Triste cuento

Te paseas contenta luciendo ese cuerpo tuyo que apenas conoces, pero algo parece andar mal, observas confundida por cómo te ven los demás cuando estás n medio de ellos, y no lo entiendes.
Sin embargo, al paso del tiempo, te diste cuenta que aprendiendo a usar tu cuerpo conseguías poder. Y al saberlo sonreíste. Y yo, que te vi desde el otro lado de la plaza, lamenté que hayas perdido tu dulce inocencia y sonrisa ingenua; pusiste fin al ángel bello y despertaste de los infiernos al demonio y sus pasiones.
Ahora caminas buscando que alguien te desee y logres obtener cualquier cosa de valor del mejor postor. Mataste la ingenuidad, dejaste la vida, caíste en la red de la mentira, dejaste de ser mujer para convertirte en objeto. Y de ese triste cuento todos fuimos culpables.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios