Son 49...

Felicidades papá!
Ayer alcanzaste a tocar con los diez dedos de tus dos manos cuarenta y nueve años!
Y siempre estás aquí, papá,
tapicero de manos ágiles,
que haz sabido aterciopelar y cuidar, amigo.
Vamos por los que nos quedan,
Te quiero.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Nos vamos hija

¿Por qué soy cristiano? De John Stott