Como no...

Las cosas buenas cuesta y cansan, cansa planearlas, esperarlas, llevarlas a cabo, cuidarlas, tan solo encuentras descanso al final, cuando están hechas; te sientas cerca a ellas, las contemplas, ries como niño sorprendido y algo dentro de ti te dice: "bien".
... ¡Cuán mejor es el cansancio que viene por pasar tiempo de calidad con lo seres que amas! sea porque hablaste, escuchaste, regalaste silencio, diste un beso, un abrazo, dijiste: "no sé", "lo siento", "me disculpas", "te perdono", "no pasa nada", "te quiero", "te amo", "te necesito", "Dios te bendiga"...
vaya que los momentos significativos vienen al por mayor, no hay que irlos a buscar, vienen a ti y te envuelven sin darte oportunidad de escapar, el dilema está en reconocerlos...
... ¿Cómo no gastarse la vida viviéndola Señor? ¿Contigo por qué no Señor, si todo está bajo tu control? ¡Yo sí quiero, cuenta conmigo Jesús mío!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio