Al florecito!


Nos alegramos al saber de tí,
de la felicidad en las miradas de tus padres,
de la vida que hay en ti.
Y ahora creces
entre mimos y cariños,
Pero tú, como en un plácido sueño
nos haces esperar para verte.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio