Un consejo que nadie pidió

 
Escribir es la consecuencia directa y tal vez hasta natural de la lectura. La una y la otra no podrían existir por separados, se necesitan.  Y lo peor, ocupan un espíritu inquieto (como el que empiezo a creer que posees) que los una. De fondo, lo que esto demuestra es la imagen de Dios en nosotros. Por lo tanto, con el poder de la palabra y la escritura interpreta el mundo, cántale, grítale con enfado, susúrrale, invoca al amor, despídelo con frialdad, describe, inventa, destruye, crea. Hay poesía, novela, cuento. Una metáfora pastando las verdes praderas de la imaginación, tómala presa, cómela, descubre la magia que encierra, aprende a usarla; contagia a otro, busca a los que son afines a ti, lloren juntos, rían, canten, dancen a la orilla del mar, en la punta de una montaña, en las banquetas de la ciudad, siéntense a comer, duerman, cuéntense sus historias, imagen juntos, dialoguen, discutan, enfréntense entre sí, ámense, ofrézcanse un abrazo y sobre todo sus palabras, que serán para ustedes de entre sus mayores tesoros.
Cuando pienses en una persona háblale, si esta lejos, escríbele, si está cerca y deseas decir algo, el tiempo tarda más en comerse los textos escritos. Si buscas encontrar al otro extiende tus palabras, que de seguro le alcanzarán. Si deseas acercarte háblale, si sufre, consuélale. Por lo tanto, cuando te lleguen las ganas de decirlo por escrito ¡Hazlo!

Finalmente, nunca te vayas a dormir con ideas sueltas en la cabeza. Dejar por escrito los pensamientos ayuda a descansar durante la noche, nunca te duermas si tienes algo que escribir, no puedes hacer dos cosas al mismo tiempo: dormir y escribir, no luches contigo misma, disciplínate y recuerda, “todo tiene su tiempo”. Después de todo, usar la palabra es recordar que Jesús mismo es la Palabra de Dios que nos habla... encuentra y pide una respuesta.

Comentarios

  1. Wow! esto realmente me llegó... ¡que coincidencia!
    Comprendí que eso de dormir con ideas sueltas.. es como escribir en la arena, enseguida vienen las olas del sueño y se desvanecen.. al día siguiente no queda nada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios