domingo, 21 de agosto de 2011

¿Lo leemos?




¿Saben qué significa “evangelio”? Si lo tradujimos literalmente significa: “buenas noticias”.

Sin embargo no son cualquier tipo de noticias. En el tiempo de Jesús de Nazarret un evangelio eran las buenas noticas que solamente Cesar, el Emperador Romano, podía dar al imperio. Era algo así como un documento oficial. Estas buenas noticias para el imperio podían ser:

  1. Se casó el Emperador

  2. Nació el hijo del Emperador

  3. El Emperador ganó una batalla

Cada una de estas noticias eran buenas para el imperio porque significaba que podían vivir en paz.

Los emperadores romanos se consideraban asimismo como hijos de Dios, pues eran los hombres más poderosos del mundo, gobernaban sobre el imperio más grande de la tierra y no daban cuentas a nadie.

Lo interesante del relato que Marcos escribe sobre la vida de Jesús es que lo llama EVANGELIO y comienza así: “Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”. En otras palabras: “Principio de las buenas noticias de Jesucristo, el Hijo de Dios”

Esta declaración inicial es muy fuerte porque afirma que Jesús, un simple judío carpintero de Belén, en la tierra de Israel y que formaba parte de la provincia romana de Asia, tiene autoridad de dar un evangelio (buenas noticias) para el mundo y no sólo eso, se le reconoce como el Mesías -Cristo- (Salvador, Rey) de Israel prometido por Dios mismo. La primera pregunta que cualquier ciudadano romano al escuchar esto tal vez sería la siguiente: ¿Quién es este Jesús?

Podemos decir que Marcos empieza su texto diciendo: “Principio de las buenas noticias de Jesús el Mesías, el Hijo de Dios”. Por eso, cualquier persona que escuchaba por primera vez esto se alarmaba al pensar: ¿Quién es este Jesús que tiene poder para dar buenas noticias como lo hace únicamente el Emperador?

Jesús es el Señor (y no César) era -y fue- la sentencia de muerte para tantos cristianos -seguidores de Jesús- en su momento.'

Nuestro mundo sigue en una situación similar aunque tal vez las preguntas son formuladas distinto: ¿Quién es Jesús para tomarlo en serio? ¿Qué importa tiene para mi lo que hizo él? ¿Para qué me sirve Jesús hoy?

Nuestras respuestas podrían encontrarse en el resto del Evangelio de Marcos, ¿Lo leemos? Puedes acercarte con todas tus dudas y prejuicios, sin embargo, ¿Puedes acercarte a Jesús con la posibilidad de que él tenga razón?

1 comentario:

  1. Muy bueno. Excelente ;)

    Al respecto, tengo un artículo en que toco de pasada el evangelio como "buenas nuevas": http://www.senderis.com/y-tu-%C2%BFcomo-evangelizas/

    Bendiciones hermano.

    ResponderEliminar