MUDANZA PARTE 1

El cambio de vivienda implica una transformación del estilo de vida. Por ahora quiero dejar mis impresiones por lo que se queda. Ale y yo estamos por mudarnos a Vancouver en  Canadá, por un año sabático de estudios y descanso. La práctica de la mudanza no es nueva para mí, tengo experiencia en cambios locales y nacionales. Pero esta ocasión es diferente por la persona, los motivos y el lugar. Entre los preparativos de la maleta surgen ideas que son imposibles de empacar. Deben quedarse y no hay mejor lugar que “sobre el escritorio”.


Moverse implica renunciar voluntariamente a muchas cosas, personas, prácticas, lugares y trabajos. Somos de los pocos afortunados para quienes migrar a un país de primer mundo, con todos los documentos y permisos en regla, es una opción planificada y no una necesidad urgente por sobrevivir (como los tantos otros paisanos). Nuestros recursos son insuficientes para solventar nuestras necesidades en otro país. Nuestro caso no es el ejemplo de la autorrealización. Por el contrario, hemos visto la provisión de Dios para este viaje de muchas formas, entre ellas el ahorro.

Antes de salir tomamos decisiones. Una de ellas fue la de renunciar a un trabajo en una institución educativa donde laboré seis años. Algunas personas al saber esto se preocuparon genuinamente, temiendo que “desaprovechara” esta oportunidad. Soy consciente que la situación laboral de la gran mayoría de los egresados universitarios no es del todo positiva. Los índices de desempleo son altos. Probablemente seré de las últimas generaciones que consiguió un empleo “estable y seguro”  en cuanto egresé. Por esa razón “dejarlo” es un shock.  Pero creo que esta nueva etapa demanda una profunda confianza en Dios y su oportuna provisión sin nómina de por medio. Quiero confiar. Después de todo nosotros nos mudamos pero Dios permanece: "Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación." (Santiago 1,17).  No me jacto de una “súper fe”, solamente me explico a mí mismo como mejor entiendo.

P

Comentarios

  1. Cuando haces bien tu trabajo creas una reputación que te seguirá toda la vida y que te abrirá puertas asiw que vete seguro a esta nueva aventura ya que cuando regreses sin duda habrá algo esperándote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis