Sobreviviendole a Cupido

Un año más de color en la temporada de todo color rosa, entre chocolates, besos en la mejilla y abrazos fraternales, más chocolates, alguna rosa, algún perfume. Una vez disipado el humo de la bala de cañón llamada amor, me veo nuevamente vivo, aunque no de pie, maldita sea, fallaste otra vez cupido, te sobrevivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio