Amor de primavera

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
de muchos sueños con nido en el presente,
¿Dejas acaso algo para mañana?
Eres primer amor de juventud,
flama intensa que consume,
energía pura de la vida.
Flor de primavera,
en cuyos pétalos deja tiernamente
por vez primera
sus besos el rocio.
A ti el amor te sonroja,
para ti todavía no tiene nombre,
Porque es solamente emoción!

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor.
Corre sin descansar y detente al llegar al sol,
pero cuida de guardarte,
para ese amor eterno
el compromiso perpetuo
y recuerda,
que las palabras,
así como las caricias y belleza son efímeras.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
vuela con hermosas alas de colores
y cuidate de la trampa del cazador,
que tus plumas son tu mayor tesoro
y la virtud está en escuchar y respetar.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
caminas inocente,
tiernamente distraida,
con la cabeza en la luna
y tus sueños en un barco en alta mar.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
te dirán loca en la primera oportunidad,
pero recuerda,
que al igual que en la vida existe dolor e injusticia,
el amor a los unos nos envuelve
y a otros los abandona a su suerte

Por eso, niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
paseate felizmente por doquier,
que ahora el mundo es como si fuera tuyo,
y yo sabré que aduviste por aquí cuando vea la estela de tu faz
y florecer mi rosal.
Porque el amor,
aunque apalabra pequeña,
es más inmenso que el mar
y su cobijo al ser humano trae paz.

Niña de ojos celestes que juegas por vez primera al amor,
no te canses de amar
y acostumbrate a ser amada,
que tus padres y hermanos
tan solo te han enseñado
un poco de como te ama Dios

Comentarios

  1. Me encantó, simplemente, me encantó! Abrazos amigos

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, después te cuento la historia de este poema y la de su dueña!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios