¿Qué rara enfermedad es esta...

que nos llena de salpullido la piel?
¿A qué se debe que no nos quedamos callados y abrimos la boca para hablar, disponemos las yemas de los dedos para gotear letras?
Pensé que en la familia era el único con este problema, ¡pero ah!, síntoma de mi egoísmo, ¿Por qué siempre buscamos distinquirnos por los demás?
Creí que era el único que tenía la valentía de dejar mis pensamientos y sentimientos por escritos a la vista de todos, exponiéndolos, compartiéndolos, como gritando, como guardando silencio. !Pero no! No lo soy, mis hermanas dejan trás su caminar pequeñas palabras, que unidas unas aquí y otras allá forman "sus" ideas, expresan "sus" sentimientos y también se quejan, lloran y comparten... aquí y allá hay unos versos que son hermanos de los míos... y curiosamente tiene parecido, como si ellos son una prolongación de nuestro ser, de nuestro ritmo, del silencio...
Mi hermanas escriben, ¡sí lo hacen! y me han hecho llorar... reí... pensar... (tal vez por eso lo hacen); vamos empate, las conozco y las leo, como ellas me conocen y por piedad y un gesto de amor me leen... (más como martirio, como obligación o por gusto). Su sitio aquí.
¿Qué hay en estos genes que reclaman escribir?

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis