La oración

Lucas 11 Un día, Jesús fue a cierto lugar para orar. Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le pidió: —Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores.  Jesús les dijo: —Cuando ustedes oren, digan: “Padre, que todos reconozcan que tú eres el verdadero Dios. ”Ven y sé nuestro único rey. 3 ”Danos la comida que hoy necesitamos. ”Perdona nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a todos los que nos hacen mal. ”Y cuando vengan las pruebas, no permitas que ellas nos aparten de ti.” También les dijo: «Supongamos que, a medianoche, uno de ustedes va a la casa de un amigo y le dice: “Vecino, préstame por favor tres panes. Un amigo mío, que está de viaje, ha llegado y va a quedarse en mi casa; ¡no tengo nada para darle de comer!” Supongamos también que el vecino le responda así: “¡No me molestes! La puerta ya está cerrada con llave, y mi familia y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte los panes.” Si el otro siguiera insistiendo, de seguro el vecino le daría lo que necesitara, no tanto porque aquél fuera su amigo, sino para no ser avergonzado ante el pueblo. »Por eso les digo esto: pidan a Dios y él les dará, hablen con Dios y encontrarán lo que buscan, llámenlo y él los atenderá. 10 Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido. 11 »¿Alguno de ustedes le daría a su hijo una serpiente si él le pidiera un pescado? 12 ¿O le daría un escorpión si le pidiera un huevo? 13 Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con mayor razón Dios, su Padre que está en el cielo, dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan.»
Si pudieras pedirle a un carpintero/plomero/jardinero/astrónomo/ 

que te enseñe algo ¿qué pedirías? 

Al leer los evangelios nos damos cuenta como también los discípulos de Jesús se acercaron a su Maestro para que les enseñara (después de todo eso hacen los maestros, enseñan). Sin embargo es interesante la solicitud , no le piden un curso de multiplicación de pan, de iglecrecimiento para aumentar el número de seguidores, de técnicas de evangelismo efectivo, ni de expulsión de demonios, nada de acerca de sanar o pastoreo. La solicitud es enséñanos a orar (v.1). Esta solicitud surge de la vida de oración de Jesús mismo, (v.1),  ellos ven a su maestro dedicarle tiempo a la oración, así que pensaron que orar era importante. En este pasaje Jesús regresa de un tiempo de oración y uno de los discípulos hace la petición: “Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores.” Los discípulos preguntan en los términos de su contexto, ellos eran judíos y su vida religiosa estaba ligada a sinagoga local, las fiestas y leyes de la Torá. La solicitud "como Juan el Bautista enseñó..." demuestra que Juan, como profeta que fue, estuvo regresando al pueblo y sus prácticas religiosas a la esencia de la Ley y los discípulos de Jesús era de esperar que aprendieran algo similar a su maestro. 
Imaginemos al grupo de discípulos, Jesús responde: “Sí, yo les enseño”, es probable que cada uno imaginara su propio cuadro de lo que Jesús haría. Tal vez nosotros cuando estamos en una situación similar dejamos de hacer cualquier otra cosa para prestar atención, guardamos silencio, tomamos nota en un cuedernito o usamos el celular para escribir una nota virtual, guardamos todo en una foto o video. Los discípulos estaban expectantes.
Pero algo parece que no sale bien. ¿Cómo responde Jesús la solicitud? (v. 2-4) Nada de grandes cátedras, nada de posturas extravagantes. Tan sólo ¡Una oración que dura menos de 30 segundos! (considerando el Padre Nuestro que registra Mateo capítulo 6) Lucas registra un concentrado de la oración conocida como Padre Nuestro, pero ¿Qué sucede con el Señor? ¿Por qué hace eso? ¿Acaso está entregando las palabras “mágicas” para que Dios nos escuche? Jesús muestra la actitud con la que debemos orar.

Orar es un acto personal y comunitario.
Padre, que siempre sea santificado tu nombre. Que tu reino venga pronto.”

La solicitud y la oración están dirigidas a una persona. En la oración todo es personal, se da por hecho una relación entre el orante y a quien se dirige la oración. Oramos a una persona, a Dios que es personal, no una fuerza o energía impersonal. Al orar estamos ante una presencia, la del Otro a quien Jesús nos enseñó a llamar a Dios Padre: “Padre, Padre nuestro.”, y a los que oran junto con nosotros “herman@s”. Por lo tanto no puede existir oración sin relación, al menos no entre los discípulos de Jesús.

