tu tiempo en el EFO está siendo de gran refrigerio, y pensar el poco “animo” demostrado hasta los últimos días antes de iniciar el viaje. Definitivamente Dios nos encuentra en cada una de las citas previamente por él agendadas. Mi oración por ti es para que el Padre continúe haciendo la buena obra iniciada en ti.
            El regreso será interesante según comentas, el reordenamiento propuesto demandará ajustarse a las prioridades establecidas, no dudo de la ayuda proporcionada por el Espíritu para lograrlo. Amén. Después de todo es Jesús mismo quien nos invita a ser los planetas girando a su alrededor. Con mayor tiempo sabrás decirme cómo puedo apoyarte en esto.
            La cuestión del futuro nos demanda confianza en Jesús desde el presente. Por otra parte, tienes toda la razón, comparto tus preguntas, hay tantas cosas desconocidas en tiempo y forma, pero confiemos, seamos fieles en donde estamos y vayámonos preparando de la mejor forma, dejarse guiar por él.
            Me da mucho gusto saber de las familias con las cuales puedes compartir este tiempo y agradezco a Dios por su provisión para tu vida. Por experiencia propia, las familias hospedadoras son un medio por el cual el Señor nos muestra de su amor y cuidados. El Señor les siga animando a abrir la vida y sus hogares.
            Las cuestiones acá continúan tan dinámicas como siempre, continúo conversando con herman@s y me sigue sorprendiendo la forma por medio de la cual obra la gracia de Dios en la vida de todos. Una conversación con un estudiante me animó para afirmarme en el Señor: no debemos desfallecer porque a su tiempo podremos ver el fruto del Espíritu. Por otra parte me siento animado, o mejor dicho, reanimado por Jesús para servir en la iglesia, entendiéndola como la comunidad de los seguidores de Jesús comisionados por él para anunciar al mundo las buenas noticias del Reino de Dios con el poder del Espíritu, y no como una mera institución para servirse a sí misma usando a los demás. Reconozco con vergüenza mi tendencia a juzgar las prácticas de la comunidad, la vergüenza no es por el hecho de sentirme inconforme con las formas de hacer completamente antibélicas, sino por el hecho de considerarme a mí mismo mejor, más listo o más santo que los demás. Es algo con lo cual trabajo.
            Como sabrás, el fin del ciclo escolar trae mucha presión laboral y el Diplomado igual, lo bueno es que todo terminará pronto. Pido al Señor me ayude a caminar este tiempo cerca de él. Eso me hace invitarme a encontrar al Señor en medio de la cotidianidad, hay un riesgo  al  no hacerlo, pues entre tanto activismo te puedes perder del camino andado. Asumo esto a diario para no desenfocarme y presionarme más de lo debido. El Señor por medio de su Palabra me recuerda lo básico: “Ir a él, estar con él y hablar de él”.          Por otra parte, veo como Dios me pide seguirle y conocerle mientras acompaño a otr@s por el camino, esta es una gran responsabilidad, pues significa enseñar a ser como Jesús siéndolo.
            ¡Ya viene el verano! Inicio este fin de semana con el trabajo  para Valle, hay una propuesta interesante, el Señor nos ayude. Espero con mucha emoción y expectativas las vacaciones, porque los estudiantes gradúan y continúan su camino y porque podremos compartir un breve tiempo de respiro juntos antes de nuestro próximo y breve tiempo de distancia. Me da risa pensar cómo se van acomodando las cosas para compartir juntos y en la distancia.
            Por cierto, esta semana te he pensado con mayor frecuencia, tal vez es la acción de la distancia. Además muchas personas han preguntado por ti. Me siento amado por vos y acompañado. La distancia es como el más rico de los cafés que cuando lo bebes está frío…
            Tus padres se encuentran bien y te envían muchos saludos, lo mismo que mi familia y como debes suponer, todos los compas.
            Espero el tiempo en Venezuela siga siendo de gran bendición.
            Te extraño, no dejarlo por escrito sería un autoengaño. Sin embargo mi espera por ti es mayor que la natural melancolía de estar distanciados uno del otro. Porque después de todo, permanecemos en el Señor, y ese es nuestro lugar seguro donde pese a las distancias, seguimos estando juntos.  

Recibe esta carta llena de muchos abrazos.

Con amor.

Abdiel

P.D. Las frutas me recuerdan a ti, mejor dicho, los aromas de las frutas me recuerdan tu perfume, tus manos, tu rostro y labios.