Ser el padre de nuestra hija

Un mundo se abre para mí abrupta pero amorosamente, me invita a pasar o se mete en mi ser por entre todos mis poros. Con mi hija yo también naceré a la paternidad y sus laberintos. Mientras el vientre  de Ale crece, mis dudas y preguntas se acumulan en todos mis huesos, como sedimento enriquecido para nuevos comienzos.

Con cada salto y movimiento de bebé en el útero de su madre, se sacude mi alma y pensamientos. Ahí hay una persona dispuesta a nacer, crecer, a la espera de ser amada, cuidada, conocida, criada, acompañada, escuchada, valorada y con la necesidad de dejar en libertad para hallar y continuar su propio camino.

La paternidad es real, está llegando y a pesar de verla cercana en el horizonte me sorprenderá en los próximos días. ¿De dónde saca el hombre todo el amor, la creatividad, la imaginación, las fuerzas y la paciencia para ser padre? Si la vida no se nos da en instrucciones ni manuales sino en experiencias e historias.

No sé ser padre y está bien, es mi primera vez y después de todo, sólo yo soy yo. Pero quiero aprender, nuestra hija nos ayudará. Sin embargo tengo historias de las cuales echar mano. La historia de mi propio padre, a quien amo. La historia del padre de mi esposa. Las historias de otros hombres-padres a quienes admiro. También hay algunos libros que ayudan en esta jornada.


Espero con suma alegría a nuestra hija, no tengo palabras suficientes para describir la espera ni imaginación suficiente para adelantarme a destellos del bello amanecer que ha de venir. Tal vez esta posición de no-control describa un poco la paternidad. O deba describirla. Donde sólo hay amor sacrificial.




Tener hijos o hijas es regalo de Dios y signo de esperanza de que todavía hay oportunidad de que el mundo sea un mejor lugar para ser vivido, por nosotros o por nuestra hija. Ella, nuestra hija, arroja a su madre y a mí a la realidad con toda su furia y belleza. No nos deja con oportunidad para escapar. O buscamos la transformación de esta sociedad o perseveramos porque siga igual. Mi hija crecerá en una sociedad convulsionada, con desventaja por ser mujer y ni su madre ni yo podremos decirle que eso está bien. No estamos para legitimar desigualdades. Queremos que ella sueñe un mundo mejor, se rebele contra lo que oprime a los seres humanos, ame, acompañe a otras personas y tenga los ojos llenos del Reino de Dios como su madre y yo tratamos de llenárnoslos y caminar en dirección de ese horizonte. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El error político de los evangélicos latinoamericanos de esta década

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios