Hoy te volví a ver!

Hoy te volví a ver
y tu rostro fue a mí como esperanza,
porque cuando creía haberlo olvidado tu nombre
al final lo repetí en silencio.
Y tu presencia fue como neblina,
temporal y enigmatica,
siempre interesante,
siempre linda.
Pasaron años, no! pasaron siglos pero parece que fue ayer
la última vez que te vi.
Ayer como antier,
entre la múltitud de personas me di cuenta que estabas tú
y me pregunto se volveremos a vernos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio