Papá

Las personas pasan y me saludan,
no las conozco,
no las culpo,
ellas a mi tampoco.
Además, no quieren saludar a mi, sino a papá.
Y yo sonrió al saber que sucedió lo que deseaba cuando niño:
parecerme a mi papá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Calaveritas 2016