Romper el silencio



Grito tu fracaso
mi impotencia,
nuestro llanto,
grito antes que tu mano intente callarme
grito de coraje a tu paso,
por la muerte de mi paciencia
y por mi resistencia a humillarme
ante la bota del poder y arrogancia.

Gritando le pongo palabras a nuestro llanto,
Acción a nuestra reacción,
Símbolo que te deslegitima
Y última llamada de atención.
Gritando te grito: ¿Hasta cuando?

Aquí gritamos, 
aquí a dónde no vienes
y a dónde no me quieres dejar venir.
Aquí estamos,
en las calles que seguirán siendo nuestras y no de ustedes.
Aquí estamos,
donde no nos vamos a rendir.
Aquí estamos,
con la violencia de la determinación
Aquí,
dónde las ideas son nuestra mejor demostración de fuerza.
Aquí,
donde no te interesa venir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis