Promesa



No es un desierto lo que yace aquí

ni un mar en calma,
todo lo contrario


es anuncio de primavera...
semilla escondida,

corriente trémula indomable

pasiva.


No olvido escribir...
pienso...
...sueño...
...deseo.

Tengo historias, como frutos verdes que cuelgan de mis d
      e
      d
      o
     s

acumulados en la cabeza....
...el corazón o la panza,

o en ese sitio

donde les brotan a las personas que las escriben 

pero yo todavía no puedo darles vida 
por lo que pacientemente espero

y espero 

para ser el pájaro que come del higo maduro 

al descuido del jardinero.

No es un desierto lo que yace aquí

ni un mar en calma

sino todo lo contrario:

es primavera oculta

y tormenta.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios