viernes, 24 de octubre de 2014

Donde serena la noche

Requiem por Ayontizapa
I

Su agonía nos despertó
todos estamos iguales en Iguala
                               amordazados
                               llenos de miedo y rabia
mirándonos como extraños al borde del abismo
                                                  a donde violentamente nos empujan

nos maldicen y cubren de vituperio

¿y nuestros cuerpos?
                                               ¿quién los encontrará?
subiendo la colina para nosotros no hay madrugada
aliento de muerte
                                               sonríen
                                                                              lo disfrutan

centellas de injusticia pronostican tormenta
                                               compañeros en el suelo
                                                                                              muertos
amartillado está el poder que escupe fuego
                                               y no hay suficientemente agua en nuestras lágrimas para detenerlo.


 II

recibe Señor de Iguala nuestras almas
y arrebátanos de sus manos
ten misericordia de nosotros
Jesús bendito 
sálvanos de sus manos
desciende con nosotros a la fosa mal cavada
a donde seremos arrojados
                               ten misericordia de nosotros
                               Jesús bendito 
                               sálvanos de sus manos

¿a dónde llevan a los jóvenes?
¿a dónde se los llevaron?

Dios golpeado subió conmigo  
en la camioneta donde nos amontonaron
                               ten misericordia de nosotros
                               Jesús bendito 
                               sálvanos de sus manos
al bajar en Pueblo Viejo
entre la noche y el tiempo
le perdí la vista
allá nos entregaron
allá nos mandaron asesinar.

                                               cayó él primero de brazos abiertos
con una bala entre sus sueños
no temo descender
si allí está él primero

III

“¡Vivos se los llevaron
vivos los queremos!”

ojalá resuenen nuestras voces en las esquinas de sus alcobas  
pierdan el sueño
olvidándose de la sonrisa grosera
                                                               obscena
temiéndole a las paredes donde pululan las sombras

ojalá encuentren penumbra
donde serena la noche
y no descansen los asesinos


IV

recibe Señor a tus hijos de Ayotzinapa  
y concédeles tu reino
                                                    esperanza a quienes les harán falta
aún están asustados
                                                                      consuela a sus madres
condúceles con tiernos cuidados
a sus casas donde nunca regresaron

recíbeles Señor y dales el descanso de los inocentes
                la justicia aquí negada
                ábreles sus bocas cerradas
                para que lloren su martirio
otórgales la paz
                arrebatada por las fieras del cerro
                mientras hacían camino a Pueblo Viejo
tú que estuviste con ellos y sentiste la misma vergüenza
hazles saber que al menos a ti sí te importan.


V

Sembrados están los cerros de Iguala,
las praderas desde Saltillo hasta Guadalajara
y en las sierras
¿Cuántos hay?
y en las selvas
¿Cuántos quedan sin encontrar?
semillas regadas por las noches con sangre
aquí ya no están
                                               se los llevaron
a florecer al monte.

VI

¡Cayó!
¡Por fin cayó la orgullosa bestia!
la que emborrachó al país con el vino de su codicia
mordió el polvo en Chilpancingo
y su eco resonó en Michoacán
                                    Los Pinos
                                                Oaxaca
                                                       Chiapas
                                                                Durango
                                                                         Tamaulipas
                                                                                      y Guanajuato
lloren a la bestia sus amantes
a quienes ella alimentaba
                                           lloren porque se le han secado sus senos
                                                    y la copa de su mano se ha vaciado
                                                 lloren porque su dinero fácil se agotó
                                                          lamenten su falta de impunidad
                       sollocen por la desaparición de su licencia para matar
lloren los malditos a la bestia que desciende
abandonen inútiles esfuerzos de sostenerla
con escándalos, mentiras y telenovelas

VII

recorren los túneles sin respeto             
luciendo sus placas en el pecho
vigilando las sombras
                sembrándoles delitos
                                               ebrios de poder
                                                                intocables los municipales
                                                                                jinetes del diablo
                                                                         sonriendo satisfechos
la radio suena
                suena
                suena

“no vale nada la vida
nuestras vidas no vale nada
comienza siempre llorando
y así llorando se acaba
por eso en este “mundo”
la vida no vale nada"

bonito León Guanajuato
con Cervantino y muchachada
ahí le quitan la vida
y se reparten el alma
allá en su León Guanajuato
para ellos
su vida no vale nada…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario