jueves, 26 de abril de 2012

En cartelera


¿Qué ha de quedar del hombre consumista insatisfecho, ahora que la maquina creadora de ídolos los está destruyendo delante de nuestros ojos? Es la readaptación hollywoodense del mito de Cronos devorando a sus hijos y que Goya nos dejó una escalofriante interpretación en uno de sus pinturas oscuras. Acudimos sorprendidos a la muerte de los dioses, al desierto de creatividad, a donde no podemos sacudirnos la inseguridad presente ni la desesperanza en el futuro. Todo esto es una bella metáfora de nuestros tiempos, sí así queremos verla. Interpreto el completo desencanto en la divinidad, necesitada del hombre, cansada, humanizada y presa –como el hombre cread- del caos presente que consume lo mismo a los hombres y dioses. Sin nadie a quien rezar el panorama es desconsolador, no hay razón para orar, el cielo está vacío y nosotros simplemente abandonados a nuestras propias fuerzas, la completa libertad para decidir en donde terminar la corta existencia. 
Un rayo de esperanza, ¿aún queda algún dios escondido en un rincón del cielo? No, la mirada es al interior que se proyecta hacia adelante, lo futuro que todavía no es y que no imaginamos. Esa esperanza pequeña y frágil esperanza camina sin nada, con toda su debilidad y portando solo en su mano el pesado recuerdo de la fuerza y resistencia presente de los hombres que, al crecer y encontrar sabiduría, tal vez le pueda ayudar a salvarse una vez más allá en el futuro que no es. 

 
¿Quién tiene el deseo de soñar un mañana en este mundo que se diluye debajo de nuestros pies? Este progreso que ha revelado su lado oscuro de violencia y deshumanización, corremos sin saber que vamos hacia adelante, seguimos viendo el caos del pasado como el Ángelus Novus, el terror no se ha evaporado de nuestros rostros. Tal vez por eso el intento es hacer soñar a los viejos, como un falso y precario cumplimiento bíblico que no anuncia el derramamiento del Espíritu sobre un pueblo arrepentido y convertido a Él, sino la astucia de la mercadotecnia con su plástica interpretación del pasado con filtro sepia en la que asegura que ayer fueron mejores tiempos (una cortina que cubre el horror que Ángelus no deja de ver) “Todos fuimos héroes alguna vez”. El predicador, en su más honda decepción extrae una interpretación más acorde a la realidad “no hay nada nuevo bajo el sol” y “No digas: '¿A qué se deberá que los tiempos pasados fueron mejores que éstos?' Pues no es la sabiduría la que te hace preguntar sobre esto.” Es la apuesta, “Jugar a que el mundo nos necesita”, hacer soñar a los viejos ya que son los únicos que todavía responden a las utopías. Aquí el consuelo, la apuesta al pasado inventado, no a los dioses consumidos, sino a los superhéroes resucitados, remasterizados, el evangelio de Marvel. Aquí todos nos volvemos evangelistas en busca de neófitos a quienes explicarles la nueva (antigua) fe de Capital America, Superman o Batman que nos salvaron de Hitler y el comunismo en el pasado  portando los colores de la bandera de los Estados Unidos. Esta resurrección provocada no nos salvará tampoco. Seguimos en medio del desencanto de los dioses y las utopías pero nos resistimos a la soledad y fragilidad humana rodeada del caos. El hombre entre los extremos. La contradicción interna que define. Y que sólo el Dios encarnada, el Jesús resucitado puede romper para cerrar el abismo y regresarnos al paraíso perdido que se revela en su reino por perfeccionarse, donde no ocuparemos nada externo ni luz, porque Dios mismo estará ahí, secando toda lágrima, otorgando plenitud. La salvación real escapa a las interpretaciones de cartelera, es estreno, buena noticia, el dueño invita, todos pueden entrar. Alegrémonos.




domingo, 22 de abril de 2012

Ciclos

Melancolía - Edvard Munch

**Con jazz de fondo por favor... **

"Aquí termina lo nuestro que nunca comenzó,
aquí,
en el mismo lugar donde no estás,
justamente ahí,
allá a donde vas,
de donde viene mi paso.
¿Acaso si regresamos nos podremos encontrar?
¡Jamás!
El tiempo nos ha jugado una mala racha.
Pero sigue adelante a donde te encaminas,
que yo voy a donde tú vienes
y que al no estar donde empezamos

probablemente en un punto medio nos encontremos."