Orar es un acto de inconformidad y resistencia al mundo.
Que tu reino venga pronto”
Oramos en busca de Dios desde nuestro contexto saturado de injusticia, miedo, dolor, maldad, depresión, infelicidad y soledad: y decimos: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo, así también en la tierra.” Venga tu reino, no la tiranía de la democracia; tu reino, no el de los poderosos; tu reino, no el de miedo que infunden los narcos; tu reino de justicia, paz y amor, porque nuestro rey es “clemente y compasivo, grande en misericordia y lento para la ira”. Por eso oramos que se haga Su voluntad aquí como se hace en el cielo. Oramos porque pedimos que Dios mismo venga y perfeccione su reino ya. Oramos desde la inconformidad de pensar que algo en el mundo va mal y que no debería ser así; oramos desde la frustración ante la corrupción justificadamente molestos y oramos porque creemos que nuestro Dios y únicamente Él puede  resolver esto de fondo.

Orar es asumir una posición de vulnerabilidad
Danos cada día el alimento que necesitamos”
Para los poderosos y autosuficientes la oración es humillante. No la necesitan, ellos piensan que pueden lograr todo sin ayuda de nadie. La oración no es para los exitosos que alardean de sus capacidades.
Sin embargo, Jesús nos enseña que nuestro corazón y actitud al orar es la de vulnerabilidad, asumiendo nuestra fragilidad de seres humanos creados. Somos más débiles de lo que pensamos, hay tantas situaciones cotidianas que nos pueden lastimar, dejar inmóviles o arrebatarnos la vida. No fuimos hechos con grandes caparazones para protegernos, nuestros órganos vitales se esconden detrás de la cortina de las costillas y el cerebro no tiene nada que lo proteja fuera del cráneo. Además, necesitamos más cosas de las pensadas, oxígeno, comida, vestido, techo, relaciones, agua.  La oración que Jesús enseña se concentra en reconocer nuestra incapacidad de satisfacer nuestras necesidades más básicas como alimento. La oración que Jesús enseña reconoce a Dios como nuestro sustentador, por eso pedimos a Él: danos el alimento que necesitamos. Se nos enseña a pedir al día.
La oración tampoco es para el ambicioso ni el avaro. Se nos enseña a reconocer que hoy tenemos vida, por lo tanto, pedimos hoy el alimento que nos sustenta hoy; mañana, si Dios quiere, pediremos por mañana. La oración de Jesús nos deja ver que a Dios le agrada relacionarse con nosotros, porque quiere que vayamos a él diario en busca de nuestro sustento.
Oramos también porque reconocemos que hay circunstancias que nos sobrepasan y nosotros no somos todopoderosos para cambiarlas como Él sí podría. Por eso oramos a quien si tiene poder para hacerlo. Oramos reconociendo nuestras debilidades, limitaciones, obstáculos,  necesidades y tentaciones. Oramos diciendo: “Señor, estas situaciones son mayores que yo, no puedo llevarlas sol@, te necesito porque de otra manera esto me aplastará.”

Orar es reconocer y vivir la gracia de la salvación
Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben”
Los que oramos reconocemos que nuestra viga en el ojo es más grande que la paja en el ojo de nuestro prójimo, que no somos bueno, perfectos y que por nuestros medios (obras) no podemos hacer nada para ser aceptad@s por Dios ni recibir su amor. Oramos pidiendo perdón de nuestros pecados, conscientes e inconscientes. Oramos como receptores de la gracia, perdonamos a otros como el Señor nos ha perdonado. Orar la oración que Jesús nos enseñó es después de perdonar. El orante perdona hasta “setenta veces siete”. El corazón del que ora no alberga venganza, ira o resentimiento, es libre porque perdonó, ya que recuerda que él mismo fue perdonado. Nuestros pecados, rebeldías y ofensas a Dios son mayores que todas las ofensas recibidas.

Orar es reconocer nuestra necesidad de cuidado
Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.”

La oración finaliza reconociendo la necesidad de protección. Oramos para que Dios nos cuide de ser tentados (Dios no nos tentará a pecar, sino que oramos para que Él nos libre de encontrarnos en una situación tentadora que nos presente oportunidad de desobedecerle) porque reconocemos que nuestra naturaleza es egoísta y siempre buscará su propio bien. Tendemos a obrar todo lo contrario al Dios de misericordia. Oramos por protección porque solo Dios puede salvarnos del malo y los que se oponen a su evangelio. Oramos con la seguridad que  solamente Dios ofrece, el poder para vencer la tentación y la protección de la oposición a su reino.

Jesús enseñó en otros momentos que el orante se parece más a una viuda desvalida que pide, a un recaudador de impuestos pecador o  un amigo que no puede satisfacer las necesidades por la noche. Jesús enseñó que Dios escucha. Por eso nos invita a buscar, llamar, pedir. Dios es amoroso, se deja encontrar, responde y da.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis