Esta es la tercera llamada... bienvenidos...

Me gusta la ciudad, las ciudades, mi ciudad. Esta puesta siempre en escena que no descansa y donde todos participamos, ahora como actor de relleno, mañana como protagonista. En ella estamos interrelacionados todos, lástima que siempre nos enteremos de eso cuando alguien hace las cosas mal: el instante de un retraso, el minuto de más, el último de la fila; la reacción en los ojos del otro nos hace vernos, despreciarnos, conocernos. La ciudad es un gran teatro a donde vamos a observar escenas con errores. La vida vive fuera del televisor…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis