MUDANZAS PARTE 5: El viaje y tocar base

Cuando las maletas estuvieron listas en la sala del departamento (en Tijuana), Ale y yo nos dimos cuenta que llegar a Vancouver sería una odisea. Gracias a la oportuna ayuda de familia y amigos en Tijuana, San Diego y Vancouver logramos arribar a nuestro destino.

Primera etapa del viaje: cruzar la frontera Tijuana/San Diego.
El problema fue el siguiente: 1) Nuestro carro no fue registrado en el programa SENTRI (programa que permite el cruce fronterizo más rápido). 2) No pudimos usar la fila Redy Lane porque días antes nos robaron los documentos (y Ale no contaba con lo necesario para usar esta fila). 3) Usamos la fila General Entrance para cruzar. Tardamos dos horas.

Segunda etapa del viaje: San Diego/Aeropuerto.
Una vez del lado de EUA. Realizamos los últimos trámites, dejamos el carro en casa de familia y esperamos que una pareja de amigos nos llevaran al aeropuerto con todo y maletas.

Tercera etapa del viaje: Documentar los maletones.
El siguiente punto fue documentar las maletas. Para nuestra sorpresa pesaron más de lo aceptable. Con ingenio logramos "meterlas en cintura". A continuación: estrés de punto de revisión aeroportuario.

Cuarta etapa: Aeropuerto de Vancouver/nuevo departamento (sótano).
Gracias a Dios nuestros amigos canadienses pudieron recogernos y llevarnos a lo que sería nuestra nueva casa. Buenas y malas noticias: el lugar es excelente pero faltaba una semana para que pudiéramos habitarlo. Vivir en cuarto de huéspedes (pequeño) con la familia que nos recibió. Una buena transición. (Comienzan los problemas de Abdiel  para entender y darse a entender en inglés).

Quinta etapa: Retiro en Rivendell, Bowen Island.
Para templarnos, nos fuimos a una casa de retiro en una isla cerca de Vancouver. Fue tiempo de descanso por el viaje y silencio en medio de una isla donde el bosque lluvioso es la norma. En Rivendell hay un laberinto, un recurso para la oración y meditación.

Sexta etapa: El curso de orientación en Regent College.
Cuatro días de orientación en la escuela de estudios de posgrado en Teología. Un lugar sumamente interesante donde conocimos personas de Asia, Oceanía, Norteamérica, Sudamérica, África y Europa. Los acentos del inglés son variados y diversos complicados pero las historias llenas del mismo Dios de Jesús.

Séptima etapa: Cumpleaños 30, mudanza, compras e instalación.
Por fin nos entregaron el departamento. Comenzó la mudanza y las compras de la alacena, colchón, escritorio y otras cosas indispensables para habitar cómodamente por el siguiente año. Este departamento ya es distinto, es nuestro. Lástima que no trajimos una bandera mexicana.

Es una locura vivir en Vancouver. Es inimaginable. Una gracia de parte de Dios. Un año de estudios y sabático. Un tiempo de respirar nuevas fuerzas y soñar con fuerza para el futuro. Un desierto. Una poda. Se siente la falta de la comunidad de familia y amigos. Por acá cumplí 30 años y todos los abrazos que recibí fueron los de Ale. Por acá nadie se saluda de mano ni abraza. Estoy en etapa de observación.
Mañana inicia el mundo de escuela para Ale y yo en busca de trabajo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué han fallado los evangélicos en la lucha por “el matrimonio natural de un hombre y una mujer?

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio