Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

¿Qué rara enfermedad es esta...

Imagen
que nos llena de salpullido la piel?
¿A qué se debe que no nos quedamos callados y abrimos la boca para hablar, disponemos las yemas de los dedos para gotear letras?
Pensé que en la familia era el único con este problema, ¡pero ah!, síntoma de mi egoísmo, ¿Por qué siempre buscamos distinquirnos por los demás?
Creí que era el único que tenía la valentía de dejar mis pensamientos y sentimientos por escritos a la vista de todos, exponiéndolos, compartiéndolos, como gritando, como guardando silencio. !Pero no! No lo soy, mis hermanas dejan trás su caminar pequeñas palabras, que unidas unas aquí y otras allá forman "sus" ideas, expresan "sus" sentimientos y también se quejan, lloran y comparten... aquí y allá hay unos versos que son hermanos de los míos... y curiosamente tiene parecido, como si ellos son una prolongación de nuestro ser, de nuestro ritmo, del silencio...
Mi hermanas escriben, ¡sí lo hacen! y me han hecho llorar... reí... pensar... (tal vez por eso lo hacen);…

En el Mar

Imagen
En Playas (de Tijuana) no hay mjor música
que aquella entonada por las olas de la mar.
Ronca, apacible y estruendoza
es la voz de la mar.
Miedo, deseo, paz
se lee en las olas de la mar;
debilidad y paciencia
es el reflejo que arroja la mar...
Amor y cobijo encuentro
cuando estoy (o pienso estár) contigo
a la orilla del mar...
Tres letras,
palabra pequeña,
significado enorme:
Mar.

Recuedame Jesús mío

Recuerdame Dios mío lo bueno que es a mi alma sentirse acurrucada en tus brazos, en tus brazos, como polluelo en el nido cubierto bajo tus alas; Dios amoroso que cuidas de mi en tu misericordia y por tu amor.
Ahora que mi cuerpo sufre y parece caer recuerdame la seguridad de tu presencia. Mis ojos alzo hacía ti esperando el oportuno socorro, porque de la palabra de tus labios bebe mi vida para sustentarse día con día.
No dejes que olvide tus fuerzas y múltiples favores en los momentos de enfermedad, ni caer en la tentación de pensar "El Señor se ha olvidado de mí"; porque soy oveja de tu rebaño, esclavo de tu voluntad y he dicho: "Mi Dios eres tú, Señor creador del mundo, no seré quebrantado".
Aún la muerte venga para tocar mis huesos y enfriar mi alma, mi ser te pertenece, no seré de ti cortado. Porque grande y tres veces grande es el Dador de viad y su Omnipotencia la muerte no viene a menos.
Recuerdame, Jesús mío, lo bello que es tu rostro en los días templados, c…

Finales (casi siempre son el mismo)

Soy inmune a tu cuerpo y tus labios,
Pero prefiero caminar lejos de tu encanto,
El cual me rodea pero no me toca…
…silencios, violencia de tu respirar,
El sol sobre tu rostro,
La sombra sobre mi pecho;
La batalla ha iniciado,
Una sonrisa golpea hondo y fuerte,
Entre tumultos descubro
Que soy inmune a tu cuerpo…
Pero estoy destrozado...
Parece que fuiste tú la que venciste...

(El cielo está poblado de densas nubes con formas de recuerdos)

Hablamos y entendemos desde contextos distintos

Imagen
Tenía 17 años, acababamos de regresar a Tijuana después de estár viviendo año y medio en Durango. Por cuestiones de papeleo, mi constancia certificada de mis estudios de los tres semestres cursados en el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UJED no llegó. De tal manera que al regreso en Tijuana no entré de inmediato a estudiar, sino que busqué trabajo y lo encontré rápido. Mi empleo era cajero en una tortillería en la orilla de la ciudad, casi llegando a Tecate. El trabajo consistía en inventariar los paquetes que salían y cobrarlos, así como atender al cliente.
Sin embargo una ocasión el molinero, cuyo nombre no recuerdo, dejo una bola de masa sobre la maquina tortillera. En caso de que tú, querido lector de este escritorio, hayas tenido oportunidad de estar en una tortillería, recordarás que la masa tiende a caerse, por lo que en esa ocasión me acerqué para recogerla con el fin de que en lugar de que terminara en el suela se convirtiera en una tortilla. Pero el problema fue que mi…

Que se lea a Ernesto Sábato

Imagen
"Hay días en que me levanto con una esperanza demencial, momentos en los que siento que las posibilidades de una vida más humana están al alcance de nuestras manos. Éste es uno de esos días" Y así inicia don Ernesto Sábato su libro "La resistencia".... un libro profético!

Somos más

¡El mundo es injusto y violento, pero eso no nos amedrenta!
Nos lo arrebataron compañero