1ra Respuesta. "Los primeros días..."




Querida amiga y compañera:

Recibí tu carta. Me alegra mucho saber que eres tú a quien escribo y quien ora por mí. No me caben en la hoja los “te quiero”, que en esta ocasión están acompañados de otra infinidad de “te extraño”. Es una especie de collages donde Dios escribe nuestra historia en este episodio de distancia. Leí tu carta, me alegro mucho saber que te encuentras bien y sobre todo emocionada por observar otros contextos y personas seguidoras de Jesús en medio de ellos. Espero tus tiempos en el EFO sean de bendición para todos.
Las cosas en Tijuana, como sabes, están continuamente cambiando. Este tiempo ha sido para mí entre las personas y la soledad. En una semana tuve la oportunidad de compartir la Palabra en tres distintos grupos, con los líderes estudiantiles de COMPA en la UABC, en la Liga de intermedios de Nuevo Pacto y en el Retiro de la Ibero con los estudiantes de secundaria. No puede dejar de sorprenderme lo atractivo que resulta Jesús para todos, los evangelios tienen una cualidad de enganchar a los oidores y meternos en los pasajes. Oro para que Dios nos permita ser fieles a su Palabra cuando tengamos la responsabilidad de compartirla y que podamos mostrar al Cristo de las Escrituras y no una caricatura por nosotros dibujada.
                Como sabes, estoy leyendo, te comentaba que Peterson está siendo un autor muy desafiante, entre la erudición del teólogo y la sensibilidad pastoral, su libro El camino de Jesús me está haciendo detenerme para pensar la vida, relaciones  y ministerio a la luz de Jesús como el Camino. Terminé de leer, de nuevo, El camino del corazón, de Nouwen, y estoy tratando de comprender cómo te retiras, permaneces en soledad, silencio y oración en medio de la cotidianidad. Encuentro un hilo que relaciona ambos textos, el deseo de permanecer fieles al Señor que nos llama y no perdernos autoengañados en el intento de servirle. Desafiantes lecturas. Al mismo tiempo inicié el comentario de Hechos, del santo Stott, esto para el EFL en verano, junto con lecturas de la Historia del cristianismo de Justo González, para tener fresco un contexto del libro.  Es interesante como “Camino” aparece en todas partes, recuerdas que mencioné que estaba escribiendo otra compilación de versos sobre el tema: “Los del camino”, parece que no ando tan desintonizado del Señor, o por lo menos ya tengo la bibliografía.
                Pienso que lo más cruel de la distancia es la complicación para compartir todo esto que me has dicho y que te estoy contando, sí, creo que sí. El hecho de querer estar cerca para conversar en el camino. Deseo que podamos seguir compartiéndonos la vida mientras seguimos al Señor de la vida. Ahora precisamente recuerdo que te extraño.
                Por las tardes las primeras ocasiones fueron difícil, de repente me encontraba pensando en dirigirme a donde suponía que nos quedamos de ver. Sin embargo conforme pasan los días encuentro lo que debo hacer, la mayoría de los día los he compartido con otros o buscando a otros. Es un tiempo interesante para conversar con estudiantes y escuchar a lo que se sienten desafiados por el Señor.
                No te niego, las cuestiones del trabajo por la mañana se han convertido en asuntos desgastantes, lucho por no perder de vista que eso que hago también es misión. Sin embargo son las fechas, el fin del ciclo y situación similares, por eso ya me urge el fin de semestre.
Hoy vi en TV a un músico de Mexicali, Juan Cirerol, se está convirtiendo en un referente, su música es una fusión del norteño, punk, rock y contry, pero deberías escucharlo, tiene una fuerza y transmite de forma clara todo lo que cree. Menciono esto porque él está haciendo cultura. La semana pasada conversé con Sergio Urista, me paso unos capítulos de una novela en la que está trabajando, muy interesante, ya te contaré. Lo animé a terminarla y le prometí enviarle un borrador de mis textos de cuentos. Creo que escribir se está haciendo un compromiso gradual. Sobre este mismo tema, ya estoy pensando en animarme a trabajar un comentario de Jueces. Cuando de escribir se trata, primero lo imagino y después lo paso a letras, después de todo es cierto el siguiente  dicho: “nadie puede escribir nada que no haya imaginado antes”. 
                Todo eso he estado pensando en los últimos días, sin embargo deseo sacar primero lo pendiente: el Diplomado (bendito diplomado, la ponencia de la FTL y el curso de Moore). Después puedo pensar en todo lo anterior.
                Te extraño, eres mi mejor amiga y mi mejor intérprete. No te extraño en un sentido trágico, sino que esa es la sensación que queda cuando quiero estar contigo conversándonos la vida y no te escucho. Recorrer los mismos sitios que compartimos tiene otro tono, la pista para correr, la playa, la comida coreana, el café, el té, tus preguntas sorpresas, el aroma a coco de tu crema, tus ojos brillantes… tus besos.  
                Espero el tiempo allá vaya de bien a mejor en todos los sentidos y que Dios aproveche cada oportunidad para hablar a tu vida, oro para que puedas tener un oído dispuesto a Él. Pido al Señor también que  cuide tu salud.
                Procuro no ponerme melancólico, no me ayudo a mí mismo así. Tampoco escucho música que relacione al tema “te fuiste”, “Te espero”, etc. Por el contrario, cuando estoy por ponerme melancólico recuerdo esos últimos momentos que compartimos en Coronado, tú, la playa, nosotros en el puente, San Diego de noche a la izquierda, la luna llena a la derecha, la música, tú a mi lado y yo al lado tuyo. Sonrió. Te quiero y te cambio mis extraños por “te espero”. 
 

Con amor.

Abdiel    




P.D. los que te quieren te mandan abrazos y saludos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El miedo de algunos evangélicos al Evangelio

Recomendaciones no solicitadas para cristianos universitarios

Año Nuevo: Finales, principios y el Apocalipsis