Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

En camino a la paternidad y maternidad

“Son los hijos herencia que da el Señor,
son los descendientes una recompensa.” Salmos 127:3
En noviembre del año pasado nos atropelló la alegre noticia de que en el vientre de Alejandra crecía ya una nueva vida. Ya, ahí dentro, maravillosamente una célula se multiplicaba y multiplicaba, la vida floreciendo ante nuestros ojos absortos. Una persona viene en camino para habitar con nosotros y nosotros por siempre con ella.

Nuestro hijo o hija crece sorprendiéndonos día a día. Es un misterio desarrollándose, una persona también distinta que aún no conocemos pero amamos profundamente desde ya.

Ahí dentro, en la seguridad que proporciona mamá, tú también te vas encontrando y conociendo hija o hijo nuestro. Y a pesar de las distorsiones del ambiente donde ahora vives, el mundo exterior te llega cada vez más en luces y sonidos. Y tú vendrás al mundo, como tu padre, que también le da por hacerle de poeta escribió: “Naceviolentamente elser humano al mundo entre sudor, sangre y dolor y elmundo le …

¿Por qué algunas iglesias evangélicas no son comunidades que reciben a nuevas personas en la vida de la congregación?

Imagen
Introducción y limitaciones de esta reflexión
Primero: En este texto me enfocaré en la iglesia en tanto una realidad social, como un grupo de personas con capacidad de establecer relaciones interpersonales (a) entre sus miembros, y (b) entre sus miembros y la localidad donde está insertada. Cuando una iglesia local experimenta esto podemos llamarla, para efectos prácticos del análisis: “comunidades”. No obstante, no todas las iglesias locales se caracterizan por esa vida en comunidad. Cuando una iglesia local no experimenta “comunidad” la llamaré “iglesia cerrada”, para diferenciarla y remarcar el carácter institucional que prima en ellas.
Segundo: Asumo que la iglesia local participa como agente de la misión de Dios para el establecimiento del Reino de Dios y que esto es fundamental. A  tal extremo que pudiera decirse que hay misión sin iglesia, pero no puede haber iglesia sin misión. Aunque en este análisis la misión se da por sentado como inherente a la iglesia, no se profundiza la…

Las tentaciones. Parte II

Imagen
El pasaje de Lucas 4:1-13 en el contexto del Libro Lucas-Hechos
Esta publicación es la segunda parte de la reflexiones sobre las tentaciones de Jesús que comencé el mes pasado. En la primera parte traté un poco de La privatización y cristianización de las tentaciones de Jesús. Tal vez te interese leer primero la primera parte antes de continuar. Puedes leer esa publicación aquí. No obstante, si inicias aquí, no tienes problema, pues cada sección tiene  sentido y estructura propio.
Recordémonos el pasaje:
Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu en el desierto  (2)  por cuarenta días, siendo tentado por el diablo. Y no comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo hambre.  (3)  Entonces el diablo Le dijo: "Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan."  (4)  Jesús le respondió: "Escrito está: 'NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE.'"  (5)  El diablo Lo llevó a una altura, y Le mostró en un instante…