Sigo...

...sin acostumbrarme a la violencia en las calles, por las que camino a diario, por las que solamente caminé una vez, por las que jamás podré andar. Siento algo dentro de mi que me dice que no es normal ni natural acostumbrarme, como si esta realidad nos es impuesta a fuerzas y contra nuestra voluntad... en fin... Abdiel se queja...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis