Preguntas

¿Será que nos necesitamos tanto que hemos perdido la noción de cuándo ni cuánto? Vi que el mundo se hizo para compartir, la tierra comparte su tiempo con el sol y la luna, las estaciones se comparten en equilibrio el año.


¿Será necesario decirte que eres bonita o de mis labios no lo necesitas escuchar?

Son cosas que no entiendo, por qué si ustedes no necesitan, ni mucho menos, escuchar un “te quiero”, “eres linda”. ¿Qué razón habría para nuestra existencia? ¿Por qué acaso todos los que guardamos palabras como yo no morimos hoy en sacrificio, como justiciados por delito, herejes sentenciados?


Porque las palabras tienen nido, como las aves, por eso existen algunas de ellas bellas, hechas con tinta multicolor, pero también las hay oscuras, como sucias y llenas de muerte. Como el nido se hacen sobre las ramas de los árboles, así el nido de las palabras yace en el corazón, dentro del alma, de ahí provienen todas las palabras y pensamientos, por la boca salen y tarde o temprano regresan al corazón, al mío o al tuyo, ¡ah como quisiera que hicieran nido en el tuyo!


Por eso, si ustedes no necesitan escucharnos gritar a los cuatro vientos o en silencio que las amamos, y menos tú, ni mucho menos, porque a los que aman no se les sigue colgando de un madero, arrancándoles los suspiros con silencios, arrancándolos de la tierra como hierba mala, para no escucharlos, para no verlos más perdiendo su tiempo y haciéndoselo perder a otro. Hay generación que desprecia las palabras por imágenes, cuando son las letras los colores de la mejor paleta en mano del compositor.


¿Por qué las preguntas son más bellas cuando tienen ritmo? ¿Qué necesidad se esconde en el interior del hombre para expresarlas y darles forma? ¿Dónde está impregnado en la esencia del ser humano el arte y la estética? ¿Por qué la belleza es perfecta y divina? ¿Por qué te quiero y me urge decírtelo? ¿Por qué estás tú lejos y yo cerca? Como perdidos el uno del otro en un camino estrecho. ¡Por qué me despiertas ternura y amor! No me dejas vivir sin soñar, viertes tus dudas sobre mí y me consumo con ellas y las mías.

¿Será que nos necesitamos tanto que hemos perdido la noción de cuándo ni cuánto? Vi que el mundo se hizo para compartir, la tierra comparte su tiempo con el sol y la luna, las estaciones se comparten en equilibrio el año.


¿Será necesario decirte que eres bonita o de mis labios no lo necesitas escuchar? Sin embargo, si la situación fuese diferente, tan sólo un poquito distinta, y a ustedes le fuera indispensable, por suponer un caso, indispensabilísimo escucharnos decirles lo bellas que son, lo tanto que nos necesitamos sabernos cercas, entendidos, tal como las flores necesitan el sol para crecer y vestirse hermosas, lo haríamos eternamente encantados al sabernos usados por Dios mismo, puesto que él no descuidaría tan preciosas y delicadas creaturas suyas negándoles sus “te quieros”.

Comentarios

  1. Verdad a escondidas..
    Somos timidas al oir esas palabras a nuestros oidos, más nos encanta escucharlo de sus labios..

    Muy lindo..

    ResponderEliminar
  2. Después de leer los comentarios de Ale y de Keyla, cito a Ray... "I agree" XP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio