viernes, 24 de octubre de 2014

Donde serena la noche

Requiem por Ayontizapa
I

Su agonía nos despertó
todos estamos iguales en Iguala
                               amordazados
                               llenos de miedo y rabia
mirándonos como extraños al borde del abismo
                                                  a donde violentamente nos empujan

nos maldicen y cubren de vituperio

¿y nuestros cuerpos?
                                               ¿quién los encontrará?
subiendo la colina para nosotros no hay madrugada
aliento de muerte
                                               sonríen
                                                                              lo disfrutan

centellas de injusticia pronostican tormenta
                                               compañeros en el suelo
                                                                                              muertos
amartillado está el poder que escupe fuego
                                               y no hay suficientemente agua en nuestras lágrimas para detenerlo.


 II

recibe Señor de Iguala nuestras almas
y arrebátanos de sus manos
ten misericordia de nosotros
Jesús bendito 
sálvanos de sus manos
desciende con nosotros a la fosa mal cavada
a donde seremos arrojados
                               ten misericordia de nosotros
                               Jesús bendito 
                               sálvanos de sus manos

¿a dónde llevan a los jóvenes?
¿a dónde se los llevaron?

Dios golpeado subió conmigo  
en la camioneta donde nos amontonaron
                               ten misericordia de nosotros
                               Jesús bendito 
                               sálvanos de sus manos
al bajar en Pueblo Viejo
entre la noche y el tiempo
le perdí la vista
allá nos entregaron
allá nos mandaron asesinar.

                                               cayó él primero de brazos abiertos
con una bala entre sus sueños
no temo descender
si allí está él primero

III

“¡Vivos se los llevaron
vivos los queremos!”

ojalá resuenen nuestras voces en las esquinas de sus alcobas  
pierdan el sueño
olvidándose de la sonrisa grosera
                                                               obscena
temiéndole a las paredes donde pululan las sombras

ojalá encuentren penumbra
donde serena la noche
y no descansen los asesinos


IV

recibe Señor a tus hijos de Ayotzinapa  
y concédeles tu reino
                                                    esperanza a quienes les harán falta
aún están asustados
                                                                      consuela a sus madres
condúceles con tiernos cuidados
a sus casas donde nunca regresaron

recíbeles Señor y dales el descanso de los inocentes
                la justicia aquí negada
                ábreles sus bocas cerradas
                para que lloren su martirio
otórgales la paz
                arrebatada por las fieras del cerro
                mientras hacían camino a Pueblo Viejo
tú que estuviste con ellos y sentiste la misma vergüenza
hazles saber que al menos a ti sí te importan.


V

Sembrados están los cerros de Iguala,
las praderas desde Saltillo hasta Guadalajara
y en las sierras
¿Cuántos hay?
y en las selvas
¿Cuántos quedan sin encontrar?
semillas regadas por las noches con sangre
aquí ya no están
                                               se los llevaron
a florecer al monte.

VI

¡Cayó!
¡Por fin cayó la orgullosa bestia!
la que emborrachó al país con el vino de su codicia
mordió el polvo en Chilpancingo
y su eco resonó en Michoacán
                                    Los Pinos
                                                Oaxaca
                                                       Chiapas
                                                                Durango
                                                                         Tamaulipas
                                                                                      y Guanajuato
lloren a la bestia sus amantes
a quienes ella alimentaba
                                           lloren porque se le han secado sus senos
                                                    y la copa de su mano se ha vaciado
                                                 lloren porque su dinero fácil se agotó
                                                          lamenten su falta de impunidad
                       sollocen por la desaparición de su licencia para matar
lloren los malditos a la bestia que desciende
abandonen inútiles esfuerzos de sostenerla
con escándalos, mentiras y telenovelas

VII

recorren los túneles sin respeto             
luciendo sus placas en el pecho
vigilando las sombras
                sembrándoles delitos
                                               ebrios de poder
                                                                intocables los municipales
                                                                                jinetes del diablo
                                                                         sonriendo satisfechos
la radio suena
                suena
                suena

“no vale nada la vida
nuestras vidas no vale nada
comienza siempre llorando
y así llorando se acaba
por eso en este “mundo”
la vida no vale nada"

bonito León Guanajuato
con Cervantino y muchachada
ahí le quitan la vida
y se reparten el alma
allá en su León Guanajuato
para ellos
su vida no vale nada…”

miércoles, 8 de octubre de 2014

Lamentaciones

En una conversación con amig@s alguien recitó parte de los Disentimientos de la nación de Javier Raya. Te invito a leer el poema en su blog, dejaré el link aquí: Leer poema. La lectura de ese poema rescató sentimientos reprimidos sin embargo, aunque estoy de acuerdo en muchas cosas con él hay un punto donde yo también disiento de él. Por eso escribí mis lamentaciones....


Lamentaciones

No tiene sentido discutir por aquello que desde ya estamos de acuerdo
tú eres el poeta  y diagnosticas como especialista
aunque firmas con ira tus esfuerzos por resucitar aquello
que desde antes de nosotros estaba muerto
                               con venganza
me engañas
invitándome a imaginar un no lugar
donde no hay nada descompuesto
remóntame a los tiempos  
solo el caos impulsa la historia hasta su glorioso ocaso
donde todos nos habremos de encontrar
responsables
                               culpables
                                                               yo, tú,  él y ella también, nosotros, todos ustedes
                                                               nadie escapará
tanto caos es difícil de sobrellevar
tanta muerte y dolor por fin nos alcanza
                               ambos somos hipócritas
                                                               yo, tú,  él y ella también, nosotros, todos ustedes
                                                              
lloramos porque tenemos la posibilidad de perder poco o poquísimo
porque nuestros sueños jamás sucederán
                               y sin embargo
¿Dónde estuvieron nuestras lágrimas años, meses, semanas o días antes?
tiempo atrás
                cuando otros también morían
fuera de nuestro sueño burgués
tu canto es sincero pero no de fiar
por mi silencio ante su sufrimiento
al lado del opresor y corrupto
yo soy cómplice, tú,  él y ella también, nosotros, todos ustedes
                                                               nadie escapará

me seduces limpiándome de esa responsabilidad
hablas como caudillo señalando al enemigo
dividiéndonos entre buenos y malos
¿Con qué regla juzgas para sentirte satisfecho e inocente?
este país nos los acabamos todos aquí y allá
cuando
no hiciste el alto
te metiste en la fila
                                               te ahorraste la licencia
                                               “agilizaste” un trámite
                                               copiaste en un examen
                                               mentiste
                                               actuaste machista
                                               llegaste tarde
o mandaste a otro a chingar a su madre
este país nos los acabamos todos aquí y allá
nosotros
continuamos mordiendo donde lo dejaron generaciones atrás
a veces me pregunto
¿quiénes lloran por lamento y quienes porque no pueden morder más?
todos al final somos responsables
yo, tú,  él y ella también, nosotros, todos ustedes
                                                                               nadie escapará
lance la piedra quién se sienta tranquilo
a nosotros nos engañaron
todos
el capitalismo
la modernidad
el neoliberalismo
la relatividad
la televisión
la posmodernidad
los socialistas
la democracia
y la libertad
nadie sabe lidiar con la infelicidad
                                                                                                              sin invocar culpables
                                                                                                                                                            nadie
¡poeta dame esperanza sin venganza!
                también  salí a las calles a protestar
¡poeta enséñame a lidiar con la fragilidad!
                también tengo miedo por las noches al regresar a mi hogar
¡poeta no ocultes tu lugar social!
                no sea que te conviertas en paladín de ideologías
¡poeta muéstrame la verdad!
                con cuidado de no convertirte en otra fuente más de autoridad
¡poeta no me engañes con un ídolo más!
                explícame cómo podemos acercarnos y dónde nos habremos de encontrar
                yo contigo, con él y  ella para hacer nosotros, junto con todos ustedes

el sufrimiento  es nuestra realidad
                enfermamos de poder sin cura
                               después de ellos vendrán otros a oprimir
                               si no es que somos nosotros
                ¿cómo se rompe esta esfera de mortandad?
                soy más que cerebro
                               más que un animal político y social
                              
no departamentalices la vida
                no me impidas tener fe
                en medio del dolor la realidad se sobrelleva con esperanza sufriente
                no estamos solos
ni yo, ni tú,  ni él ni ella tampoco, ni nosotros, ni todos ustedes
                                                                               hay un Dios sufriendo cerca
                                                                              trabajando por la paz
                                                                                              si me invitas a la guerra
                                                                                              seremos su estorbo
                                                                                                              y como una piedra nos despedazará
a trabajar por justicia, piedad y paz
                sin diluirlas ni arrebatarles su divinidad
                               la historia se acerca, camina en medio del caos
                tenemos oportunidad de esperanza sufriente porque Él está presente
                aquí cantamos entre la tensión
de nuestra responsabilidad
y nuestra redención.
               
                                                                               



jueves, 18 de septiembre de 2014

¿Cómo pastorear y ser comunidades de discípulos en tiempos de la modernidad liquida?

Hola, soy obrero de COMPA. 

Tengo veinte ocho años, desde hace cuatro acompaño adolescentes por la mañana como profesor en el Colegio donde trabajo, por las tardes a universitarios como obrero de COMPA. La experiencia del obrero cambia conforme pasan los años. Yo no busqué estar aquí pero siempre es la iniciativa de Otro el que nos llama e invita a seguirle aquí. El primer año de obrero poco o nada sabía de la tarea a la que se me llamó. Soy de esa generación que no contó con el beneficio de la preparación previa de hoy en día en algunos espacios del ministerio. Ese no es problema, Jesús llama para acompañarle y quien se dispone a seguirlo encontrará, en la intimidad de esa relación, la luz necesaria para cumplir el llamado recibido. 
Detalle de la escultura "El pensador" de Auguste Rodin

Después del segundo año las cosas cambian, tienes una idea más clara de la labor, a eso contribuye la comunicación con otr@s, el pastoreo y la capacitación (ahora sí). Esto afirma el trabajo e inicia una etapa distinta, más clara y hasta cómoda. Te sientes efectivo (en el sentido de cometer menos errores), más útil. Hasta claro, el cuarto o quinto año, donde el contexto cambia, el cambio generacional nos alcanza y los estudiantes con quienes compartimos los grupos, campas, las comidas y el café, se gradúan. Entonces nos encontramos en la crisis generacional. Tu trabajo se modifica y de nuevo, inicias nuevas relaciones con otros estudiantes ¡y sorpresa! Los años han hecho estragos en nosotros, nos volvemos más “viejos” y comenzamos a establecer amistad con personas más jóvenes. Para sorpresa nuestra se abre una brecha generacional que ya no es sencillo sortear. 

Los tiempos van cambiando y cada generación crece con ellos, los adolescentes y jóvenes son los que con mayor facilidad se adaptan, somos nosotros, las personas que por alguna razón (ustedes pueden llamarlo como gusten: llamado, vocación, ministerio, desempleo, etcétera) nos tocó acompañarles, quienes debemos hacer esfuerzos por conocerles mejor en su complejidad y contexto. Esta es una tarea que se nos impone sin negociación si queremos realmente conocerles, solo así, podremos realmente escuchar lo que ellos dicen y hablarles de la forma en la que puedan escucharnos. No somos portadores de la verdad ni medida para los otros. Nuestra vida siempre está (o debería estar) delante de sus ojos para que nos conozcan en nuestros gustos, errores, aciertos, flaquezas, alegrías, debilidades, fortalezas y motivaciones. Así nos conocemos mejor a nosotros mismos y modelamos una vida integra en medio de lo agitado de los tiempos. Es decir, no imponemos inconscientemente nada, nos relacionamos como personas que aman, sirven y saben pedir y dar perdón. Si nuestra vida no muestra el carácter de Jesús nuestra pastoral no existe. Todo está vacío. Todo es un sin sentido, somos un grupo más, una secta de iluminados, fanáticos o un club social. 
Detalle de la pintura "La persistencia de la memoria", de Salvador Dalí
¿Cómo pastorear en la modernidad liquida? En un mundo donde todos huyen del compromiso cómo se pueden establecer relaciones significativas y profundas de personas que siguen a Jesús. Bajo esta pregunta deseo estar escribiendo periódicamente para exponer lo que voy aprendiendo en las lecturas y conversaciones con otr@s. Ninguna de las opiniones deberán tomarse como Ley o Verdad sino como testimonio de mi experiencia. Si te interesa acompañarme en este aprendizaje a mí me gustará entablar un diálogo que nos enriquezca.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

La oración

Lucas 11 Un día, Jesús fue a cierto lugar para orar. Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le pidió: —Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores.  Jesús les dijo: —Cuando ustedes oren, digan: “Padre, que todos reconozcan que tú eres el verdadero Dios. ”Ven y sé nuestro único rey. 3 ”Danos la comida que hoy necesitamos. ”Perdona nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a todos los que nos hacen mal. ”Y cuando vengan las pruebas, no permitas que ellas nos aparten de ti.” También les dijo: «Supongamos que, a medianoche, uno de ustedes va a la casa de un amigo y le dice: “Vecino, préstame por favor tres panes. Un amigo mío, que está de viaje, ha llegado y va a quedarse en mi casa; ¡no tengo nada para darle de comer!” Supongamos también que el vecino le responda así: “¡No me molestes! La puerta ya está cerrada con llave, y mi familia y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte los panes.” Si el otro siguiera insistiendo, de seguro el vecino le daría lo que necesitara, no tanto porque aquél fuera su amigo, sino para no ser avergonzado ante el pueblo. »Por eso les digo esto: pidan a Dios y él les dará, hablen con Dios y encontrarán lo que buscan, llámenlo y él los atenderá. 10 Porque el que confía en Dios recibe lo que pide, encuentra lo que busca y, si llama, es atendido. 11 »¿Alguno de ustedes le daría a su hijo una serpiente si él le pidiera un pescado? 12 ¿O le daría un escorpión si le pidiera un huevo? 13 Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con mayor razón Dios, su Padre que está en el cielo, dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan.»
Si pudieras pedirle a un carpintero/plomero/jardinero/astrónomo/ 

que te enseñe algo ¿qué pedirías? 

Al leer los evangelios nos damos cuenta como también los discípulos de Jesús se acercaron a su Maestro para que les enseñara (después de todo eso hacen los maestros, enseñan). Sin embargo es interesante la solicitud , no le piden un curso de multiplicación de pan, de iglecrecimiento para aumentar el número de seguidores, de técnicas de evangelismo efectivo, ni de expulsión de demonios, nada de acerca de sanar o pastoreo. La solicitud es enséñanos a orar (v.1). Esta solicitud surge de la vida de oración de Jesús mismo, (v.1),  ellos ven a su maestro dedicarle tiempo a la oración, así que pensaron que orar era importante. En este pasaje Jesús regresa de un tiempo de oración y uno de los discípulos hace la petición: “Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores.” Los discípulos preguntan en los términos de su contexto, ellos eran judíos y su vida religiosa estaba ligada a sinagoga local, las fiestas y leyes de la Torá. La solicitud "como Juan el Bautista enseñó..." demuestra que Juan, como profeta que fue, estuvo regresando al pueblo y sus prácticas religiosas a la esencia de la Ley y los discípulos de Jesús era de esperar que aprendieran algo similar a su maestro. 
Imaginemos al grupo de discípulos, Jesús responde: “Sí, yo les enseño”, es probable que cada uno imaginara su propio cuadro de lo que Jesús haría. Tal vez nosotros cuando estamos en una situación similar dejamos de hacer cualquier otra cosa para prestar atención, guardamos silencio, tomamos nota en un cuedernito o usamos el celular para escribir una nota virtual, guardamos todo en una foto o video. Los discípulos estaban expectantes.
Pero algo parece que no sale bien. ¿Cómo responde Jesús la solicitud? (v. 2-4) Nada de grandes cátedras, nada de posturas extravagantes. Tan sólo ¡Una oración que dura menos de 30 segundos! (considerando el Padre Nuestro que registra Mateo capítulo 6) Lucas registra un concentrado de la oración conocida como Padre Nuestro, pero ¿Qué sucede con el Señor? ¿Por qué hace eso? ¿Acaso está entregando las palabras “mágicas” para que Dios nos escuche? Jesús muestra la actitud con la que debemos orar.

Orar es un acto personal y comunitario.
Padre, que siempre sea santificado tu nombre. Que tu reino venga pronto.”

La solicitud y la oración están dirigidas a una persona. En la oración todo es personal, se da por hecho una relación entre el orante y a quien se dirige la oración. Oramos a una persona, a Dios que es personal, no una fuerza o energía impersonal. Al orar estamos ante una presencia, la del Otro a quien Jesús nos enseñó a llamar a Dios Padre: “Padre, Padre nuestro.”, y a los que oran junto con nosotros “herman@s”. Por lo tanto no puede existir oración sin relación, al menos no entre los discípulos de Jesús.

Orar es un acto de inconformidad y resistencia al mundo.
Que tu reino venga pronto”
Oramos en busca de Dios desde nuestro contexto saturado de injusticia, miedo, dolor, maldad, depresión, infelicidad y soledad: y decimos: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad,  como en el cielo, así también en la tierra.” Venga tu reino, no la tiranía de la democracia; tu reino, no el de los poderosos; tu reino, no el de miedo que infunden los narcos; tu reino de justicia, paz y amor, porque nuestro rey es “clemente y compasivo, grande en misericordia y lento para la ira”. Por eso oramos que se haga Su voluntad aquí como se hace en el cielo. Oramos porque pedimos que Dios mismo venga y perfeccione su reino ya. Oramos desde la inconformidad de pensar que algo en el mundo va mal y que no debería ser así; oramos desde la frustración ante la corrupción justificadamente molestos y oramos porque creemos que nuestro Dios y únicamente Él puede  resolver esto de fondo.

Orar es asumir una posición de vulnerabilidad
Danos cada día el alimento que necesitamos”
Para los poderosos y autosuficientes la oración es humillante. No la necesitan, ellos piensan que pueden lograr todo sin ayuda de nadie. La oración no es para los exitosos que alardean de sus capacidades.
Sin embargo, Jesús nos enseña que nuestro corazón y actitud al orar es la de vulnerabilidad, asumiendo nuestra fragilidad de seres humanos creados. Somos más débiles de lo que pensamos, hay tantas situaciones cotidianas que nos pueden lastimar, dejar inmóviles o arrebatarnos la vida. No fuimos hechos con grandes caparazones para protegernos, nuestros órganos vitales se esconden detrás de la cortina de las costillas y el cerebro no tiene nada que lo proteja fuera del cráneo. Además, necesitamos más cosas de las pensadas, oxígeno, comida, vestido, techo, relaciones, agua.  La oración que Jesús enseña se concentra en reconocer nuestra incapacidad de satisfacer nuestras necesidades más básicas como alimento. La oración que Jesús enseña reconoce a Dios como nuestro sustentador, por eso pedimos a Él: danos el alimento que necesitamos. Se nos enseña a pedir al día.
La oración tampoco es para el ambicioso ni el avaro. Se nos enseña a reconocer que hoy tenemos vida, por lo tanto, pedimos hoy el alimento que nos sustenta hoy; mañana, si Dios quiere, pediremos por mañana. La oración de Jesús nos deja ver que a Dios le agrada relacionarse con nosotros, porque quiere que vayamos a él diario en busca de nuestro sustento.
Oramos también porque reconocemos que hay circunstancias que nos sobrepasan y nosotros no somos todopoderosos para cambiarlas como Él sí podría. Por eso oramos a quien si tiene poder para hacerlo. Oramos reconociendo nuestras debilidades, limitaciones, obstáculos,  necesidades y tentaciones. Oramos diciendo: “Señor, estas situaciones son mayores que yo, no puedo llevarlas sol@, te necesito porque de otra manera esto me aplastará.”

Orar es reconocer y vivir la gracia de la salvación
Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben”
Los que oramos reconocemos que nuestra viga en el ojo es más grande que la paja en el ojo de nuestro prójimo, que no somos bueno, perfectos y que por nuestros medios (obras) no podemos hacer nada para ser aceptad@s por Dios ni recibir su amor. Oramos pidiendo perdón de nuestros pecados, conscientes e inconscientes. Oramos como receptores de la gracia, perdonamos a otros como el Señor nos ha perdonado. Orar la oración que Jesús nos enseñó es después de perdonar. El orante perdona hasta “setenta veces siete”. El corazón del que ora no alberga venganza, ira o resentimiento, es libre porque perdonó, ya que recuerda que él mismo fue perdonado. Nuestros pecados, rebeldías y ofensas a Dios son mayores que todas las ofensas recibidas.

Orar es reconocer nuestra necesidad de cuidado
Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.”

La oración finaliza reconociendo la necesidad de protección. Oramos para que Dios nos cuide de ser tentados (Dios no nos tentará a pecar, sino que oramos para que Él nos libre de encontrarnos en una situación tentadora que nos presente oportunidad de desobedecerle) porque reconocemos que nuestra naturaleza es egoísta y siempre buscará su propio bien. Tendemos a obrar todo lo contrario al Dios de misericordia. Oramos por protección porque solo Dios puede salvarnos del malo y los que se oponen a su evangelio. Oramos con la seguridad que  solamente Dios ofrece, el poder para vencer la tentación y la protección de la oposición a su reino.

Jesús enseñó en otros momentos que el orante se parece más a una viuda desvalida que pide, a un recaudador de impuestos pecador o  un amigo que no puede satisfacer las necesidades por la noche. Jesús enseñó que Dios escucha. Por eso nos invita a buscar, llamar, pedir. Dios es amoroso, se deja encontrar, responde y da.

jueves, 12 de junio de 2014

Deuteronomio: un contrato sin letras pequeñas

No recuerdo cuando fue la primera ocasión que escuché decir que el libro de Deuteronomio (Génesis, Éxodo, Levítico, Números)  significa  “repeticiones”. Paralelo a este comentarios también crecí en el entendido de que fue el libro citado por Jesús para responder a las tentaciones del diablo en el desierto durante su ayuno, y dicho sea de paso, también fue el libro citado por el mismo tentador. Hasta aquí tengo tres anclas de mi experiencia con el libro, por supuesto estas de ninguna manera se deben generalizar para nadie. Sin embargo, al paso del tiempo, su lectura me resultó sumamente desafiante, como debió ser en su momento para el pueblo que lo escuchaba.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la estructura de este libro es muy similar a la de un tratado entre pueblo que regulan relaciones diplomáticas, a esta conclusión llegan a partir de los tratados hititas que se conservan a la fecha. La estructura de estos tratados es la siguiente:

Preámbulo (1:1-5)
Prólogo histórico (1:6-4:49)
Estipulaciones
Dios mandamientos (5:1-11:32) y leyes adicionales (12:1-26:19)
Sanciones del pacto (27:1-30:20)

Al inicio de Deuteronomio encontramos al pueblo de Israel  (de hecho es la niñez  que salió de Egipto, porque todos los mayores de veinte años murieron en el desierto por desobedecer a Dios) al este del Jordán, las tribus de Gad, Rubén y media tribu de Manasés ya han tomado posesión de la tierra y están a punto de cruzar el río Jordán en obediencia a Dios (uso “obediencia a Dios” en lugar de  “para conquistar la tierra” por razones que más adelante explicaré). Podemos sentir la emoción del cumplimiento de la promesa; el desierto quedó detrás.

Preámbulo
Los primeros capítulos 1 al 4, cumple la función de sintetizar la historia de Israel del Éxodo hasta ese momento, el discurso de Moisés no tiene la función de infundir valor en el ejército o elevar los sentimientos de pertenencia a un pueblo, ni mucho menos para destacar las cualidades del mismo. No es el discurso de César frente a sus legiones en la Galia infundiendo aliento previo a las batallas. Todo lo contrario. Es un estado de la cuestión, una invitación a meditar consciente de la presencia de un Dios Santo, Misericordioso y Justo en medio de ellos. El recuento doble incluye: por un lado, de la terquedad, la desobediencia y dureza de corazón del pueblo; mientras que por otro, le recuerda la fidelidad de Dios, su misericordia, presencia, amor, justicia y juicio. Ante estas palabras no puedo dejar de pensar que el pueblo estaba siendo enfrentado a sus experiencias pasadas (mayormente decepcionantes) para asumir conscientemente un nuevo periodo baja la dirección del mismo Dios.

Termina esta sección con exhortaciones a la obediencia:

Ahora pues, israelitas, escuchen las leyes y decretos que les he enseñado, y pónganlos en práctica, para que vivan y ocupen el país que el Señor y Dios de sus antepasados les va a dar.

Estas leyes recibidas eran singulares, reflejaban el carácter mismo de su Dios, no eran leyes como la de los pueblos vecinos (ni totalmente ahistóricas, porque están insertas en el contexto cultural, social, político de su tiempo pero sí particularmente distintas). ¿Por qué habrían de obedecerlas? Tal vez esta es la pregunta que responde  todo el libro, esto es porque Dios, Señor del universo, les ha elegido entre los pueblos de la tierra para revelarse y de esa forma ellos convertirse en un pueblo de bendición para toda la tierra. De toda esta respuesta el centro que sostiene todo es Dios, el Dios de quien Israel es siervo. Pero este Señor del pueblo no es opresor, sino enteramente justo, fiel y que se identifica con los excluidos como la viuda, el huérfano y el extranjero; es un Dios relacional que acompaña al pueblo en sus jornadas y les ha hablado, su testimonio está escrito. Moisés se los hace saber:

Busquen en los tiempos anteriores a ustedes, y desde los tiempos antiguos, cuando Dios creó al hombre en el mundo; vayan por toda la tierra y pregunten si alguna vez ha sucedido o se ha sabido de algo tan grande como esto. 33 ¿Existe algún pueblo que haya oído, como ustedes, la voz de Dios hablándole de en medio del fuego, y que no haya perdido la vida? 34 ¿Ha habido algún dios que haya escogido a un pueblo de entre los demás pueblos, con tantas pruebas, señales, milagros y guerras, desplegando tan gran poder y llevando a cabo tales hechos aterradores, como los que realizó ante ustedes y por ustedes el Señor su Dios en Egipto? 35 Esto les ha sido mostrado para que sepan que el Señor es el verdadero Dios, y que fuera de él no hay otro. 36 Él les habló desde el cielo para corregirlos, y en la tierra les mostró su gran fuego, y oyeron sus palabras de en medio del fuego. 37 Él amó a los antepasados de ustedes y escogió a sus descendientes, liberándolos de Egipto por medio de su gran poder. 38 Arrojó de la presencia de ustedes a naciones más numerosas y poderosas que ustedes, con el fin de que ustedes ocuparan sus países y los recibieran en propiedad, como ahora está sucediendo.

Estipulaciones


Moisés está preocupado por el pueblo, tiene razones para estarlo, el pueblo liberado por Dios no puede permanecer en obediencia a su libertador. El libro de Deuteronomio está impregnado de llamados a recordar las acciones de Dios a su favor en su historia. Al hacer memoria, el pueblo no atesora información, sino recuerda quién es Dios. De tal forma que, después de los llamados a recordar, son interpelados con un “Por lo tanto”, a partir de este punto comienzan las leyes que el pueblo recibe y que se les pide atesorar, meditar, cumplir y enseñar a las generaciones futuras. La observaciones es importante: El pueblo habrá de entender que las leyes y mandamientos vienen en el contexto de quién es Dios y lo que él ha hecho a su favor, es decir, en otras palabras que a los cristianos nos gusta mucho decir: solo en el recordatoria de la gracia divina se le pide guardar los mandamientos. Jesús dijo algo similar (hasta aquí no  había hecho referencias al Nuevo Testamento en los post anteriores, pero pienso que aquí es buen momento) cuando mencionó que a sus discípulos “Si mi aman, guardarán mis mandamientos”.  
La Ley de Israel no es difícil de cumplir, en algún punto de sus discursos Moisés les dice precisamente esto
Este mandamiento que hoy te ordeno cumplir no es demasiado difícil para ti, ni se halla lejos. 12 No está en el cielo, como para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá, para que lo escuchemos y lo cumplamos?” 13 Tampoco está al otro lado del mar, como para que digas: “¿Quién cruzará el mar por nosotros, y nos lo traerá, para que lo escuchemos y lo cumplamos?” 14 A decir verdad, la palabra está muy cerca de ti: está en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.
Se convierte en una carga cuando se le entiende fuera del pacto de Dios con el pueblo. Pero dentro del pacto tiene sentido, expresa el amor y cuidado de Dios por su pueblo. Por lo tanto, no debemos extrañarnos cuando Moisés pide al pueblo amar a su Dios amoroso.
Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
 ¿Cómo expresaría el pueblo el amor a Dios? Moisés les dice: guardando los mandamientos o andar en sus caminos.
El amor de Dios no solo se expresa en los hechos pasados, sino en las obras futuras que Dios ya hizo, Moisés les recuerda que:
·         Dios no los eligió porque eran mejores entre los pueblos, porque eran insignificantes.
·         Dios no los liberó de Egipto por méritos sino para cumplir su pacto a Abraham, Isaac y Jacob.
·         Dios les da la tierra por posesión porque es suya.


La conquista de Canaán es la conquista de Dios, un Dios que trae juicio a esos pueblos que se habían corrompido en tal manera que Dios trae su juicio. Deuteronomio menciona constantemente como la cumbre de su corrupción el sacrificio de niños en fuego a Baal. Por lo tanto (tema delicado) las guerras que se registrarán en Josué y Jueces es una guerra santa, porque es Dios quién expulsa a esas naciones utilizando a Israel. Lo interesante es que el pueblo de Dios no queda exento de ese mismo  juicio si comete los mismos pecados. En el lenguaje bélico del Antiguo Testamento los autores nos dejan claro que las victorias son de Dios, el entregó, el subió, el peleó, etcétera. Se le prohíbe al pueblo jactarse de su fuerza en este sentido.
Después de recordar quién es Dios, la obras hechas por amor a su favor y declarada la su ley a un pueblo que debe vivir reflejando el carácter de su Dios como testimonio para los demás pueblos, vienen las advertencias. Dios no se anda por las ramas ni tiene favoritos. Si Israel no ama a Dios, obedeciendo y guardando sus mandamientos, si se hace imágenes o adopta prácticas de paganas en el culto, ese mismo Dios libertador y lleno de amor, comprometido con por su pacto con Abraham, es también el Santo y Justo que traerá juicio a su pueblo si se aparta de Él.  
 Sanciones del pacto
En este tratado no hay letras chiquitas al final de la página, todo está claro, si Israel desobedece será acreedor al juicio divino y expulsado de la tierra (como llegará a sucederles generaciones posteriores). Esto es muy cruel, podemos decir. Pero Dios es Dios. El juicio de Dios es para que el pueblo reflexione y reconozca su pecado con el propósito de arrepentirse y volverse a su Dios. En ese punto, Dios promete quitar su juicio y bendecir a su pueblo. Es como si una madre espera el momento oportuno para correr por su hijo y tomarlo en sus brazos. O el padre, en la parábola de Jesús, que corre al encuentro del hijo menor que regresa a casa para recibirle.

Cuando les sobrevenga a ustedes todo lo que les he anunciado, la bendición y la maldición que les he dado a elegir, y reflexionen sobre ellas en las naciones donde el Señor su Dios los arroje, si se vuelven al Señor y lo obedecen de todo corazón y con toda su alma, ustedes y los hijos de ustedes, como yo se lo ordeno ahora, entonces el Señor su Dios cambiará la suerte de ustedes y les tendrá compasión. Los reunirá otra vez de entre los países donde antes los arrojó, y aunque los desterrados de ustedes estén esparcidos por los lugares más lejanos del mundo, de allá los hará venir el Señor su Dios, y hasta allá irá a buscarlos. El Señor los hará volver de nuevo al país que los antepasados de ustedes ocuparon, y ustedes volverán a ocuparlo; los hará prosperar y les dará más hijos que a sus antepasados. Pondrá la marca de la alianza en el corazón de ustedes y en el de sus descendientes, para que lo amen con todo su corazón y con toda su alma, a fin de que tengan vida. El Señor su Dios hará caer todas estas maldiciones sobre los enemigos de ustedes y sobre los que los persiguieron con odio, y ustedes se volverán al Señor y lo obedecerán, y pondrán en práctica todos los mandamientos que yo les ordeno hoy. Entonces el Señor les hará prosperar en todo lo que hagan, y en hijos, en crías de ganado y en cosechas; sí, el Señor su Dios volverá a complacerse en hacerles bien, como antes se complacía en hacerlo a los antepasados de ustedes, 10 si es que obedecen al Señor su Dios y cumplen sus mandamientos y leyes escritos en este libro de la ley, y se vuelven a él con todo su corazón y con toda su alma.
Al final de su discurso, Moisés les al pueblo la oportunidad de elegir la vida que ofrece su Dios o las consecuencias de la desobediencia, esta posibilidad de elegir es gracias a que primero fueron hechos libres.

Miren, hoy les doy a elegir entre la vida y el bien, por un lado, y la muerte y el mal, por el otro. 16 Si obedecen lo que hoy les ordeno, y aman al Señor su Dios, y siguen sus caminos, y cumplen sus mandamientos, leyes y decretos, vivirán y tendrán muchos hijos, y el Señor su Dios los bendecirá en el país que van a ocupar.

Deuteronomio deja al lector interesado en la respuesta del libro, cómo responderá Israel. A nosotros, los lectores posteriores nos sigue desafiando a obedecer los mandamientos del Señor, resumidos en Jesús: Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas y a tu prójimo como a ti mismo. La libertad del pecado que tenemos en Cristo nos liberta para amar y no nos exenta del juicio de Dios en nuestras desobediencias. La Iglesia, el nuevo pueblo de Dios, conformado de todas las naciones del mundo es llamada a vivir, como fue Israel, reflejando  las bondades del Señor en el mundo. Sal y luz.
Que nuestras vidas y comunidades cristianas sean distintivo del carácter y amor de Dios. Que el Señor nos perdone cuando así no sea. Hoy como Moisés, la Palabra nos desafía e elegir entre la vida y la muerte. Que contradicción (una completa locura), el Señor del universo se identifica con los oprimidos y pide de su pueblo compasión. El Señor siempre resiste nuestro orgullo, el mío, el tuyo, el nuestro. ¿Cómo vivir como pueblo de Dios reflejando su amor y resistiendo las estructuras de pecado que deshumanizan en un mundo bajo la lógica del poder del más fuerte y la supervivencia? Como pueblo de Dios, que obedeciendo sus mandamientos.  


De Marcos Vidal, "Buscadme y vivireis"