¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

Desde hace unos meses se vive un ambiente acalorado en México entorno a la propuesta que la Presidencia hizo para reformar la Constitución para permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo. Las reacciones no se pudieron esperar. Por un lado, las personas en favor de este tipo de iniciativas “lanzaron las campanas al vuelo”. Los principales diarios y medios electrónicos celebraron la noticia en primera plana acompañándola de elogios y reconocimientos. Al mismo tiempo se generaron otro tipo de reacciones, digamos contrarias. Estas reacciones vivieron de parte de los sectores de la sociedad que los medios de comunicación, críticos de blog, usuarios de Twiter, Facebook, intelectuales y activistas sociales denominan como “conservadores.” Esta amplia gama heterogénea de “conservadores” no está de acuerdo con la iniciativa Presidencial y consideran, con base en su opinión personal, fe, ideología o libre expresión, que el Estado debería reconocer únicamente como matrimonio y familia, solamente a la compuesta por un hombre y una mujer. Lo que de ahora en adelante llamaremos, para usos prácticos: “familia natural o del diseño original”.  

En esta ocasión escribo pensando en “los de casa”, es decir, para los que como yo se identifican como cristianos. No obstante, tengo en mente particularmente a los evangélicos, esa “minoría” de la cual también soy parte. No cuento con todas las lecturas, herramientas ni tiempo para hacer tal vez un análisis tan agudo. Lo que escribo es “a ojo de buen cubero”.

Hoy 10 de septiembre de 2016 el Frente Nacional por la Familia convocó a una marcha a favor de la familia, que significa: estar en contra y hacer todo lo posible para evitar los matrimonios entre personas del mismo sexo, la educación sexual que reconoce más de dos géneros y la adopción infantil por matrimonios formados por personas del mismo sexo. 

Como evangélico lamento este tipo de movilizaciones. No pienso que salir a una marcha o manifestación sea un error. Yo mismo he marchado ocasiones anteriores contra la violencia, la democracia, una contra la imposición de EPN en 2012, etc. Pero estoy convencido que para el tema de los matrimonios del mismo sexo, las marchas solo demuestran que “sale más caro el caldo que las albóndigas”. Fuera del acto de “expresión de la libertad, presencia pública y oposición al tema”, los evangélicos salieron hoy a la calle a que “les den golpes mediáticos”. Basta con revisar hoy por la noche los encabezados de los principales diarios locales, regionales o nacionales. Por todas partes se cubre la nota y no falta una crítica velada o directa cuestionando la marcha por la familia.  Se recrudecerán las posiciones. Cuestiono la utilidad del ejercicio cívico en función de los resultados que obtenga. No pienso que la sociedad se mueva un grado en su opinión del tema.



Estoy convencido que la reforma constitucional para reconocer los matrimonios homoparentales se llevará a cabo en México, si no hoy, sí en los próximos años. Ahora, no subestimemos la racha de fracasos de Peña Nieto. Tampoco me sorprendería que a Peña esta propuesta de reforma también se le caiga como se le han caído otras en su administración. En todo caso, no sería un logro del movimiento pro familia natural, sino de la poca habilidad política (estupidez) presidencial o el “mal karma” que sigue a Peña.

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?  Ustedes me perdonaran si inicio citando al filósofo Slavoj Zizek y no el Evangelio, pero es muy pertinente. Si me preguntaran si asistiría a la marcha respondería como Zizek: “No actúes. Solo piensa”. 

Esta marcha demuestra a toda la sociedad nuestro lado más grotesco: la poca comprensión del tema, el corporativismo eclesiástico, la ignorancia del Evangelio, falta de una cosmovisión bíblica, la incapacidad de entender el contexto y la nula posibilidad de conectar las buenas noticias de Jesús a esta generación.  Un contacto mío de Facebook transmitió en vivo desde la marcha en Tijuana, antes de terminar la transmisión realizó una invitación pública para integrarse a la marcha, no sin antes mencionar: “Si eres hombre te traes camisa azul; si eres mujer te traes camisa rosa…. Jóvenes y niños: blanco (sic). ”



A continuación expongo algunos de los fracasos que según mi parecer la marcha del día de hoy manifestó.

Fracaso #1 La  ignorancia y la incongruencia

No se me hace raro que hace un par de semanas el pastor de una iglesia pentecostal pequeña o una megaiglesia neopentecostal haya subido al púlpito e invitado a los feligreses a unirse a la marcha. Probablemente citaron alguna parte de las Escrituras, soltaron una genuina preocupación y hayan explicado a groso modo el problema. Pero el problema es la ignorancia. Como en muchos otros temas las iglesias son ignorantes del acontecer actual. Ya porque no ven noticias, o ven los noticieros oficialistas lamebotas, porque no leen periódicos o sencillamente porque no les interesa. El punto es que muchos de los marchantes del día de hoy desconocen el por qué y el para qué la marcha. O tienen un conocimiento superficial y en algunos casos equivocados.

Al mismo tiempo, ya muchos han encontrado en esta incursión política con el tema de los matrimonios homoparentales una incongruencia. ¿Por qué sí marchan contra los matrimonios entre personas del mismo sexo pero no dicen nada sobre la violencia o la corrupción? Muchas de las personas que hoy salieron a la calle a manifestar su repudio a la iniciativa de Peña votaron por él o cuando la sociedad se organizó para exigir elecciones limpias no dijeron nada.


Esta marcha, convocada por el Frente Nacional por la Familia (ya el nombre suena combativo, fascistoide y mocho) tiene el efecto de agrupar a todos en la misma bolsa. Me preocupa que en efecto la presencia de El Yunque detrás del Frente. Pero me preocupa más que el miedo a lo desconocido lleve a los evangélicos a militar codo a codo con organizaciones como estas.

Fracaso #2 La incapacidad de acción política.

Yo no he leído qué sigue después de la marcha. ¿Se propondrá algún tipo de recurso legal? ¿Hay oportunidad de darle curso a esta inconformidad por las vías adecuadas? ¿Qué fuerza política puede tomar este sentir ciudadano? ¿Acaso el PES cometerá suicido político al “salir del closet” del laicismo y hacer suyas esta propuesta ahora que ya es un partido oficial que recibe recursos federales? En este tema creo que los evangélicos dependen de todas las “palancas” de la iglesia católica para aspirar a un éxito. Yo dudo que los evangélicos impliquen un bloque políticamente hablando. En todo caso, si así fuera representaría al 7.6% de la población nacional (según los números del INEGI).

El punto es que el hermano o hermana de la iglesia promedio no sabrá qué hacer después de la marcha. El grupo de pastores ¿Qué acciones políticas conocen para incidir en la vida política? Porque en México la ciudadanía participa e incide en el gobierno (sarcasmo gratis). En mi opinión muchas iglesias o congregaciones han fracasado al atarse las manos porque no tienen profesionistas en sus feligreses o porque si los hay éstos están más interesados en su trabajo y el bienestar individual que involucrados en el mejoramiento de la sociedad.

Fracaso #3 La ignorancia del Evangelio, la incapacidad de entender el contexto y la nula posibilidad de conectar las buenas noticias de Jesús a esta generación.

Este es un fracaso doloroso. Muchas personas en las iglesias desconocen qué es el Evangelio. Cuando se les plantea directamente la pregunta: ¿Qué es el evangelio? Responden con una serie de conceptos e ideas en tono de verdades absolutas muchas de ellas ajenas al contenido de la Biblia. Tristemente no conocen a Jesús ni sus enseñanzas.

Por otro lado la teología de algunas congregaciones no alcanza para este tiempo y sus complejidades. Dos ejemplos: 1) la separación sagrado/secular, donde se reconoce que ciertas actividades son “espirituales o para el Reino de Dios” y otra seculares que todo mundo realiza pero en donde parece que nada tiene que ver con Dios. Así se dice que: fulanito de tal, que canta todos los domingos en “su trabajo secular” se dedica a tal o cual cosa. 2) el dispensacionalismo que impera en la mayoría de las congregaciones afecta la forma de entender la sociedad. Un pastor de la vieja guardia decía hace más de treinta años: “¿Para qué van a estudiar si Cristo ya viene?” El problema es no pensar bíblicamente sobre el mundo.

El evangélico promedio no se caracteriza por ser una persona observadora de la sociedad, o alguien abierto a escuchar opiniones diferentes a la suya ni mucho menos alguien dispuesto al diálogo. Ahí está el problema de fondo. No sabemos cómo escuchar, como dialogar o convivir en una sociedad con ideas diferentes. Mucho menos sabemos cómo se conecta el Evangelio con otras áreas de la vida. Por ejemplo, sobre todo el amplio tema de las preferencias sexuales. ¿Cómo entendemos que nos estamos ahogando en un vaso de agua? Qué el énfasis enfermizo de la sociedad actual por la libertad de la identidad a partir de la sexualidad es una antropología reduccionista de lo que significa ser persona. Considero que como cristianos no deberíamos estar tan preocupados por este tema sino en cómo mostrar el amor de Cristo porque nuestra identidad no está determinada por nuestro sexo o género. Pablo escribió, en Gálatas 3,28: “No hay Judío ni Griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos son uno en Cristo Jesús”.

Una nota al pie de página.

Con este texto me propuse plantear una crítica a las formas de actuar. Sobre el tema de esta entrada de blog, yo mismo me encuentro investigando y reflexionando para construir una opinión. Sigo opinando, a partir de mis valores, fe, convicciones y entera libertad de expresión que no estoy de acuerdo con un estilo de vida homosexualidad. Al mismo tiempo estoy convencido que nadie debe ser objeto de discriminación por su preferencia sexual. Tal vez todo este tipo de reformas se encamina precisamente para evitar esa discriminación. En otra entrada de blog escribiré más sobre eso.
Termino este texto citando una historia del Antiguo Testamento que está en el libro de 2 Crónicas, capítulo 18.

En una ocasión Acab, rey de Israel, invitó a Josafat, rey de Judá, a unirse con él para atacar a Siria. El rey Josafat aceptó la invitación pero preocupado le pidió a Acab que consultara a Dios primero sobre la acción que estaban a punto de emprender. El rey Acab convocó a cuatrocientos profetas y todos ellos les dijeron que fuera a la guerra porque Dios entregaría al enemigo en sus manos. Sin embargo, algo no le cuadró bien al rey Josafat y le preguntó a Acab si había un profeta de Dios de su pueblo. Acab respondió que sí pero que no le gustaba consultarlo porque nunca profetizaba nada bueno, siempre cosas malas. Total, el rey Acab mandó llamar al profeta  Micaías. Pero el soldado que fue por el profeta le advirtió que profetizara cosas buenas como lo habían hecho ya los cuatrocientos profetas. Micaías dijo que sólo hablaría lo que Dios le dijera. Cuando llegó el profeta le preguntaron si debían o no subir a pelear contra Siria, él respondió: “sí, vayan a la pelea, les irá bien”. Pero Acab notó el sarcasmo y le pidió que le dijera la verdad. Entonces Micaías le dijo: “No suban a pelear, váyanse a sus casas. Dios mandó un espíritu de confusión a los profetas para que suban a pelear y mueran.” El rey Acab se molestó tanto que ordenó el arresto del profeta. “Manténgalo preso hasta que yo regrese”, dijo el rey. Micaías respondió con la seguridad de quien conoce la voluntad de Dios: “Si tu regresas con vida Dios no habló por mi boca”. Al final de esta historia los reyes subieron a pelear y fueron derrotados. Al final del día murió Acab.


¿Qué tiene que ver este pasaje con la marcha del día de hoy? El que tenga oídos para oir que oiga.  

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Una visión pesimista. Pienso que a las iglesias les falta información y son válidos varios de los puntos citados, pero debemos asumirlos como complementos necesarios y no como razones para una perspectiva derrotista.
    Además, que las iglesias se manifiesten en este caso es bueno porque pocas cosas afectarán tanto a las personas, de manera impuesta y masiva, como la ideología de género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos. Estoy de acuerdo con que las personas "no las iglesias como instituciones" se manifiesten y expresen sus opiniones. Creo que el marco legal del país lo permite pero no así a las organizaciones religiosas.
      Considero que no podemos mezclar lo civil y religioso porque corremos un riesgo aún mayor. Sigo investigando sobre las consecuencias de las reformas y lo que llamas ideología de género.
      Sobre la falta de información, creo que es un deber informarnos sobre el tema, todos. Más si se hará actos políticos. El riesgo de no hacerlo es gravísimo.

      Eliminar
  3. Una visión pesimista. Pienso que a las iglesias les falta información y son válidos varios de los puntos citados, pero debemos asumirlos como complementos necesarios y no como razones para una perspectiva derrotista.
    Además, que las iglesias se manifiesten en este caso es bueno porque pocas cosas afectarán tanto a las personas, de manera impuesta y masiva, como la ideología de género.

    ResponderEliminar
  4. Excelente análisis encuentro mucha similitud con mis reflexiones lo digo como cristiano y sociólogo.

    ResponderEliminar
  5. Veo la inquietud pero no considero que todos los creyentes deban ser analistas, teólogos y estudiosos del mundo contemporáneo para tener una opinión adecuada, al menos, eso sí, se debe exigir de los pastores o líderes de la iglesia. Sentí como que quiso decir que la mayoría de los marchistas fueron borreguitos acarreados. Mencionas además que no sabes cuál es el curso de acción política de los líderes eclesiásticos y de los organizadores civiles, pero desde antes de la marcha hay ciertas acciones legales que se están llevando a cabo, además de que en la misma marcha, no se si en todos los lugares se les explicó qué sigue, cuáles deben ser los acercamientos políticos que se deben hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erik. NO estoy de acuerdo en el punto que dices que "no considero que todos los creyentes deban ser analistas, teólogos y estudiosos del mundo contemporáneo para tener una opinión adecuada, al menos, eso sí, se debe exigir de los pastores o líderes de la iglesia." Por mi parte, creo que sí, todos los ciudadanos debemos estar informados sobre el tema que nos atañe y no dejar ese derecho y obligación a otras personas para que nos digan qué pensar o hacer. Además, la perspectiva donde en la iglesia hay clérigos especializados y laicos me parece equivocada. Todo el pueblo de Dios, la iglesia de Jesús, es un pueblo de reyes y sacerdotes.
      No creo usar la palabra "borregos" para referirme a los marchantes. Aunque creo que pudiera haberse dado el caso de que algunos sí hayan ido en esa condición. Como los "paleros" de cualquier mitín político.
      Sobre las acciones del FNF, sigo informándome. Me ayudarías mucho si puedes referirme a una página donde se publique esa información.

      Eliminar
  6. luego también dices que lo único que se ha ganado es recrudecer la opinión negativa de la opinión pública o mediática, no creo que sea menos de lo que ya era, pero hoy la gente y el mundo sabe cuántos "ultra conservadores" hay en México (etiquetas para denostar y menospreciar nuestras opiniones). Que si por qué no se ha marchado por otras cosas?, no creo que ninguno de los otros temas haya tocado el sentir de los padres de familia ante lo que esta reforma puede generar para sus hijos y las futuras generaciones, porque no sólo sistematiza la enseñanza de la ideología de género sino que perpetua una ley que degenera el concepto sagrado de lo que es matrimonio. En los otros casos como el narcotráfico hay leyes en contra, pero acá la misma ley es ilegítima. Sobre que hay que oír a las minorías y tener respeto, creo que se ha oído mucho la voz mediatizada del colectivo LGTB desde cuando, de tal forma que la cultura ha sido impregnada de ella, pero no lo era así hace 20 o 30 años, por eso hay tantos que saltan y no ven con buenos ojos algo como esto. Sí es cierto, necesitamos recuperar los espacios culturales y políticos, pero considero que esto puede ser un parteaguas para que muchos se den cuenta de esta necesidad. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo. El problema sí es "la derecha, los conservadores y ultraconservadores" políticamente hablando. Ellos ahora tratan el tema de familia, los evangélicos se unen, pero esos mismos conservadores pedirán que la "religión natural de México es la católica". El problema es que los evangélicos se identifiquen con el FNF y le den apoyo y soporte.
      Sobre las marchas sobre otros temas, creo que la delincuencia, la violencia, la corrupción afectan tanto a las familias como cualquier otro tema. Los políticos se están acabando el país y qué dejarán para los niños? Las condiciones estructurales del país ponen en riesgo a los padres, hijos y a las familias todas.

      Eliminar
  7. Muy pesimista, hay que felicitar a los del Frente Nacional, tenemos ya iniciativas ciudadanas a favor de nuestra postura más el apoyo de las marchas generan una gran presión en los medios, aparte es mejor que nos critiquen por hacer algo de ruido a que nos critiquen por no hacer nada. Aún la mala publicidad es publicidad gratis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isra. Gracias por tu lectura.
      Creo firmemente que los evangélicos debemos distanciarnos del Frente. La "presión" de las marchas no significan nada, fueron opacadas por las opiniones de los artistas, analistas y blogeros.. Se vieron mal. No sé si la mala publicidad sea necesariamente buena. Considero que se está perdiendo más de lo que se está ganando. Además, no todos los evangélicos están en la misma postura. Varias denominaciones han hecho declaraciones a favor de la laicidad, la separación de la iglesia y el Estado.
      El FNF representa una corriente política peligrosa para el Estado e incluso para los mismos evangélicos.

      Eliminar
  8. Muy pesimista, hay que felicitar a los del Frente Nacional, tenemos ya iniciativas ciudadanas a favor de nuestra postura más el apoyo de las marchas generan una gran presión en los medios, aparte es mejor que nos critiquen por hacer algo de ruido a que nos critiquen por no hacer nada. Aún la mala publicidad es publicidad gratis

    ResponderEliminar
  9. Estoy muy de acuerdo contigo, yo no soy ni catolico ni evangelista ni nada por el estilo, pero si me inclino a seguir la ley natural, yo no pienso que hayan ido como borreguitos como menciona mi tocayo Erik Ramos, pero como dices tu si tienen que ir con una idea clara del tema, su intension es buena y en el corazon siente lo que es correcto, pero si afecta ante la vista del resto de la sociedad, tampoco me parece nada pesimista, si no muy realista.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra leer una reflexión acertada. No creo que sea pesimista, creo que mides correctamente con datos y observaciones claras y congruentes. A propósito, me agrada tal estudio que le has dado a las escrituras bíblicas, parece que se han basado en calmar el odio y la ignorancia ahacia los que piensan distinto y se han concentrado en difundir paz. Me hubiera gustado ver tu opinión acerca de que marchan también por quitarle un derecho a un tercero. Ojalá podamos vivir religión y política cada uno en su correspondencia. Por que eso de luchar fervientemente por las verdades son cosas delicadas en las cuales uno debe saber con qué fin lo hace. Unas de las principales formas de interacción en las relaciones sociales son: cooperación o depredación. Saludos Abdiel, que chida tu lucidez :)

    ResponderEliminar
  11. Me parece que estas muy verde en el tema. Esperare a qué te documentes más para qué comentes algo más objetivo. Te sugiero leas la Constitución, la propuesta de Reforma de Ley de EPN, las corrientes filosóficas modernas, las Normas Internacionales de Derechos humanos, los casos similares en otros países, el criterio de la SCJN, la ideología de género, datos estadísticos de la homosexualidad, las implicaciones legales, sociales y educativas de la propuesta de EPN, etc. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  12. Me parece que estas muy verde en el tema. Esperare a qué te documentes más para qué comentes algo más objetivo. Te sugiero leas la Constitución, la propuesta de Reforma de Ley de EPN, las corrientes filosóficas modernas, las Normas Internacionales de Derechos humanos, los casos similares en otros países, el criterio de la SCJN, la ideología de género, datos estadísticos de la homosexualidad, las implicaciones legales, sociales y educativas de la propuesta de EPN, etc. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge. Gracias por tu lectura. No me considero un experto en el tema. Mi entrada del blog no pretendió agotar el tópico. Creo que fui objetivo en torno a mi postura desde la cual escribí. Si por objetividad se refiere a posicionarme a favor del FNF creo que no lo haré.
      Sigo leyendo la Constitución y demás información sobre el tema y sobre todo ¿Cómo respetar la diversidad de ideas sin imposiciones? Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis