Un lugar de esperanza

Ayer pasó frente a mí el destino, cual niño perdido llevado de la mano por la duda, su nodriza más estricta, y ni en él ni su andar hallé tu brillar; lo vi tan frágil, tan ingenuo e inocente a tal grado que desconfié de él y su paso. De seguirle me perdiera a mí mismo y moriría sin encontrarte, sin probar un instante que sepa a nosotros. Dios que extenderás cielos nuevos, la promesa de justicia es un sueño de esperanza entre las tormentas de la caída y el cansancio del camino… aquí hay un desierto que necesita tu agua… un silencio que espera tus palabras… una creación que aguarda tu redención… un pueblo que te espera… una historia a la espera de ser juzgada…

Comentarios

  1. Un sueño de esperanza, que se hará realidad... ¡Ven, sí, Señor Jesús!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis