Hacia una radiografia mia

Hay tantas cosas en las que me declaro incompetente, débil, rebasado, poco capaz; hay tantas cosas que ignoro, que no sé y que no alcanzo a interpretar. Por ejemplo, se me dificulta adaptarme a los cambios, tiendo a la comodidad aunque también sé que tal vez no es a lo que soy llamado. Disfruto lo que hago porqué sé que por ello aquí estoy, pero algunas veces sufro por ello es más de lo que yo mismo esperaba.

Me gusta sentarme y escribir, caminar y ver los rostros de las personas, conversar con ellos sobre ellos, me gusta estar rodeado de personas que me aman, necesito su atención, sus miradas, sus palabras. Contarles lo que soy y sentirme conocido. Creo que soy una persona que siempre necesitará estar rodeado de muchas personas que me amen, definitivamente no soy amigo de la soledad, aunque cuando paso tiempo con ella me escucho más y disfruto más la presencia de Aquel que me da Vida. Camino el camino solo cuando es necesario, pero si me dan escoger prefiero hacerlo con ella, si acaso hay o habrá una ella, o ellos, los hermanos, los amigos, con los que cultivo sonrisas, cargas, metas y sueños.

No me considero una persona excepcional, en los términos de nuestra sociedad que tienen que ver con la fama o publicidad, no me gustaría serlo, prefiero ser amigo, compañero, hermano, tomarme el tiempo para escuchar, pasar tiempo, compartir mis silencios, aprender de los demás, tomar de la mano, abrazar, compartir mis pocas palabras y en la humildad de lo que soy compartir lo que tengo, lo que he aprendido y considero puede contruibuir. No he de ser hombre solo, creo que no podría, necesito cuidados o aprenderé a serlo. Me considero quebrado y enmendado, perdido y encontrado, lastimado y sanado, enseñado y enviado, partido y repartido, dado en pedacitos a los que me rodean y formado en mucha parte en base ellos mismos. Soy alegre, me considero amigo fiel, porque tengo pocos y cada vez son más, pero que amo mucho porque mucho me conocen.

Hay tantas cosas que no entiendo, por las que me siento rebasado, tal vez porque no se han de entender, tal vez porque no es el tiempo. Hay tantas situaciones en las que no sé cómo actuar, pero una sóla, en una sóla persona donde encuentro realmente seguridad, dirección y sentido y a él no lo he de cambiar. Hay cosas que quiero y quiero entender, aprender y hacer, como nadar o aprender otro idioma, seguir escribiendo y hablar más, entender a un par de personas importantes para mí, hacer más cosas que me gustan y también experimentar cambios.

En un mundo pragmatico y de super hombres me declaro incompetente, en la necesidad de ser instruido para seguir siendo formado, ser mejor hijo, amigo, hermano, aprender a ser compañero, alumno, líder. Me declaro en necesidad de más tiempo con el Maestro, que al fin de cuentas es en él y con él donde se cambia y aprender, en su espacioso taller lleno de herramientas y tiempo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis