Camino y sombra

A mí Dios no me dio “grandes dones” (más guapo, más listo, más fuerte, más dedicado, más culto, más…), no sé, tal vez no me los dio porque no quiere que sea un “gran hombre”, sino solo un hombre, un buen hombre, y para eso me llamó a conocer a su Hijo. Con el fin de aprender lo que eso realmente significa, dejar las cosas que están de más y caminar junto a él por las veredas que él me guíe… su gracia en mí supera todas mis deficiencias y flaquezas, y su amor me llena de sus cualidades y en el camino me lleno de gozo al ver que mi sombra proyectada en el camino es igual a la de Jesús, ¡entonces sé que soy pleno!
…pero después de todo el Señor tiene misericordia, ¿no es así? Por eso me obsequió su Palabra para el camino, un poco de curiosidad, gusto por la fotografía y las letras…

Comentarios

  1. Gracias por compartirlo. Realmente eres un hombre admirable, por lo que has dejado que Él haga en tu vida y Su Palabra transforme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio