sábado, 19 de febrero de 2011

Salut, je suis Abdiel et j'ai un blog

Un escritorio al parecer consultado...
... o al menos leído, por gusto o equivocación, pero leído...
resulta que Blogger tiene la opción, para los administradores de un blog, de "Estadísticas", un espacio donde presentan gráficas acerca de las visitas a tu blog, el público que te lee, desglozado por países, con opción a verlo por día, semana, mes y ahora, es todo un centro de operaciones.
Curioso, como tal parece que soy, lo consulto de vez en vez, no sé si lo hago esperando contar con un cibernauta del otro lado del mundo leyéndome o para ver elevarse la gráfica de las visitas.
Ahora dejo los resultados aquí para que todos sean testigos, no miento.
Visitas del último mes por países:
México 204
Estados Unidos 39
Países Bajos 31
Argentina 11
Costa Rica 10
Colombia 9
España 9
Puerto Rico 8
Rusia 7
Ecuador 6

El resultado es interesante, apenas puedo justificar una visita de Costa Rica, el resto, las ignoro, aunque sé que en Rusia debe de existir alguien interesado ya que desde hace meses aparece en el registro, al igual que Países Bajos; por sorpresa en Estados Unidos me leen, ¿Quién? como en el resto de los países, incluso México, ¡No lo sé! Ya que no dejan comentarios. Sobre los argentinos tengo mis sospechas, pero de los Puerto Rico, España, o Ecuador, ni idea.
Sorprendido y contento por las estadísticas, como un inversionista después de leer la bolsa de valores, me pregunto: "¿Qué necesito hacer para captar al público frances?" (sonrio estúpidamente contento, me respondo a mi mismo "Escribir en frances"). Por eso decidí publicar el título de esta entrada en francés, esperando al menos, que dentro de un mes, algún parisino o parisina sentado frente a su monitor, taza de café en mano encuentre, contento sobreelescritorio.blogspot.com.
¡Vanidad! Maldito espíritu capitalista.
Lo importante es que sé que mis hermanas, amigas y amigos consultan, de vez en vez, por casualidad o compromiso este escritorio y muy pocas veces dejan huellas de su paso, casi siempre toman los papeles revueltos, los leen y los regresan a su lugar original cuidadosamente de no alterar el desorden en el que los encontraron, como queriendome jugar una broma, engañandome que no estuvieron por aquí....
A ti lector te digo: "bienvenido", "gracias", "que te vaya bien, espero regreses pronto"

lunes, 14 de febrero de 2011

Me atrevo a decirlo sin reparo....

...que tengo una amiga y hermana en Costa Rica, ¡y aún más!, que no es la única. Pero el día de hoy, como todos en los que me llegan en letras el recuerdo de su voz, me puse contento y sentí en mi interior el palpitar del corazón, como cuando reconoce un ser querido... me saludo, como siempre, dejo buenos deseos, me dio un regalo: su tiempo y palabras, ¡Cuán hermosas son las palabras! y cuán triste es su ausencia.
Por tal motivo dejo aquí en mi escritorio, sin miedo a que ella se disguste, porque si es mi amiga y mi hermana también lo es, en algún mismo sentido, vuestra hermana y amiga. Me atrevo a decirlo sin reparo que a ella le gustaría que sus palabras aquí estuvieran, pero me las conservo para mí, tan sólo comparto su regalo, lo que leí y lo que me gustó... esperando que a vos les agrade.... porque tienen tanto de verdad, y no esa verdad que nosotros creamos y defendemos, sino de esa verdad que conocemos y experimentamos, que es verdad porque es independiente de nosotros y nos define, nos mueve, nos llena...

"El psicólogo más experimentado sabe infinitamente menos del corazón humano que el cristiano simple que vive bajo la Cruz de Jesús. La perspicacia psicológica, la capacidad, y la experiencia no pueden comprender una cosa: El pecado. La sabiduría de ellos es sobre la angustia, la debilidad y el fracaso, pero no conoce la impiedad del hombre. Y por tanto, tampoco sabe que el hombre es destruido sólo por su pecado y puede ser curado sólo por el perdón. Sólo un cristiano sabe esto. En la presencia de un psiquiatra sólo puedo ser un hombre enfermo; en la presencia de un hermano cristiano me atrevo a ser un pecador. El psicólogo trata de buscar en mi corazón, pero no penetra en su profundidad. El hermano cristiano sabe que cuando voy con él soy un pecador, un hombre sin Dios que quiere confesar y anhelar el perdón de Dios. Esta es la diferencia: el psicólogo me trata como si no hubiera Dios, mi hermano me ve como pecador, y no me juzga sino que misericordioso, lleno de Dios; me conduce de nuevo a la Cruz, la Cruz de Cristo Jesús”.

(Bonhoeffer, Vida en Comunidad)

Quisiera salir a tomar el primer avión a Costa Rica para agradecerle...

martes, 8 de febrero de 2011

Conversaciones con Rubén Darío... (I)

Desde hace dos semanas Rubén Darío y yo iniciamos una serie de conversaciones, debo admitirlo, cuando nos encontramos por primera vez estaba nervioso, había escuchado tantas cosas buenas de él y por fin nos encontrabamos personalmente. Al principio el señor me pareció extraño, no encontraba puente entre su poesía y yo, a tal grado que en algunos momentos llegué a juzgarle por cursi. Después, cuando comenzó a relatar algo sobre su vida me interesé, pero llegó un momento cuando me contaba como Porfirio Díaz no lo recibió en México en 1910 y la conversación subió de tono, yo intentaba apenado disculpar a Díaz por su descortesía pero Don Rubén, como le llamé durante toda nuestra conversación, seguía empesinado en echarmelo en cara. Una vez salvada la charla continuamos, él muy emocionado me recitaba de memoria líneas y líneas, pero yo escuchaba un poco desanimado, cuando de repente me encontré envuelto por sus palabras y definitivamente me cautivó, pues jamás pensé que semejante personaje se atreviera a decir tales declaraciones. Por lo tanto, aquí se las dejo.

VIII
A ROOSEVELT

¡Es con voz de la Biblia, o verso de Walt Whitman,
que habría que llegar hasta ti, Cazador!
Primitivo y moderno, sencillo y complicado,
con un algo de Washington y cuatro de Nemrod.
Eres los Estados Unidos,
eres el futuro invasor
de la América ingenua que tiene sangre indígena,
que aún reza a Jesucristo y aún habla en español.

Eres soberbio y fuerte ejemplar de tu raza;
eres culto, eres hábil; te opones a Tolstoy.
Y domando caballos, o asesinando tigres,
eres un Alejandro-Nabucodonosor.
(Eres un profesor de energía,
como dicen los locos de hoy.)
Crees que la vida es incendio,
que el progreso es erupción;
en donde pones la bala
el porvenir pones.
No.

Los Estados Unidos son potentes y grandes.
Cuando ellos se estremecen hay un hondo temblor
que pasa por las vértebras enormes de los Andes.
Si clamáis, se oye como el rugir del león.
Ya Hugo a Grant le dijo: «Las estrellas son vuestras».
(Apenas brilla, alzándose, el argentino sol
y la estrella chilena se levanta...) Sois ricos.
Juntáis al culto de Hércules el culto de Mammón;
y alumbrando el camino de la fácil conquista,
la Libertad levanta su antorcha en Nueva York.

Mas la América nuestra, que tenía poetas
desde los viejos tiempos de Netzahualcoyotl,
que ha guardado las huellas de los pies del gran Baco,
que el alfabeto pánico en un tiempo aprendió;
que consultó los astros, que conoció la Atlántida,
cuyo nombre nos llega resonando en Platón,
que desde los remotos momentos de su vida
vive de luz, de fuego, de perfume, de amor,
la América del gran Moctezuma, del Inca,
la América fragante de Cristóbal Colón,
la América católica, la América española,
la América en que dijo el noble Guatemoc:
«Yo no estoy en un lecho de rosas»; esa América
que tiembla de huracanes y que vive de Amor,
hombres de ojos sajones y alma bárbara, vive.
Y sueña. Y ama, y vibra; y es la hija del Sol.
Tened cuidado. ¡Vive la América española!
Hay mil cachorros sueltos del León Español.
Se necesitaría, Roosevelt, ser Dios mismo,
el Riflero terrible y el fuerte Cazador,
para poder tenernos en vuestras férreas garras.

Y, pues contáis con todo, falta una cosa: ¡Dios!

Rubén Darío

Cuando terminó de hablar sonreí satisfecho, me apresuré a ponerme de pie primero en cuanto vi sus intenciones de levantarse de su asiento, le estreché la mano contento, se despidió con un saludo singular y siguió su camino, no sin antes prometerme que nos volveríamos a reunir a charlar.

viernes, 4 de febrero de 2011

Como no...

Las cosas buenas cuesta y cansan, cansa planearlas, esperarlas, llevarlas a cabo, cuidarlas, tan solo encuentras descanso al final, cuando están hechas; te sientas cerca a ellas, las contemplas, ries como niño sorprendido y algo dentro de ti te dice: "bien".
... ¡Cuán mejor es el cansancio que viene por pasar tiempo de calidad con lo seres que amas! sea porque hablaste, escuchaste, regalaste silencio, diste un beso, un abrazo, dijiste: "no sé", "lo siento", "me disculpas", "te perdono", "no pasa nada", "te quiero", "te amo", "te necesito", "Dios te bendiga"...
vaya que los momentos significativos vienen al por mayor, no hay que irlos a buscar, vienen a ti y te envuelven sin darte oportunidad de escapar, el dilema está en reconocerlos...
... ¿Cómo no gastarse la vida viviéndola Señor? ¿Contigo por qué no Señor, si todo está bajo tu control? ¡Yo sí quiero, cuenta conmigo Jesús mío!