De salida...

Tijuana se quedó sola y vacía, no hay autos en sus calles, permanece callada, ausente, porque no salió a desperdir al que se va, no dijo adiós, no nos lo dijo, tal vez porque en esta ocasión está completamente segura de que regresaremos a ella.
Mañana inicia la experiencia que bien podría quedar bajo el titulo de: el diario del peregrino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios