Tantas luces en la noche no me dejan ver...

Mi ciudad me ha dejado atónico, no me permite ver....
Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer....
De regreso a casa, cada noche, después de un día de trabajo y estudio
Regreso cansado, repensando la última conversación, otras veces taciturno,
Veo por la ventana del auto, o como hoy, del taxi,
Me encanta hacerlo, me encanta ver las banquetas,
A los que por la noche las transitan por mil motivos o razones extrañas.

Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer,
Un grupo de hombres de ropas oscuras y armas largas en medio de la calle,
Me piden detenerme los oficiales del reten,
En sus rostros hay miedo, confusión, desvelo,
Pero se lo tragan y muestran su cara dura, con arrugas, seca y a punto de caerse,
Los ves en su debilidad, en su miedo, en la fragilidad de su pecho frente a las balas,
Entonces te das cuenta que el terror invade corazones pero no lo perciben las miradas.

Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer,
Las sirenas lloran los muertos y lanzan alaridos de terror,
Su sonido anunncia el paso firme de la muerte,
Los motores de las patrullas rugen cual tenor,
Los hombres a quienes tanto nosotros los de consciencia crítica critiamos,
Por no decir odiamos.
Será porque ellos encarnan las instituciones bañadas de corrupción e impunidad,
No lo sé, ellos también tiene personas que los esperan en su hogar.
No justifico sus actos de maldad,
Tampoco la injusticia de las instituciones corrompidas,
Sólo quiero traer a la memoria que ellos también son personas
Y si bien corropidas, también personas que necesitan ser transformadas....
Y me temo y me duele... que muchas veces ante ellos cerramos nuestras miradas....

Estoy cansado de ver en los noticieros muertos,
En las calles retenes de hombres de negro apuntando a mi cuando regreso a casa,
Estoy hastiado del mundo de fantasía donde viven los políticos,
De los sueños muertos, de los lutos por la esperanza.

Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer,
Es un reten que me espera,
Los destellos de sus torretas llenan la oscuridad de la noche,
Me encandilan, me desesperan porque no me dejan ver,
Su brillo artificial, inhumano y temporal no me dejan ver las estrellas!
Pudieran por favor apagarlas para poderme gozar en aquellas?

Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer,
Es una patrulla que corre a mi lado a detener un algo,
Llegar a casa lamentablemente se ha vuelto un milagro,
Una noche es tranquila, eso creía
Una noche es para descansar, otros trabajan.

Hay tantas luces por la noche que no lo puedo creer,
Es un reten que me espera,
Los destellos de sus torretas llenan la oscuridad de la noche,
Me encandilan, me desesperan porque no me dejan ver,
Su brillo artificial, inhumano y temporal no me dejan ver las estrellas!
Pudieran por favor apagarlas para poderme gozar en aquellas?

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio