jueves, 4 de marzo de 2010

De los rechazados II

PROBLEMAS, PREGUNTAS Y SOLUCIONES IGNORADAS


Las respuestas son absurdas sino son tú, de tal forma que el rayo es Dios, el mercado un dogma, la ciencia religión, la academia Iglesia, la Iglesia club social y Dios sigue siendo Dios.

Por otro lado, el sabio, o el que presume como tal, se esmera en demostrarlo y el niño, en su ingenuidad y ternura, aprende algo nuevo a diario. Pero mientras todos están ocupados, el Señor sigue susurrando ciencia a los oídos de los sabios, es decir, los prudentes y sencillos. Porque la sabiduría no hace hogar con la soberbia ni la altivez. Basta un ejemplo: el perro aprende a sentarse, mientras su amo, imprudente, no conoce la forma de masticar su comida adecuadamente.

Y así seguimos: el judío, crédulo de derechos ancestrales pretende mostrarse y vestirse con lastima por descender de un pueblo martirizado; el cristiano, en cambio, sin importar lo que haga cree seguir siendo santo; aún hay más, el musulmán pregona, seguro de sí, que fuera de Alá no hay espacio, sin embargo no le alcanza a conocer como un Dios cercano ni Padre. Pero tres cosas olvidan ellos y aún más, de ahí que tus palabras son verdad Nazareno: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo. El problema, al final de cuentas, no son las preguntas sino las respuestas.


2 comentarios:

  1. ¿Quién dice que las segundas partes no son buenas? jajaja. No. Ya enserio, gracias por compartir estas reflexiones. Son incomodas para la soberbia

    ResponderEliminar