Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Ayer se acabaron...

Imagen
...mis días de estudinate en la UABC. La tan predicaba interdisciplinaridad me alcanzó en mi última hora del último semestre de clases como estudiante de licenciatura, sentado en frente a una Mac guardando clips de video para un documental llamado TIJUANA INDÍGENA.
Salí, de la ahora Facultad de Humanidades, solo, envuelto en una atomósfera mística, escuchando el sonido de mis pasos en el vacío y la música a lo lejos que provenía de la banda contratada por los que hasta ayer fueron mis vecinos en la Facultad de Administración y Contaduría y el mariachi de los vecinos de Turismo y Mercadotecnia.

No hubo amigos de quienes despedirse, ni profesores a quienes saludar, fue un recuerdo de la primera experiencia en la universidad, como el primer día en el que solo llegué sin estar muy seguro de qué encontrar y solo me fui no muy seguro de lo que iba a hacer pero contento por iniciarlo; en esta ocasión me fui solo no muy seguro de qué hacer con lo que encontré, contento por lo que hice y aún fal…

Son 49...

Felicidades papá!
Ayer alcanzaste a tocar con los diez dedos de tus dos manos cuarenta y nueve años!
Y siempre estás aquí, papá,
tapicero de manos ágiles,
que haz sabido aterciopelar y cuidar, amigo.
Vamos por los que nos quedan,
Te quiero.

Llegó el otoño

El Otoño es un jínete que recorre el jardín levantando polvo y las hojas secas de los árboles; el Otoño lo descubro al saberme los labios resecos, partidos. El Otoño juega a ser mensajero y llevar noticias, de que la Navidad pronto llegará, que mi cumplaños ya paso. Hay con el Otoño, porque me hace alegrarme por el calor que ya se fue, emocionarme con el frío que viene. No sé, tal vez, el Otoño me cae bien porque al verlo sé que pronto estarás aquí y sentiré tu nariz fría tocando mis mejillas cuando nos encontramos.

Conversaciones con una mujer maltratada llamada Tijuana

Imagen

Envuelto por vos

Entretenido entre letras y con palabras, alentado en las palabras, con la Palabra que es acción y desde el principio, el Logos hecho carne. Hablas y escucho, mi oído se deleita en tu instrucción y mi alma encuentra paz con tu correción, porque desaría la vida, resignifica la cotidianidad, lo mismo das esperanza con tu voz que insertidumbre con tu silencio.
Entre poetas de versos secos y cantados, con la melodía de la guitarra o el suave peculiar sonido de su voz, entre un Sabines acompañado de un Drexler, comiendo con un señor Guerra y bebiendo una copa con Serrat o Delgadillo, iniciando una de esas buenas conversaciones con Pacheco o Mistral, así paso este día frente al mar, sentado sin nada en mi mente que no seas tú. Esperando puntual tu cita, tu abrazo, tu caricia, tu promesa de volvernos a encontrar en un lugar extraño y cotidiano. El día transcurre entre la experiencia hecha poesía, con la sensibilidad a flor de piel, con la canción que hace llorar, con las noticias que dejan ese…

El peatón, de Jaime Sabines

Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta. Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta! Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas? ¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón. ¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón. Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.

Al florecito!

Imagen
Nos alegramos al saber de tí,
de la felicidad en las miradas de tus padres,
de la vida que hay en ti.
Y ahora creces
entre mimos y cariños,
Pero tú, como en un plácido sueño
nos haces esperar para verte.

A una chica

Imagen
A la mujer que aún no conozco o reconozco,
a la que algún día me he de encontrar.
Sabes, no me intriga saber quién eres,
sino las múltiples decisiones tomadas que nos han de acercar.
¿Qué haces ahora mujer?
Lees, cantas, bailas, te peinas antes de dormir,
o sales a la calle a caminar.
¿Me has visto?
¿Te he visto?
¿Nos hemos visto?
¿Y si no cuándo?
¿Y si sí por qué no nos reconocemos?

Mujer, mis “te amo” los quiero demostrar con mis acciones,
que vayan más allá de gestos de caballerosidad,
no serán simples versos en tus cuadernos faciles de olvidar.
Mi mirada de ti a diario se ha de enamorar,
al caminar a tu lado,
en las luchas conjuntas,
con los dolores del cansancio,
al momento de sentarse a partir el pan,
y juntos compartirlo, darlo, dejarlo.

El Señor a quién servimos nos sabrá llevar,
será desde hoy el centro de nuestra relación,
nos dará Su amor
y con ese amor aprenderemos a amar.

¿Qué haces ahora mujer?
Duermes, trabajas, sales a pasear,
o te sientas a descansar.
¿Me pregunto qué flor te podré ofrecer?
¿Me…

Crónica de un congreso anunciado...

Imagen

Tratando de regresar...

Y es que es fácil, o relativamente facil irse, quién puede decir lo contrario? Sin embargo los retornos se vuelven complejos, a caso alguien es el mismo al momento de regresar? Por supuesto que no. Entre los tiempos por los que pasamos hay recuerdo de los olores de las calles que caminamos y hacen todavía eco en mi mente las conversaciones sostenidas. Y nadie guarda silencio para poder escribir. Tal vez siempre es bueno darse un silencio al regreso, para pensar la ausencia, reflexionar mis pasos y después escribir, compartir, unir, darle sentido.

El gesto de dar sentido al pasado se ha convertido en una "maña" aprendida, o en términos mucho más académicos (que no siempre son los mejores), en una operación historiográfica.

Ahora escribo como para resucitar mis dedos del frío que los congeló casi una semana en Ciudad Juárez.

Como siempre, escribimos pensando en alguien específico y suponiendo algún lector,esta ocasión no es distinta.

Gracias Dios la oportunidad de salir y regre…