estas cosas que se llaman blog...

El problema con ellos no es hacerlos... si no que alguien los lea... algunas veces te encuentras como náufrago lanzando mensajes en botellas al mar... la mayoría las olas los regresan y de vez en vez alguien los encuentra para leer y, de vez en vez, ellos las regresan, y, si las olas de aquella otra isla no se los devuelven, alcanzan a llegar a tu isla... como rarísismas ocasiones...
En fin...

Ahora inserto el corcho en otra botella, corro rumbo al mar con ella levantada en mi mano y con fuerza la lanzo...

Comentarios

  1. A veces pasa que encuentras la botella, lees el mensaje... pero no sabes cómo lanzar la respuesta en el mar!

    ResponderEliminar
  2. Orale! Eso núnca lo pensé!!!!! suena mucho más flexible y menos berrinchudo! jjajaj

    gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis