Hablamos y entendemos desde contextos distintos

Tenía 17 años, acababamos de regresar a Tijuana después de estár viviendo año y medio en Durango. Por cuestiones de papeleo, mi constancia certificada de mis estudios de los tres semestres cursados en el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UJED no llegó. De tal manera que al regreso en Tijuana no entré de inmediato a estudiar, sino que busqué trabajo y lo encontré rápido. Mi empleo era cajero en una tortillería en la orilla de la ciudad, casi llegando a Tecate. El trabajo consistía en inventariar los paquetes que salían y cobrarlos, así como atender al cliente.
Sin embargo una ocasión el molinero, cuyo nombre no recuerdo, dejo una bola de masa sobre la maquina tortillera. En caso de que tú, querido lector de este escritorio, hayas tenido oportunidad de estar en una tortillería, recordarás que la masa tiende a caerse, por lo que en esa ocasión me acerqué para recogerla con el fin de que en lugar de que terminara en el suela se convirtiera en una tortilla. Pero el problema fue que mi sudadera era más grande y el "gancho de la tortillera que mueve el cortador en la parte superior" tomó mi sudadera y comenzó a cortar mi brazo. Por gracia de Dios mis compañeros de trabajo lograron apagar la maquina y evitar que me cortara el brazo.
El acccidente nos asustó a todos, mi brazo estaba "prensado" a la maquina, yo alcancé a ver que en mi muñeca tenía una cortada que por gracia de Dios fue profunda y no me lastimó la vena. A primera vista no parecía nada grave, pero cuando mis compañeros me cortaron al sudadera y logré ver el resto de mi brazo pude ver otras dos cortadas mucho más grandes que la primera. Lo único que me alentaba en ese momento era que podía mover todos mis dedos y si me pelliscaba sentía, por lo que el incidente no era tan grave. Inmediatamente me llevaron a la Cruz Roja, donde me cocieron el brazo y un dedo, veintidos puntadas en total, quince días de reposo y la indicación de no cargar nada pesado jamás con él.
Ahora que han pasado años las marcas sólo son un recuerdo, por lo regular llevo camisas de manga largas, para evitar preguntas, pues mis sicatrices parecieran los recuerdos de un intento fallido de suicido.
Pero bien, a qué bienen mis recuerdos.
Ahora que estoy dando clases estoy frente a grupos de adolescentes, que por su propio caracter y cosas de la edad, son sumamente curiosos. En una ocasión dejé a mis estudiantes de tercero un ejercicio de memoria, que escribieran su trayectoria educativa, los años y lugares en donde habían estudiado. Para ayudarles me puse por ejemplo y por supuesto, apareció ese año de trabajo en donde sufrí el incidente, todos se sorprendieron, como usualmente hacen todos cuando les relato mi historia.
Pero en otro grupo, en segundo año, no conté mi historia, y los estudiantes vieron mis sicatrices, entonces, uno de ellos tan sutilmente me pregunta, dejandome ver lo evidente "Hablamos y entendemos desde contextos distintos", me dijo: "Profe, ¿Se accidentó en una moto?"...
Contextualicemos a "Juan", mi estudiante, cuyo nombre omito. El es un muchachito que llega a la secundaria con su hermano de prepa montados en una moto. Por el colegio donde estudia su familia debe vivir con solvencia económica para pagar su educación, por lo tanto tendrá acceso a otros pasatiempos más caros
que el resto de la población... ¿Cómo él sabría que algunas ocasiones hay muchachos y muchachas de su misma edad que jamás se han subido y jamás se subirán a una moto porque tienen que ir a trabajar? Me da ternura su inocencia, su desconocimiento del mundo y la injusticia que lo llena... pero me da miedo que al crecer, al no conocer al otro, lo olvide y lo explote...
Hablamos y entendemos desde contextos distintos... cómo entiende mis estudiantes su mundo, Juan comprendió el mundo de acuerdo a su experiencia, si el profe tiene una marca de accidente en el brazo se lo hizo cuando andaba en su moto... después de todo, ¿Todos andamos en moto?
No es cierto querido Juan... tu pofe llega y se va en taxi todos los días a clase...

Comentarios

  1. Gracias por compartir tus experiencias con los chicos... Este escrito, en particular, me ha recordado que el contexto de ellos es diferente al mío. Gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios