La aficción a las palabras...

Te pienso y no te entiendo, se me dificultó un poco,
hablabamos de cosas distintas,
no había consenso.
No pienso y quiero entenderlo,
más resulta que pareciera que hablamos diferentes lenguas,
no lo entiendo.
Hay palabras, lo sé,
el lenguaje como sistema lo construimos,
pertenece a un tiempo y un contexto específico,
que es el mismo en el que responde.
Cómo entender un "sí" en una lengua que no es la mía,
acaso no hay algo dentro del hombre que le es común y le permita comunicarse....
El lenguaje no lo es todo,
pues el mudo quedaría descartado y el ciego no sería contado,
mis palabras, las que plasmo en piedra, papiro, pergamino, papel o en una hoja virtual en Internet son signos que relacionamos con sonidos y que en una cultura específica quieren decir lo mismo pero que tal vez no perdurarán más allá de nuestro tiempo.
No me puedes decir que no hay consenso si no entiendo ni comprendo el sonido del "alfa".
La música es lenguaje, el silencio es conversación,
la historia no es texto, el texto no es verdad, es construcción,
es la magia del lenguaje, plasmar conceptos, experiencias, ideas y persepciones en códigos comprensibles es un intento de comunicación, el más complejo más no el único.
Una lectura de un texto tendrá que requerir una lectura sociologica, según Chartier, para comprenderlo, porque tendremos que situarlo en una red de comunicación, no podemos interpretar a un texto de otra forma, acaso no lo escribió una persona específica con una perspectiva especfíca cultural, político, ideológico, económico y religioso con un interés particular, un texto se entiende cuando se comprenden estas cosas, entre otras más, por supuesto.
Las palabras tiene poder para construir la realidad social y el horizonte de perspectiva mucho tiene de base en ellas.
Esto es lo que pienso.
Te pienso y no te entiendo, se me dificultó un poco,
hablabamos de cosas distintas?

Comentarios

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios