jueves, 30 de septiembre de 2010

Los poetas del siglo XIX, Manuel Gutiérrez Najera

Aunque los poetas la mayoría del tiempo están locos, algunas veces vale la pena escucharles, aquí ahora las letras vivas de don Manuel Gutiérrez Najera...

Consejos

Cuando se mueran tus ilusiones
y ya no tengas fe en el amor,
pliega las alas de tus canciones,
busca en el cielo mundo mejor.

Nunca reniegues de tu creencia,
nunca maldigas de tu existir,
y por escudo ten la conciencia
por esperanza tu porvenir.

En los zarzales de este camino
por donde cruza tu juventud,
romper no dejes cual frágil lino
la veste blanca de la virtud.

Si sufres, piensa que en esta tierra
todo entre sombras y duelo va,
que es nuestra vida perpetua guerra
y que muy lejos la dicha está.

Busca, si lloras, el crucifijo,
siempre tu madre contigo esté,
sabe ser hombre, sabe ser hijo,
espera, lucha, combate, cree.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Morir vivo y lleno de esperanza

Las huellas en la arena se han detenido,
ya no estará aquí para continuar,
por la tarde la marea las borrará
y serán recuerdo.


Morir vivo,
así yo también lo haré,
lleno de esperanza,
sin miedo
ni desespero...
paz...
confianza,
a eso se le debería llamar "morir vivo".

Porque nuestro Señor Jesús venció la muerte
y el mismo despertó de entre los muertos,
¿A qué tenemos que tener miedo?
Cerraré mis ojos a la luz del sol,
pero veré cara a cara al Señor.
Allá nos espera, Don Horacio,
en un día de estos le volveremos a ver.

Morir lleno de vida,
tan vivo que en ocasión de su última despedida
otros más nacieron por Cristo, Señor nuestro, a la verdadera vida.
Dolor, la separación,
pero consuelo y esperanza,
la paz del Señor y el próximo encuentro.

Morir a vida,
lleno de esperanza,
que para el cristiano la muerte siempre es ganancia,
porque si vivimos lo hacemos para Cristo,
lo demás siempre será ganancia.
Qué bello es morir lleno de vida
y entre cantos y agradecimientos,
que superan su pérdida,
sus frutos y trabajo nos quedan.

Seguro su memoria siempre traerá a los suyos alegría,
y es que aunque ya fue a casa,
no se fue muerto,
se fue lleno de vida.
Cristo, el Señor nuestro,
le esperaba,
descanse, ahora que vea al Salvador.
Acá quedamos nosotros compartiendo a Jesús que da vida,
porque para todos nos es ejemplo
morir lleno de vida.

martes, 14 de septiembre de 2010

Amor de primavera

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
de muchos sueños con nido en el presente,
¿Dejas acaso algo para mañana?
Eres primer amor de juventud,
flama intensa que consume,
energía pura de la vida.
Flor de primavera,
en cuyos pétalos deja tiernamente
por vez primera
sus besos el rocio.
A ti el amor te sonroja,
para ti todavía no tiene nombre,
Porque es solamente emoción!

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor.
Corre sin descansar y detente al llegar al sol,
pero cuida de guardarte,
para ese amor eterno
el compromiso perpetuo
y recuerda,
que las palabras,
así como las caricias y belleza son efímeras.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
vuela con hermosas alas de colores
y cuidate de la trampa del cazador,
que tus plumas son tu mayor tesoro
y la virtud está en escuchar y respetar.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
caminas inocente,
tiernamente distraida,
con la cabeza en la luna
y tus sueños en un barco en alta mar.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
te dirán loca en la primera oportunidad,
pero recuerda,
que al igual que en la vida existe dolor e injusticia,
el amor a los unos nos envuelve
y a otros los abandona a su suerte

Por eso, niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
paseate felizmente por doquier,
que ahora el mundo es como si fuera tuyo,
y yo sabré que aduviste por aquí cuando vea la estela de tu faz
y florecer mi rosal.
Porque el amor,
aunque apalabra pequeña,
es más inmenso que el mar
y su cobijo al ser humano trae paz.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
no te canses de amar
y acostumbrate a ser amada,
que tus padres y hermanos
tan solo te han enseñado
un poco de como te ama Dios