viernes, 30 de enero de 2009

A punto de partir

Es temprano y hay una jornada larga por emprender, trabajo, carretera, saludos, abrazos, emociones. Anoche me recosté cansado, lo he venido haciendo así la última semana, por testigo pongo las veces que me desperté media hora después del ruido escándalo que hace mi despertador. Partimos a un campa más, un año se fue rápido y nos aguarda una vez más San Vicente, vamos a su encuentro expectantes, con amigos y compañeros que no conocen a Jesús pero le tienen preguntas, no hay razón para decir ni pensar que el Padre no toca corazones entre los universitarios, nosotros somos testigos que este semestre lo ha hecho. Por fin, dos meses de planecación, preocupaciones y reuniones serán puestos a prueba, todos en sus lugares, gasolina en los tanques, botellas de agua para la sed del camino, conversaciones que hace un año se dejaron inconclusas volverán a ser retomadas, como cada campa. El espacio y tiempo para reunirnos dos días completos, soportándonos unos a otros en amor, será la oportunidad que decidimos tomar para escuchar a Aquel que nos ama, nos llama y forma. No es nada raro que podamos ver la duda en la mirada de aquellos que van por primera vez, igual que como ocurrió conmigo, pero precisamente por eso, me dan ánimos de seguir orando para que el Dios vivo que me encontró en aquel campa y me confrontó, lo haga con otros los aliente, los despierte.
No sé porqué tengo esta impresión, pero creo que éste será el primer viaje en carro de muchos que vendrán, para ser preciso, sería el segundo, el año pasado hice uno más largo.
Entre amigos y compañeros disponemos de tiempo para que tú Señor nuestro hables de forma clara, hay oraciones de tantos, preguntas de muchos, inquietudes de algunos, quejas de otros, reclamos en algunos casos, pero en todos hay un sincero deseo de llevarlos a tí y esperar, o darte la oportunidad, si así fuera, de que tú respondas.
Ante tantos compañeros de Humanidades que acuden a tí en busca de "algo" que pueda darles sentido a su vida y el mundo social que se desbarata y se vuelve complejo, podemos ser testigos de la debacle de la razón como única fuente de respuesta, progreso y felicidad, ya no hay lugar para respuestar racionales en la razón que construyan la realidad y den esperanza.
Tenemos una oportunidad de servir! de mostrar tu amor en comunidad! de escuchar!, de compartir! Señor, guianos tú, eres el motivo de todo!

lunes, 19 de enero de 2009

Los tiempos que no recuerdo

Pienso en tantas cosas y hago menos,
Deseo emprender tanto y mis fuerzas dan poco,
Muchas cosas me pueden detener pero persisto,
El camino es largo pero continuo en él.
Yo no me entiendo en mi lógica,
Me encuentro y defino en tu plan,
Porque teniendo otras opciones permanezco en ti.
Aunque haya distracciones, cuando escucho tu voz se calman.

No sé porqué te quiero, o desde cuándo para tenerlo presente,
Has llegado como en tiempo esperado,
Tras el ruido de lo cotidiano ahora eres imprescindible,
Como persona buscada, como anhelo guardado,
Porque a tu lado la vida parece un instante,
Cuando estas a mi lado,
Voces escucho pero entre todas la tuya es a mi corazón reconocible,
Pues me conviertes lo ordinario en extraordinario.

¡Ah! No sé desde cuando te quiero,
Me provoca dudas no saberlo,
Si fue desde el momento en que te vi
O después de los días cuando te conocí.
No sé desde cuando te quiero para tenerlo presente,
Porque no interrumpes mi vida como un hecho
Sino formas parte de ella como algo paralelo,
Que recorre al mismo camino y lo llenas de provecho.

No sé desde cuando te quiero para tenerlo presente,
Olvidé la primera vez que tu mirada me hizo temblar por sentirme delatado,
No entiendo desde cuando procuré con mayor ahincó el tiempo a tu lado,
Y el deseo de tomarte de la mano o sentirme en tu vida presente.

El camino es largo y no lo dejará de ser,
La jornada aguarda, las fuerzas esperan,
Tu presencia mi alma anhela,
Seguirte en tus pasos, en tus dolores, en tus prioridades.
No dejes que desmaye sino que permanezca cerca,
En ti aguardo, débil y frágil,
Esperando encontrarme y encontrarte en ti.
Hay vida dentro de mi corazón, un espacio para ti,
Fuerza para entregar, un cuerpo para partir, lagrimas para llorar
Sueños por los cuales luchar y ganas de poderte encontrar en lo cotidiano.
No sé desde cuando los quiero para tener en tiempo,
Llegaron a mi vida para reestructurar mi plan
Y ahora a su lado me siento completo y contento.

"Un mal sueño" de Jaguares

Tienes dinero postúlate
Aquí ni importa le educación
Reparte dinero a granel
Y estarán lamiéndote los pies
Luego róbatelo todo
olvídate de la pobreza
Total son millones de mexicanos
Tus intereses son sagrados

Dime que esto es un mal sueño
Que la nación no esta cautiva
dime que esto es un mal sueño
El creer que estamos presos

Ahora que tienes el tesoro
que le pertenece a esta tierra
tendrás tus leyes en tus manos
y protegerás a tus hermanos

Dime que esto es un mal sueño
que la nación no esta cautiva
dime que esto es un mal sueño
el creer que estamos presos

Dime que esto es un mal sueño

jueves, 15 de enero de 2009

La gota que no se acabará

Tic, tac, la lluvia cae, su sonido tranquilo y continuo sobre el techo se escucha sin cesar.

Tic, tac, el jardín sediento agua beberá,

Tic, tac, la promesa del fruto del manzano y guayaba permanecerá,

Tic, tac, en la radio se escucha bajito la música y la niña empieza a cantar,

Tic, tac, por la ventana mañana el arcoíris sonreirá.

Tic, tac, el agua baja por el techo,

Tic, tac, lo hace sin cesar,

Tic, tac, el la gota cae derecho,

Tic, tac, el cuarto donde duerme la niña en silencio no permanecerá,

Tic, tac, el agua baja por el techo y no se detendrá,

Tic, tac, mamá no se subirá a taparla al techo,

Tic, tac, es peligroso y mamá se caerá,

Tic, tac, la niña desde su camita ve su gotera y piensa:

Tic, tac, papá la tapará.

Tic, tac, papá salió hace un mes de casa y no regresará,

Tic, tac, la gotera cae del techo derecho y llena el bote,

Tic, tac, como las lágrimas en el rostro de mamá.

Tic, tac, la niña está triste

Tic, tac, la niña no sabe porque no se lo han dicho,

Tic, tac, pero la lluvia pasará.

miércoles, 14 de enero de 2009

No entendí

Regresaba a casa cansado por una jornada más de de trabajo y buena compañía, el final del día fue estupendo, el tiempo copartido con las personas que me son indispensables me conforta, me alienta, me enseña y me da tiempo de conocerlos más, confirmar algunas cosas y descubrirlos en nuevos temas, en los cambios del lenguaje, en la maduración de las ideas en el fortalecimiento de algo que parece ser una amistad más allá del salón o el pasillo de la escuela.

Dejé a todos y cada uno de ellos a la puerta de su hogar, al menos seguros de la cotidianidad esta que llamamos inseguridad. Ahora me toca regresar sólo, unicamente acompañado del que no me deja, tengo tiempo para guardar silencio, pensar en el día que se va, en lo que he de hacer mañana o simplemente ver la ciudad donde vivo, intentar observar más allá de los reflejos y los cristales para contar los cambios que ocurren y los nuevos baches que surgen.

Hoy particularmente me quedé asombrado porque siendo, esta vez literalmente después de las diez y cuarto, vi una fila de alrededor de 40 personas. Yo he hecho filas, en las dependencias de gobierno, en los bancos, en el cine, en el mercado, en el servicio militar y en la preparatoria cuando mi hermana sacó ficha, y sólo en una de esas ocasiones, la última para ser preciso, me
quedé toda una noche esperando, durmiendo con las estrellas como manta y techo, conversando durante la helada noche con los vecinos de fila, compartiendo el café en la fresca madrugada y la esperanaza de encontrar un lugar que pueda ser bien aprovechado. Sin embargo, hoy fue duferente, y me dolió por eso. La fila a la que me refiero hoy la hacían en las instalaciones del Instituto Federal Electoral (IFE), ubicado en el boulevard Díaz Ordaz, en la delegación de la Mesa, en Tijuana, frente al Siglo XXI, a dos cuadras de la gasolinera La Jauja. Resulta que por estos días se vencé el plazo para renovar la credencial electoral, quien no lo haga no podrá participar de la fiesta democratica donde se renovará nuestro glorioso y siempre trabajador y efectivo Congreso de la Unión. Estas personas que pasarán la noche en la calle, sólos, presa de cualquier delincuente y sin protección de la policía, esperan que mañana puedan ser atendidos y contar con una nueva credencial para poder votar.

Sin embargo mis reflexiones se enredan con mi maquiavelismo, los medios de comunicación se afanarán en sacar la nota, mañana los diarios la tendrán en primera plana, tronaran contra el IFE y cinicamente alguno de ellos mencionará dicho tan ofensivo: "Como buenos mexicanos, todo hasta el último". Pero esto provoca pensar en más cosas, primero en las personas, ¿Cuál era el motivo verdadero para que pasaran la noche ahí? ¿Acaso es el deseo ardiente de una sociedad democrática que hace lo posible por participar y elegir a sus representantes que cobran cuantiosas sumas de dinero? ¿O es un sector de la población que necesita un documento con fotografía que le permita cumplir con un requisito que le pueda significar el acceso a una fuente de empleo en una sociedad burocratizada?¿Quiénes son los culpables? Lo único que alcanzo a intuir es que el divorcio de la clase política y la ciudadanía es abismal, una fotografía de estos ciudadanos tendría el poder de provocar un cargo de conciencia a los representantes de la Nación cuando faltan al trabajo o se aumentan el suelo, cuando estas personas lo verán disminuido por faltar el día de mañana al trabajo. Mi pregunta es la misma: ¿Qué los motivaba a estar ahí? ¿Qué beneficios piensan tener con obstener la credencial, acaso desean participar en las elecciones, y si sí, acaso piensan que su voto significa algo en un sistema político que da asco?

Cómo interpretar esto, a la luz de qué, con qué referente, podrá ser reducido a un significativo aumento en la participación ciudadana en las elecciones, podremos verlo como una señal de esperanza, cuando el obrero y la ama de casa decidan salir libremente a votar con la esperanza de inclinar la balanza o lo olvidaremos pasado mañana, cuando condenemos al olvido sus horas de frío.

Qué significa portar una credencial de identificación, es cobrar identidad ante el Estado, existir dentro de la sociedad, poseer un salvoconducto que te permita moverte en las redes sociales, participar activamente en los grupos sociales, alimentar la idea de democracia, soñar en cambiar el mundo, satisfacer una necesidad básica de la sociedad burocratiazada.

lunes, 12 de enero de 2009

Hay un canto ignorado en cada esquina


Otro de Después de las Diez y Cuarto, una serie de pequeñas historias urbanas....

EL CANTO IGNORADO

Temprano, antes que la estación de radio iniciara su programación regular, se levantó y dirigió al baño, tomó el cortabarbas e inició la poda de su barbilla, al final, vio con cierta alegría la casi perfecta rasurada.

Salió del baño y despertó a sus hijos para que llegaran temprano a la escuela, no tuvo respuesta, ellos se aferraron con todas sus fuerzas a la almohada. Regresó al lado de la habitación donde estaba su cama para arreglarla. Veinte minutos después estaba listo, a la puerta, guitarra al hombro y niños tomados de la mano, la abrió con gran pesar y dio titubeante los primeros pasos, buscó con su mirada a lo lejos una silueta familiar, la encontró.

De pronto, estaba frente a él una mujer joven de bellas formas, pero con el maquillaje corrido, que dejaba ver sus profundas ojeras, al instante los niños le soltaron de la mano y corrieron hacía ella. Por su parte, la joven intentó besar a sus niños ocultando el olor a alcohol. Al verla, él recordó aquellas palabras de amor pronunciadas a una preciosa y radiante joven vestida de blanco hace algunos años. La rabia y el coraje lo invaden cuando la comparó con su recuerdo y encuentra como resultado su fracaso. Los niños permanecen en medio de ellos, la joven tomó de su bolso un par de billetes y se los entregó, después se fueron.

Al quedarse solos, sin decir palabras simplemente se vieron a los ojos, y encontraron su reflejo; él inclinó por vergüenza el semblante y ella intentó cubrirse sus piernas con su corto vestido, maltratado y sucio. Se acercó a ella y extendiendo su mano entregó las llaves de su hogar. Entonces sin resistir más, la tomó entre sus brazos y sacando su pañuelo secó sus lágrimas. La besó delicadamente como queriendo decir mil cosas, soltó sus suaves manos frías y se abandonó a la calle.

En la primera estación del camión esperó paciente, pidió permiso para subir, caminó apretado por el pasillo hasta encontrarse un espacio, saludo a su público barato, rascó su guitarra y la hizo cantar con dos sencillos acordes, que todavía recuerdo con pesar, cantaba con dolor, como queriendo decir más que una simple canción. Usó su melodía para contarnos su vida y todos, o casi todos, se mostraron indiferentes, porque no le prestaron la suficiente atención para escuchar, o de perdida para agradecerle su sinceridad, no!, nadie o casi nadie lo supo apreciar. Al finalizar, regresó su guitarra al hombro, agradeció, por mera rutina y consciente de que era mentira, la supuesta atención, volvió a recorrer el pasillo para cobrar con unas pocas monedas la canción de su vida…

Repito.... hay una canción de dolor en cada esquina y nosotros no podemos sentirla... Rogemos al Padre sentir con su corazón...




Porque Tú estas conmigo



A que les evoca la imagen? A mi, sin duda, al salmo 23, ese que aprendí de memoria por escucharlo todas las noches cuando mi abuela lo decía al final de su oración antes de dormir, incados ambos en el frío piso de la casa, sin luz, iluminados por la lámpara de petróleo que hacía brillar en su cajita de cristal una tenue lucesilla, y en medio de ese cuarto grande, casi oscuro pero tan familiar y reconfortable, incados en la cama alcanzaba a escuchar sobre mi hombro derecho El Señor es mi pastor, nada me faltará..., yo pensaba en todas las cosas que todavía no tenía la casa de la abuela, como la luz, ...en lugares de delicados pastos me hará descansar..., yo imaginaba esos verdes pastos como los del patio, tan alto que podía meterme a jugar y esconderme en medio de esa selva o delicados y suavesitos para descansar como la cama de la abuela, junto a aguas de reposo me pastoreará, confortará mi alma, me guiará por sendas de justicia por amor a Su nombre..., yo recordaba la cara de sufrimiento de la abuela cuando mi tío, el más joven no llegaba en la noche o llegaba drogado, gritando que lo venían persiguiendo, venía a mi memoria el caos que ocasionaba aquellas escenas en la casa, pero oía decir incansablemente a la abuela y alguna vez llorando ...junto a aguas de reposo me pastorearás, confortarás mi alma, me guiarás por sendas de justicia por amor a Su nombre..., yo no dudaba ni de la devoción de la abuela ni del oído antento de Dios, yo quería que Dios, "Diosito", como me decía la abuela, guiara a mi tío por esos caminos bonitos, yo no dudaba que la abuela ya caminaba por ahí, pero quería que Dios llevara por ahí mismito a mi tío para que la abuela no llorara, por caminos de justicia, ya que mi tío tenía bien metidas las patas en todo menos en justicia. La parte que me asustaba era ...aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque tú estás conmigo, tu vara y tu cayado me infundirán aliento..., porque después de cosas tan bonita la abuela oraba y decía cosas como sombra de muerte, que miedo!, la abuela caminaba por sendas de justicia, mi tío si que andaba metido por esos valles y solo, después entendí más y me alegré de encontrar ese no temeré mal alguno porque tú estarás conmigo.... La mejor parte era cuando hablaba de comida... aderezas mesa delante de mi en presencia de mis angustiadores... imaginaba las comidas de Navidad o los compleaños y a mis angustiadores.... mmm... pensaba en el niño del kinder que le caía mal porque una niña quería jugar conmigo y no con él, una vez me pegó por eso.... unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebosando..., esta era la parte que no entendía, cómo que Diosito sirve las copas, no que tomar era malo, y no las sirve normal, las sirve y llena hasta arriba.... ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida y en la casa de Jehová moraré por largos días..., me gustaba pensar que el bien y la señora misericordia iban a ir conmigo, no me gustaba mucho la idea de tener un angelito y un diablito al hombro, y eso de todos los días de mi vida... eran muchos, tantos como los que tenía la abuela, y la casa de Jehová, esa casota grandota y bonita donde todos ibamos a jugar siempre con él, cada noche me la imaginaba diferente, y terminaba, moraré por largos días... más días y largos días, pensaba que nunca me iba aburrir en esa casa.
Después escuchaba un amén, sonreia porque habiamos acabado y me podía meter a la cama, la abuela se secaba sus lágrimas, apagaba la lámpara de petróleo y se metía a la cama, ya no decía nada más que un "buenas noches mijo". Al día siguiente la pelota y los juguetes esperaban en el mismo lugar.

De a ratitos

De a ratitos me dan ganas de irme a jugar, pero mi mamá dice que no puedo, tengo que acabar la cajita. De a ratitos me dan ganas de comprarme también una nieve en la paleteria de enfrente, como todos los niños, no me importa el sabor, me gustan todos, el de fresa, el de chocolate, el de vainilla y el de galleta. Pero a mí me gustaría probar el que hace reír. Porque yo veo a todos los niños felices cuando lo comen, ese sabor si que no lo he probado. De a ratitos a mi también me dan ganas de llorar, pero mi mamá dice que los niños no lloramos, pero yo no le creo. Cuando hace sol me lastima la cara, todo el día estoy en este crucero, de a ratitos mi mamá me deja descansar y me compra un taco para comer, de a ratitos la puedo abrazar y decirle que la quiero, nada más de a ratitos, la calle con sus ruidosos carros nos separan. A mi me gusta trabajar, lo que sí no me gusta es que no me da tiempo de jugar, de a ratitos puedo. Yo no tengo amigos, los otros niños como yo también trabajan y solo de a ratitos los veo. Yo siempre he querido de regalo una pelota, una vez vi a un señor que compró una y yo imaginé que él era mi papá y yo el niño que la iba a recibir. Yo no tengo pelota, un día tuve una, pero me la robaron, porque yo estoy en casa de a ratitos y no puedo jugar.
Cuando abro una caja nueva de chicles me puedo comer uno, por si ese día mi mamá no compra tacos. Al principio me daba miedo la calle, me asustaban mucho los camiones grandotes, me daba mucho miedo cuando pensaba que el chofer me podía aplastar porque no me iba a ver, yo estoy chiquito y esos camiones son bien grandes. De a ratitos me da hambre, pero me como otro chicle y se me quitan.
Yo tengo amigos aqui en el semafoto, el señor que vende los periñodicos se llama el tío Pepe, es muy bueno conmigo, cuando compra comida siempre me da, a mi me paga los chicles con comida, nunca me quiere dar dinero, por eso a lo mejor mi mamá no lo quiere. El tío Pepe me dijo que un día me va a llevar al parque, a subirme a los columpios y resbaladillas, que me va comprar un algodon de dulce y vamos a jugar futbol en el pasto y al final vamos a comer tortas. El día que lo atropelló el carro gris lloré mucho, ya no lo volví a ver. Yo quería mucho al tío Pepe, de a ratitos pienso que un día va a regresar con sus periódicos en las manos, gritando con su voz fuerte, corriendo entre los carros siempre contento, extendiendo su mano para darme un taco. Mi mamá dice que se murió, pero yo no le creo,porque también dice que mañana ya no voy a venir y siempre vengo.

Yo nunca he partido pastel en mi cumpleaños, de a ratitos pienso en como sería una fiesta. Cuando sea grande voy a hacer una muy grande en la casa, vamos a comer mole, tomar agua de jamaica, los niños van a gritar "mordida, mordida" y alguien me va a empujar, después vamos a quebrar la piñata llena de dulces y frutas, pero sin chicles, esos no me gustan, los odio, odio su sabor, odio que duren. Ese día voy a recibir muchos regalos, una pelota de futbol, un papá para jugar con él, al tío Pepe y un hermanito para cuidarlo y no dejar que mi mamá se lo lleve a la calle a vender chicles, yo sí lo voy a cuidar, a mí mis hermanos no me cuidan, cuando me trajeron a la calle por primera vez le pedi a Juan que le dijera a mi mamá que no quería venir y él no me ayudo. Juan no me quiere. En mi fiesta de cumpleaños voy a pedir de regalo una nieve del sabor que compran los niños en la paletería de enfrente y que los hace reír. A mi me gusta el chocolate, la vainilla y la de fresa, pero quiero probar el que hace feliz, de a ratitos pienso a qué sabe, de a ratitos nada más, cuando el semaforo se pone en verde, y yo me tengo que quedar paradito tiezo en medio de la calle para no caerme. De ratitos pienso que será sentirse feliz, de a ratitos pienso cuantos chicles tengo que vender para comprarme una nieve.

Kakistocracia

Miguel Carbonell

Kakistocracia

10 de enero de 2009



Hace unos años Michelangelo Bovero nos advertía sobre una de las degeneraciones contemporáneas de los sistemas democráticos: las “kakistocracias”, es decir, el gobierno de los peores. Seguramente Bovero tenía en mente al sistema político italiano, que sigue siendo un gran laboratorio de las tendencias políticas de nuestros días, pero la idea muy bien se puede aplicar a México, pues hay elementos para pensar que estamos siendo gobernados por los peores, los más ineptos, los más corruptos y los más ignorantes.
La lista de elementos que acreditan la existencia de una “kakistocracia” mexicana es larga. Intentemos hacer un breve elenco que demuestra la zafiedad, el cinismo, la falta de talento, de moral y de respeto de nuestra clase política:
a) algunos de los más altos responsables de perseguir a la delincuencia organizada cobran cientos de miles de dólares al mes a uno de los más importantes cárteles de la droga, a cambio de pasarle información de los operativos oficiales y de los policías honestos a fin de que puedan ejecutarlos a ellos o a sus familiares;
b) un gobernador decide saltarse la Constitución y plantea un debate no sobre la posibilidad de reinstaurar la pena de muerte, sino de la manera de ejecutar a los condenados, “ya sea en la horca, por fusilamiento o algo más light, mediante inyección letal”;
c) otro gobernador gasta de forma encubierta cientos de millones de pesos en promover su imagen en los medios de comunicación, con el fin de apuntarse para la siguiente elección presidencial, logrando gracias a los medios lo que su talento no le ha permitido ganar en apoyo popular y reconocimiento por su obra de gobierno;
d) las aduanas de México son una coladera de todo tipo de armas, las cuales abastecen a los cárteles de la droga; ¿alguno de sus funcionarios ha sido llamado a cuentas por ese fracaso monumental?;
e) en un país donde se ejecuta a más de 5 mil personas al año no se conoce de la renuncia de ningún funcionario de primer nivel en el ámbito de la seguridad; casi todos los que han dejado su puesto lo han hecho por haber sido acusados de cometer delitos o por haber sido asesinados;
f) mientras el salario mínimo aumenta en un escaso 4.6%, los diputados locales de un estado del norte del país se suben el sueldo en 12%, demostrando que para hacer frente a la crisis ellos son los mejores y los más veloces en tomar medidas (sobre todo si les favorecen personalmente);
g) dirigentes sindicales presumen sin vergüenza su riqueza, obtenida no se sabe mediante qué trabajo, puesto que llevan décadas instalados en las nóminas corporativas y usufructuando impunemente las cuotas de sus afiliados y otras “prebendas” que el gobierno les entrega sin pedir cuentas de nada.
Los anteriores son casos de diferentes ámbitos de gobierno y de distintos poderes, cada uno de gravedad variable, que quieren ilustrar solamente lo extendida que está la negligencia y hasta dónde han podido escalar los más inútiles. Lo peor de todo es que nuestra clase política no solamente está entre las más corruptas del mundo, sino también es insolente y arrogante.
Hoy más que nunca es necesario hacer evidente el malestar ciudadano con su clase política, pues los cínicos y ramplones dirigentes que tenemos deben saber que estamos hartos de muchos de ellos y que los vamos a cambiar tan pronto como nos sea posible. También deben saber que no nos tragamos sus mentiras ni nos creemos sus discursos huecos y demagógicos. Es hora de que lo sepan y de que cada uno asuma su parte de responsabilidad. Lo menos que puede hacer la ciudadanía es quedarse de brazos cruzados mientras la plaga de políticos que tenemos sigue arrasando con el país. Que ellos conformen el gobierno de los peores no significa que nosotros debamos convertirnos en sus cómplices.

www.miguelcarbonell.com

Investigador del IIJ-UNAM

domingo, 11 de enero de 2009

Caminando entre calles...

¿Ya caminaste por entre las calles y te enteraste de lo rápido que se mueven todos? Ayer recorrí otra vez una vieja acera olvidada, un tramo corto, no muy largo, era una banqueta ancha, cubierta por la sombra de los edificios. La recorrí contento pero tal pereció que yo era el único determinado a hacerlo sonriendo. La primera persona que me encontré fue un bolero, que sentado en el suelo esperaba paciente como pescador su sueldo, nos veía a todos con la misma rapidez, primero al rostro, después al calzado. Fue extraño, curiosos. Lastima, llevaba tenis, no era para él cliente. Así seguí por ese trayecto, después me encontré a una señora, caminaba lento, deteniéndose en las paredes, no sé que fue pero al verme tuvo miedo, todavía hoy me pregunto el porqué. Sin embargo lo más sorpréndete fue poder leer en sus ojos el miedo, el miedo que ha hecho nido y acompaña en pequeña guarnición extra al platillo del pan nuestro de cada día.

¿Te has tomado la molestia de ver con quien te encuentras? Reconoces el temor en los ojos de aquel que camina sintiéndose inseguro, del que sufre porque es tarde y no puede encontrar cómo regresarse a casa por un camino seguro. No puedes ver el clamor de justicia que ha diario ahogan con demagogia.

La inseguridad en Tijuana continúa, es mentira lo que nos dijeron los que salen en la televisión y hablan en la radio, no se ha ido, sigue y parece que quiere quedarse. El desencantamiento de las palabras vacías, de quienes ostentan autoridad precisamente en las palabras escritas en algo que se llaman leyes, ha robado la esperanza, todo parece que apuntar a llevarnos a una sociedad desangrada, harta, estafada, ya no se cree en nada, no en las palabras, no en las personas, no en nada, caminan sobre el aire… ¿Cómo hablar de esperanza y amor? ¿Cómo hablar de la justicia del reino? ¿Quién cree en un Dios de justicia?

Después delas diez y cuarto tal vez haya esperanza, después de las diez y cuarto hay un mañana con sol radiante, después de las diez y cuarto la ciudad y los individuos que la formamos continuamos caminando por baquetas llenas de basura, por allá se ven sueños rotos hechos bolitas como de papel, por aquel otro lado frascos vacíos de esperanza.

viernes, 9 de enero de 2009

En esto que llamamos historia

Para sorpresa de muchos y alegria de otros, se parte de preguntas, para tener preguntas se necesita observar, para observar se necesita tener curiosidad, para tener curiosidad se desea entender, para desear entender se busca, así es, o así parece que es porque de esa forma lo entendí. Sucede que para aquellos que en algún momento la comodidad nos convence resulta complicado iniciar preguntando, pero todos los espíritus de los hombres son curiosos, oh duda! compañera de viaje que te subes a las maletas antes de la ropa.
Para conocer se necesita tiempo, para tener tiempo se necesita espacio, para tener ambos, tiempo y espacio, se necesita gestionarlos en nuestros tiempos y espacios, mucho se reduce a decisiones, una cadena de decisiones que continua precisamente porque se decide continuarla.
Compartir es amar, amar es darlo todo, es pensar primero en los otros y sus necesidades antes que en mi y en las mias, no, yo pienso que es eso y más, pues el amor no se puede definir en contraposición al egoísmo, mejor dicho, todos nosotros nos definimos frente al amor, como amados o como amantes, alrededor de el andamos, algunas veces cercas y pensando en otra persona, otras lejos, sin considerar a nadie especial.
Esperar un futuro es conocer el pasado y vivir el presente, porque no hay futuro sin presente ni presente sin pasado, el tiempo es el mismo pero necesitamos tomar porcineos de el que identificamos con sucesos para poderlo dividir, el tiempo es la oportunidad de conocer el amor verdadero, un camino con principio y final, un medio, una forma tan larga o tan pequeña de conocer el amor, al Amado y al amor nuestro.
Qué decimos cuando hablamos o cuando escribimos, hermosas posibilidades del lenguaje! decir algo con palabras que tienen otro significado, quien entiende el lenguaje, quien y porqué se pierden en el lenguaje, lo hacemos nosotros o existe por encima nuestro, es posible comunicarnos entre nosotros por medio de el, la historia puede ser comprendida por medio de el, existe la forma mágica para entendernos, el lenguaje es el medio de acceso al pasado, las otras son la oralidad y la memoria, pero un lenguaje nos dice lo suficiente y puede ser comprendido por mi años después, el lenguaje perdura en su más puro significado o también cambia con el tiempo y necesita ubicarsele en su espacio y tiempo para poderle leer y comprender.
Dudas preguntas, conflictos, ejercicios sin objetivo, palabras por palabras, el peor de los ejercicios de una sociedad que no otorga valor a la palabra... habra que entender qué es una "a" y una "f", y que significa la unión de letras y que forman palabras: "mamá", "Dios", "amigo", "país", "justicia", "libertad", "amigo" y otra vez, "amor"....

jueves, 8 de enero de 2009

Abriendo espacios en el tiempo para una cita...

Nos esperan semanas de trabajo y de caminar en confianza en Aquel que nos ha llamado. En menos de un mes celebraremos un campamento regional más, hay muchas cosas sueltas, muchos corazones espectantes y un Dios que quiere ser conocido, nuestro deseo y oración es por un tiempo en su presencia. Nos quedan todavía muchas cosas sueltas, muchos detalles que necesitan ser considerados, nos queda cada mañana menos tiempo, pero permanece la misma confianza, el mismo anhelo, la misma esperanza. El camino este año ha iniciado con trabajo y no promete para nada disminuir, pido por fuerzas para recorrerlo gustoso en sus llanos, montañas y valles de la mano del que habla.

lunes, 5 de enero de 2009

Por una jornada más...

Inicio un año más, un 2009, que según todas las personas que me dieron un abrazo felicitandome por eso, me dijeron que será fantástico, maravilloso, lleno de buenos deseos y oportunidades para alcanzar las metas que me proponga. Por otra parte, en la televisión escucho a unos pocos que me dicen que será un año de crisis, entonces me pregunto: cuándo no lo ha sido?

En muchas partes escucho también como se repite esa tan famosa frase: BORRÓN Y CUENTA NUEVA!..... al principio pensaba que era un lindo deseo, una oportunidad para ser mejor -todavía lo sigo pensando, pero no en el mismo sentido que antes-, para empezar, yo me niego a hacer un BORRÓN de trecientos sesenta y cinco maravillosos días de lo que ahora llamamos 2008.... por qué he de hacerlo? Si fueron buenos y malos, acaso tengo que olvidarlos y volver a construirme desde "0" este 2009, claro que no. Si bien es cierto que la concepción lineal de la historia que nos lleva al progreso es una utopía ilustrada, todavía tiene, para mí, una cierta validez. Entonces formuló otra pregunta, que no es mía sino la he hecho mía: HACEMOS TABULA RASA DEL PASADO?.... una vez más, yo digo que no.

Pienso que el 2008 nos trajo -ahora comienzo a hablar en plural para que mis palabras las puedas hacer también tuyas-, muchas cosas, fue una rica cosecha de experiencias, ahora, "dejado atrás", parece como una vieja fabrica de recuerdos. Yo pienso -ahora escribo otra vez en singular, tal vez por mero egoismo, aunque también puedes hacer tuyas estas palabras-, que no debemos hacer borron y cuenta nueva en el sentido literal, pero tampoco pienso que debemos volver a vivir esos trecientos sesenta y cinco días otra vez, para nada. Olvidar a las personas que conocimos, los momentos felicies y los tristes, los días de alegrías y de crisis, los de abundancia y escances, es olvidarnos a nosortos mismos, porque, en buena medida, nostros, nuestro yo es y se completa con el otro, el que nos identifica. Así que no, un BORRÓN Y CUENTA NUEVA no, mejor meditemos a la luz del presente y del Maestro nuestros días y extraigamos de ese ejercicio de reflexión sabiduría, para examinar nuestra vida a la luz de la Verdad y encontrarnos al inicio de un año más, con la posibilidad de seguir caminando, desponjandonos de las cosas que deben quedar atrás para cambiarlas por las otras, aquellas que nos acompañarán estos siguientes tresientos sesenta y tantos días, tomados de la mano de las mismas personas y con la disponibilidad de enriquecernos a nosotros mismos en el contacto directo, en el apretón de manos, en las charlas por las tardes, en las lecturas de medianoche, en los chistes, en las noticias, en el fraternal abrazo y en los momentos de silencio cuando somos confrontados....... Un BORRON Y CUENTA NUEVA nos privaría de eso y nos haría repetir la historia, o mejor dicho, nuestra historia.....

Ahora me mantengo expectante, qué hay en este año?.... no me aventuro a pasarme el tiempo imaginandolo, prefiero vivirlo a pedacitos, en esas deliciosas porciones que llamamos día...