Llegó el otoño


El Otoño es un jínete que recorre el jardín levantando polvo y las hojas secas de los árboles; el Otoño lo descubro al saberme los labios resecos, partidos. El Otoño juega a ser mensajero y llevar noticias, de que la Navidad pronto llegará, que mi cumplaños ya paso. Hay con el Otoño, porque me hace alegrarme por el calor que ya se fue, emocionarme con el frío que viene. No sé, tal vez, el Otoño me cae bien porque al verlo sé que pronto estarás aquí y sentiré tu nariz fría tocando mis mejillas cuando nos encontramos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio