Finales (casi siempre son el mismo)

Soy inmune a tu cuerpo y tus labios,
Pero prefiero caminar lejos de tu encanto,
El cual me rodea pero no me toca…
…silencios, violencia de tu respirar,
El sol sobre tu rostro,
La sombra sobre mi pecho;
La batalla ha iniciado,
Una sonrisa golpea hondo y fuerte,
Entre tumultos descubro
Que soy inmune a tu cuerpo…
Pero estoy destrozado...
Parece que fuiste tú la que venciste...

(El cielo está poblado de densas nubes con formas de recuerdos)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio